*

X
Los cuervos son capaces de entender principios físicos elementales (como el de Arquímedes) siempre que estos les provean un beneficio para su supervivencia.

La inteligencia de los cuervos, legendaria desde tiempos remotos, nunca dejará de sorprendernos —y no sin razón.

En esta ocasión el motivo de asombro proviene de un estudio llevado a cabo por el psicólogo neozelandés Alex Taylor, quien experimentó con el comportamiento de 5 cuervos de New Caledonian (Corvus moneduloides), especie que se caracteriza por utilizar herramientas en su accionar cotidiano.

Taylor situó a los cuervos frente a tubos altos parcialmente llenos de agua, dentro un trozo de carne pegada a un pedazo de madera, todo flotando más allá de su alcance. Al lado, pequeñas piedras.

A diferencia de lo que sucede en la fábula de Esopo, en la que el cuervo idea por sí mismo apilar las piedras hasta conseguir su objetivo, en esta prueba el investigador tuvo que darle una pista de cómo resolver el problema, acercándole una pequeña plataforma con unos cuantos guijarros ahí también. Los cuervos se acercaron y accidentalmente echaron unas de estas piedras al tubo, con lo cual descubrieron que su peso elevaba el nivel del agua y con esto la gracia del asunto. Las aves comenzaron entonces a arrojar piedras dentro del recipiente hasta que el trozo de madera se elevó junto con el agua desplazada, consiguiendo eventualmente su trozo de carne.

En una variación de este experimento se les proporcionó a los cuervos piedras de diferentes tamaños: por supuesto, los cuervos ignoraron las pequeñas y se decidieron por las grandes, con lo cual el nivel del agua se elevaba mucho más rápido. En otra les dieron pedazos de goma y de poliestireno, que si bien tienen aspecto similar, varían notablemente en su peso: la goma es más pesada que el poliestireno. Previsiblemente, los cuervos advirtieron esta diferencia y echaban pedazos de goma al agua.

¿Qué nos dice esto? Por lo menos una cosa: que los cuervos tienen inteligencia suficiente para entender principios físicos elementales (o no tanto, dado que Arquímedes necesitó sumergirse en una tina para comprenderlo) en relación con un uso práctico y necesario para su supervivencia. Y esto no es poca cosa.

Descubren pulpo pálido y otras nuevas especies en los mares de la Antártida

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/20/2011

Investigador inglés descubre especies hasta ahora desconocidas en los mares antárticos; un pulpo pálido entre las más sorprendentes.

Utilizando un dispositivo de control remoto llamado Isis, el profesor Alex Rogers de la Universidad de Oxford descubrió nuevas especies nadando en los mares de la Antártica, específicamente merodeando los respiraderos hidrotermales que no hace poco se descubrieron como parte de la compleja red volcánica submarina que custodia la región.

Ya entonces se supuso que dichas rendijas donde la temperatura ronda los 400 °C, podían existir formas de vida hasta ahora desconocidas. Y los pronósticos resultaron ciertos. Se habla, por ejemplo, de una rara especie de cangrejos “yeti”, la más abundante en las aguas del mar Scotia, con la sorprendente característica de soportar altísimas densidades (se tiene noticia de otras variedades de este crustáceo, pero ninguna en una población tan abundante y con un aspecto tan singular). Rogers también enlista percebes y lapas verdes que viven en torno a dichas oquedades submarinas.

Sin embargo, aún más sorprendente que estos animales es un pulpo pálido que, piensa el profesor, podría ser una nueva especie relacionada con el Vulcanoctopus hydrothermalis, pulpos caracterizados por vivir en aguas profundas y, por lo tanto, haber desarrollado características sumamente especiales como la ausencia del saco de tinta y ojos sin iris, además, por vivir cerca de las ventilas hidrotermales, sus ojos están cubiertos por una membrana de piel semitransparente.

Con todo, estas nuevas formas de vida, aunque pueden encontrar parentesco con otras registradas en regiones del mundo parecidas, son según Rogers totalmente inéditas:

Una de las cosas más sorprendentes que encontramos es que esos respiraderos son totalmente diferentes a aquellos vistos en otro punto —los animales existentes ahí son casi todos nuevos para la ciencia. […] Muchos animales como lombrices, mejillones, cangrejos y camarones que se encuentran en respiradores hidrotérmicos en el Pacífico, el Atlántico o el océano Índico, simplemente no estaban ahí.

 

[Guardian]