*

X

La participación del filósofo Slavoj Zizek en Ocupa Wall Street (VIDEO)

Política

Por: pijamasurf - 10/11/2011

El filósofo más famoso del mundo acudió a apoyar al movimiento de protesta contra la mafia financiera de Wall Street, dejando palabras de aliento y haciendo que los manifestantes se cuestionaran a sí mismos.

Slavoj Zizek, el filósofo popstar, se presentó ante un grupo de manifestantes de Occupy Wall Street para apoyarlos y darles algunas recomendaciones en pos de canalizar y fortalecer su movimiento.

Utilizando el sistema del "micrófono humano", en el  que las personas más cercanas al orador repiten sus palabras al unísono para que otros puedan escuchar, Zizek dijo que ellos "no están destruyendo nada... solo estamos siendo testigos de cómo el sistema se está destruyendo a sí mismo". Y aclaró que el capitalismo marcha inevitablemente hacia su destrucción, pese a que algunas personas ciegamente no logran ver esto. 

Dijo que mientras en China la programación televisiva que muestra realidades alternativas y el viaje en el tiempo ha sido prohibida, en Estados Unidos se tiene un problema diferente. "Aquí ni pensamos en la prohibición, ya que el sistema gobernante ha oprimido nuestra capacidad de soñar.  Vean las películas que vemos todo el tiempo, es fácil imaginar el fin del mundo, un asteroide acabando con la vida, ¿pero no podemos imaginar el fin del capitalismo? ¿Entonces qué estamos haciendo aquí?" —lo cual nos recuerda una sumamente significativa y hasta preclara frase de F. Scott Fitzgerald: "Las películas nos han robado nuestros sueños. De todas las traiciones esta es la peor".

"Los carnavales vienen fácil", advirtió Zizek, "lo que importa es el día después, cuando regresamos a la vida normal. ¿Habrá cambios  entonces? No quiero que recuerden estos días, ya saben, como 'Oh, éramos bellos y jóvenes'. Recuerden el mensaje básico: tenemos permitido pensar en alternativas. El mandato está roto. No vivimos de la mejor forma posible. Pero hay un largo camino adelante. Estas son preguntas verdaderamente difíciles que nos confrontan. Sabemos lo que no queremos. Pero, ¿qué es lo que queremos?  Las personas comúnmente desean algo que en realidad no quieren. No tengan miedo de querer lo que en realidad desean".

Contó también una historia sobre un disidente enviado a  trabajar a un campo de concentración a Siberia, quien, ya que sabe que sus cartas serán censuradas, les dice a sus amigos que les escribirá usando un código simple: tinta azul para la verdad, tinta roja para las mentiras. Su primera carta les llega y es un entusiasta reporte de la vida en el campamento: un maravilloso apartamento, deliciosa comida y hermosas mujeres; y concluye: " Lo único que no podemos conseguir es tinta roja".

Occupy Wall Street, dijo Zizek a la multitud, está señalando las mentiras que subyacen a la construcción de la sociedad estadounidense: "Ustedes son la tinta roja", les dijo.

Los exhortó también a dialogar con el Tea Party y pensar en ellos como un movimiento hermano: "Puede ser que sean estúpidos, pero no piensen en ellos como el enemigo".

Después explicó un tema que ha tocado numerosas ocasiones: cómo el altruismo se usa como un paliativo que hace olvidar los verdaderos problemas del sistema, como es el caso de George Soros —o de un laxante de chocolate (siendo que el chocolate estriñe). "Primero les quitan miles de millones y luego les dan la mitad de regreso. Y eso los convierte en grandes figuras humanitarias. Tomen el dinero, pero no dejen de luchar para derrocar el sistema que lo hace necesario".

En otro tema un tanto polémico, Zizek describió el movimiento de la comida orgánica como un"seudo-activismo" diseñado para hacer que los consumidores se sientan bien por el impacto positivo que están teniendo sobre el mundo, absolviéndolos así de poner atención en las cuestiones sistémicas más destructivas.

[The Observer]

El Big Brother de Ebrard: la Ciudad de México estrena masivo centro de inteligencia

Política

Por: pijamasurf - 10/11/2011

El gobierno de la ciudad de México estrena el centro de inteligencia y vigilancia más grande de América Latina, con un costo de 460 millones de dólares, buena parte de los cuales serán pagados a Telmex, la monopólica empresa de Carlos Slim.

El jefe de gobierno de la ciudad de México inauguró ayer el centro de inteligencia más grande y costoso de América Latina: 14 mil cámaras distribuidas por toda la capital del país, la concentración de información de 47 dependencias de la ciudad y la conexión a las bases de datos de Plataforma México de la administración federal. Este megacentro de inteligencia —que podría llamarse también de espionaje— tuvo un costo de 460 millones de dólares y significa el mayor gasto de la administración de Marcelo Ebrard después de la línea 12 del Metro.

Buena parte de ese dinero se lo llevará la monopólica empresa del magnate Carlos Slim, Telmex, la cual, junto con la empresa francesa Thales, se encargará de proveer la tecnología del centro C4I4 (Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo, Inteligencia, Integración, Información e Investigación es el ostentoso nombre del también llamado Big Brother de Ebrard).

La revista Proceso informa que "El C4I4 está concebido para recibir información proveniente de cada uno de los C2, de las cámaras de tránsito y de reconocimiento de placas, así como de tráfico de Internet. Igualmente, recibirá información de los Centros de Control y Comando Móviles (C2M) que estarán equipados con características similares a las de un C2. La diferencia es que los C2M se podrán trasladar a los sitios donde ocurran o pudieran generarse eventos".

Por lo cual podemos inferir que además de llenar la ciudad de cámaras se contará con software para patrullar Internet, y aunque no queda claro hasta qué punto se vigilará también a los ciberciudadanos, tal tecnología tiene el potencial de constituir una amenaza contra la libertad de expresión y el derecho la privacidad.

El gran motivo detrás del centro, según Ebrard, es impedir que el narco penetre la ciudad y tome poder de esta meaglópolis, como lo ha hecho en buena parte del país. Si bien proteger a la ciudadanía del crimen organizado constituye uno de las principales obligaciones del gobierno, con el pretexto de la amenaza del terror, como ha sucedido en Estados Unidos, muchas veces se establecen sociedades de control y supervigilancia que merman las libertades más básicas.

¿Seguridad vs. libertad? Esa no debería de ser la pregunta, pero si tuviéramos que elegir, sin duda escogeríamos la libertad.

[Proceso]