*

X
Una mujer incendió su casa en la Costa Dorada de Australia luego de intentar secar su pijama en el microondas antes de dormir.

Medios australianos reportan que una mujer incendió su casa luego de colocar su pijama en el mircoondas para un secado exprés y poder usarla calientita antes de dormir. La pijama en el microondas desató un fuego en su casa de Burleigh Waters, en la Costa Dorada de Australia.

Por fortuna la mujer de edad avanzada logró salir de la casa. Cuando los bomberos llegaron una gran columna de humo salía del inmueble. El incendio tardó más de 40 minutos en ser contenido y en total los bomberos pasaron tres horas combatiendo el accidente ígneo.

La mujer fue llevada al hospital para recibir tratamiento por inhalar humo.

Una investigación posterior determinó que el incendio inició en el microondas.

[MYGC]

Prohíben llamarse Lucifer en Nueva Zelanda (¿El Portador de la Luz o uno de los nombres del Diablo?)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/05/2011

Nueva Zelanda busca proteger a los niños prohibiendo que se utilicen nombres que puedan influir negativamente en su crecimiento; Lucifer, ¿el nombre del diablo o un misterioso símbolo de la luz dentro del esoterismo?

Padres con inclinaciones esotéricas no podrán manifestarlas en sus hijos en Nueva Zelanda donde la Oficina de Registros de Nacimientos, Matrimonios y Muertes ha estado cercenando la sobrecreatividad de algunos padres. Junto con Lucifer unos 102 nombres han sido rechazados, incluyendo Barón, Obispo, Juez, Rey,  Señor y otros títulos similares. También se ha prohibido usar nombres que lleven signos de puntuación como Joe* o números (a diferencia de Estados Unidos, con Chad Ocho Cinco). Mesías también fue prohibido en este intento de acabar con cierta confusión y , se dice, proteger a los niños.

Esta oficina gubernamental llamó la atención pública en el 2008 por aprobar nombres como Benson & Hedges, Violencia, Parada de Camión y otros nombres igualmente estrambóticos. Una niña quedó tan perturbada por su nombre, Talula Does the Hula From Hawaii, que decidió borrar esta especie de  cruel broma de sus padres pidiendo un cambio legal a sus 9 años.

El nombre de Lucifer ha sido satanizado debido a la interpretación de Isaías 14: 3-20, un pasaje en el que se equipara a Lucifer con un rey babilónico hereje y rebelde de la voluntad de Dios, al cual le da el título de "la estrella de la mañana", asociada con Lucifer ("el portador de la luz"). Sin embargo, no existe en la Biblia otro pasaje que haga referencia a Lucifer como el Diablo, al contrario, Lucifer es el apelativo que se da a "la estrella de la mañana", epíteto también del mismo Mesías —que como Venus renace al pasar la noche como la luz más brillante del firmamento.

Actualmente el nombre Lucifer ha llegado a significar para la cultura popular el diablo, intercambiable con Satán, el ángel caído. Sin embargo existe un profundo misterio esotérico en la figura de Lucifer.

A los masones se les acusa de adorar a Lucifer, según las obras apócrifas de Leo Taxil, quien atribuye a Albert Pike un credo diabólico luciferino. Los masones han contestado a esto que cuando se hace mención de Lucifer es como símbolo de la estrella de la mañana.

El gran mago francés Eliphas Levi escribió: «¿Qué es más absurdo y más impío que atribuir el nombre de Lucifer al diablo, eso es, al mal personificado? El Lucifer intelectual es el espíritu de la inteligencia y el amor, es el Espíritu Santo; mientras el Lucifer físico es el gran agente del magnetismo universal».

Manly P. Hall dice en sus Enseñanzas Secretas de Todas las Edades que según la filosofía Rosacruz «la luz falsa es finalmente vencida y redimida por la luz verdadera del alma, llamada Segundo Logos o Cristo. El proceso secreto por el cual el intelecto luciferiano se transmuta en el intelecto crístico constituye uno de los grandes secretos de la alquimia, simbolizado por la transmutación de metales base en oro».

Aquellos que quieran llamarle Lucifer a su hijo o hija en Nueva Zelanda, como apunta una lectora, podrán llamarlos Lucio Fernando o Lucía Fernanda (para acortar con dulzura fonética).