*

X
En septiembre se estrenará Diaspora, red social independiente con una filosofía opuesta a la de Facebook: el respeto a la privacidad

En un intento por descentralizar la hegemonía de una red social en internet, ofreciendo a sus miembros una filosofía mucho más libre y ética frente a su privacidad, emerge Diaspora, una red social independiente concebida por un colectivo de estudiantes de la Universidad de Nueva York. Este proyecto buscará, desde una trinchera que enfatiza en valores como la privacidad, y la libertad de comunicación y asociación entre una comunidad de personas, retar al gigante digital, Facebook, en la preferencia de los usuarios de internet.

Fondeado a través de donaciones voluntarias recabadas por medio del sitio kickstarter.com, a diferencia de la ronda de inversionistas que apoyó a Facebook, entre los que se incluían ex directivos de la CIA, Diaspora lanzó una modesta petición de $10,000 dólares para financiar la programación de esta nueva red. Sin embargo, la simpatía que ha generado este proyecto alternativo desde que se anunció por primera vez, le valió para obtener veinte veces más fondos de lo que originalmente solicitó, logrando reunir $200,641 dólares a través de 6,471 donantes que aportaron desde cinco dólares hasta unos cuantos miles. Y esto no es todo, ya que múltiples organizaciones y personas ofrecieron, gratuitamente, sus servicios para colaborar en el desarrollo de Diaspora.

Diaspora se originó a partir de un grupo estudiantil de programadores convencidos de la urgente necesidad de que una red social fuese creada en internet, basada en la filosofía del open source o código abierto, y que permitiera a sus miembros un control total sobre la información que almacenaban y compartían a través de la comunidad digital. Y como premisa esencial coincidían en que esta información debería mantenerse al margen de cualquier interés corporativo, evitando de esta forma que eventualmente fueran “utilizados” en sintonía con sombrías agendas e intereses comerciales. En esencia, este proyecto tributa la idea de que la privacidad y el compartir información no son conceptos excluyentes como nos lo han hecho pensar otras redes sociales, en particular Facebook.

Tras intensas jornadas de código y algoritmos que darán forma al alma informática de la nueva comunidad, y largos meses de trabajo por parte de todos los involucrados, parece que finalmente el proyecto verá su primera luz digital este próximo 15 de septiembre, tal como esta anunciado en el blog oficial. Las expectativas generadas en torno a Diaspora, como una alternativa a Facebook son enormes, y miles de usuarios, o tal vez millones, ya se preparan para probar esta nueva opción, muchos de ellos cansados de las cínicas políticas de privacidad que impone la red de Zuckerberg y compañía.

Curiosamente la fecha definitiva del lanzamiento de Diaspora se da en un momento clímax de las críticas contra Facebook, de quien no sólo se ha denunciado su flagrante maltrato a la privacidad de sus usuarios, la presencia de intereses ligados a la CIA en su consejo de inversionistas, así como su discriminación en contra de ciertas causas y organizaciones, como grupos a favor de la legalización de la marihuana, o la página de WikiLeaks, sino que ahora, el último escándalos facebookero consiste en que esta red ha entablado una agresiva campaña legal en contra de todo proyecto digital que utilice las palabras “Face” y “Book” dentro de sus nombres.

La llegada de Diaspora será un suceso fundamental dentro del tablero digital. Con ella, millones de usuarios podrán manifestar su desaprobación frente a la filosofía de Facebook de una manera tangible: migrando sus perfiles a un proyecto que encarna, diametralmente, su alterego. Sin embargo, la misión que muchos hemos confiado a Diaspora no será fácil, ya que Facebook con sus más de 500 millones de usuarios se ha convertido en un elemento cuya presencia es ya casi intrínseca en la vida cotidiana de sus miembros.

Pero, ¿Quien hubiera apostado hace unos años a que a estas alturas MySpace, la alguna vez reina de las redes sociales, estaría relegado a un discreto y poco significativo? El caso MySpace y decenas de otros más, nos sugieren que, como en todo otro mercado o nicho social, los fenómenos son cíclicos y la mayoría de ellos termina por ser más bien efímero. Proceso natural que Facebook podría haber acelerado con sus políticas abusivas y su poca ética sociodigital.

Finalmente, y en caso de que Diaspora consiga el éxito que muchos prevemos y deseamos, quedará por ver si este proyecto realmente logra mantenerse alejado de las garras corporativas y las agendas comerciales, una vez que se haya consolidado como un pulso social dentro de internet. Pero eso sólo el tiempo lo podrá revelar.

Mientras tanto, en Pijama Surf te confesamos que realmente nos emociona la idea de que pronto emergerá, desde las cristalinas aguas del hiperespacio, una verdadera alternativa frente a Facebook, plataforma que a pesar de que aprovechamos para difundir nuestra información, mucha de ella crítica en contra del propio Facebook, invariablemente nos deja un mal sabor de boca y nos produce desconfianza. De hecho, aprovechamos para invitarte a que te unas al grupo de Facebook "Vámonos a Diaspora" con el propósito de inseminar los jardines digitales con una alta dosis de dignidad del usuario frente a las plataformas digitales.

Esperamos encontrarnos con nuestros estimados lectores en este aparente oasis digital llamado Diaspora, y les pedimos que nos ayuden a difundir estas semillas etéreas como una manifestación que refleja el valor que damos a nuestra privacidad y nuestro derecho al libre intercambio de información.

Visita el sitio de Diaspora

La agresiva ONG ecológica Greenpeace critica a la malvada red social por invertir en un datacenter que no usa energía renovable.

Aunque su popularidad sigue creciendo enormemente en el mundo, parece que Facebook se dedica ha realizar medidas poco populares como decir que la privacidad es cosa del pasado o invertir en un datacenter de 180 millones de dólares en Portland, Oregon, que funciona en un 83% a base de energías no renovables (gas y carbono). Greenpeace ha salido al quite criticando a la empresa de la cual se esperaría una medida de mayor conciencia ya que es un líder de opinión y supuestamente está formada por gente joven que se preocupa por el planeta ("coal is not cool").

Greenpeace ha empezado una campaña contra Facebook, dentro de la misma red social para reunir a 500 mil personas en contra del nuevo datacenter y la política energética de esta oscura red social. Los modos de Greenpeace son poco refinados y es de esperarse que intenta alguna estratagema política escandalosa para generar atención en este sentido. Piden que Facebook se comprometa a no usar energías no renovables.

Más en Greenpeace