*

X
Investigador japonés descubre que los cuervos pueden distinguir símbolos numéricos, capacidad que se creía exclusiva del ser humano.

Tal parece que los cuervos están empeñados en sorprendernos con su inteligencia, antes por medio de leyendas y narraciones y ahora por descubrimientos científicos de sus habilidades que, cada vez que una nueva se revela, podrían conmover al más incrédulo.

En esta ocasión es Shoei Sugita quien nos invita a añadir un elemento más de admiración a los de por sí fascinantes cuervos. Sugita, profesor de morfología animal en la Universidad de Utsunomiya, en Japón, lleva buena parte de su vida profesional y académica dedicado al estudio de estas aves, tanto que se le ha impuesto el mote de Karasu Hakase, “Profesor cuervo”, y por su descubrimiento más reciente asegura que los cuervos pueden distinguir símbolos numéricos, esto es, que tiene algún tipo de cognición numérica, capacidad que se creía exclusiva del ser humano.

La prueba mediante la cual Sugita llegó a esta conclusión consistió en marcar dos cajas con los símbolos “2” y “5”, mismas que metieron en las jaulas donde se encontraban ocho cuervos salvajes. De ambas cajas únicamente la que estaba marcada con el número 5 contenía comida en su interior. En esta primera prueba los cuervos acertaron en un 70% al elegir la caja con comida.

El experimento continuó cambiando el símbolo en la tapa de la caja, utilizando distintas formas geométricas en distintos tamaños y también los guarismos que van del 2 al 8. Estas variaciones, sin embargo, no alteraron la asertividad de las aves, que eligieron el contenedor correcto en un 70%-90% de ocasiones.

Los resultados sugieren que los cuervos consideran cognitivamente los símbolos numéricos en una categoría especial, aparte de otros objetos o cosas más simples. Quizá el siguiente paso sea investigar sobre el nivel de abstracción mental de que son capaces estas aves.

“Queremos revelar más sobre la ignorada inteligencia de los cuervos”, dijo el profesor Sugita.

[Telegraph]

Te podría interesar:
Fotógrafo indio capta una magnifica imagen de un pavo real levantando vuelo, la cual trae recuerdos del ave fénix, el poderoso símbolo del renacimiento a través del fuego.

Esta extraordinaria imagen de un pavo real volando —abriendo las alas en una celeste crucifixión— ha circulado en Internet recordando a algunos la poética leyenda del ave fénix. La imagen fue tomada por un aficionado indio a la naturaleza, Kulashekara, y destaca por capturar en todo su esplendor el vuelo de un ave que comúnmente se observa anclada a la tierra, pero que durante el vuelo reluce con los colores del sol naciente en sus alas y las joyas relumbrantes de su cola.

El pavo real es históricamente el ave que más semejanzas tiene con el fénix; al igual que el fénix, para el cristianismo el pavo real simbolizó la resurección y la inmortalidad (y por lo tanto a Cristo). Los egipcios, probablemente por su similitud descriptiva con el fénix, consideraban al pavo real un ave sagrada. Por su belleza, es comprensible que el pavo real fuera el ave favorita de la suprema diosa griega Juno.

En China se dice que  la cabeza del Ave Fénix guarda semejanza con el cielo, los ojos al sol, la parte trasera a la luna, sus alas al viento, las patas a la tierra  y su cola a la distancia. 

Jorge Luis Borges, en su Libro de los Seres Imaginarios, dice del fénix:

«Los antiguos creyeron que, cumplido ese enorme ciclo astronómico, la historia universal se repetiría en todos sus detalles, por repetirse los influjos de los planetas; el Fénix vendría a ser un espejo o una imagen del universo. Para mayor analogía, los estoicos enseñaron que el universo muere en el fuego y renace del fuego y que el proceso no tendrá fin y no tuvo principio».