*

X
Cuervo ruso se consigue una tabla y snowboardea por el tejado con gran destreza.

La inteligencia de los cuervos sigue fascinando; hace algunos meses se demostró que estas aves no sólo son capaces de usar herramientas, las usan de manera secuencial: es decir llegan a usar herramientas para obtener otras herramientas. Las urracas, parte de los córvidos, han pasado el examen del espejo: mostrando autoconciencia. Si se le suma su gran capacidad de reconocimiento facial y su habilidad de vocalizar una rica paleta de sonidos a bajas frecuencias (se cree que tal vez tengan su propio lenguaje, pero los estudios son insuficientes) estas aves legendarias están sin duda dentro de una élite de inteligencia animal.

Como podemos ver en el video este cuervo ruso usa una especie de disco para deslizarse por el techo: no sabemos si lo hace solamente porque le parece divertido o porque le facilita cazar insectos que posiblemente estén en el tejado. De cualquier forma hay que celebrar a este cuervo snowboarder, quizás llevarlo a las Olimpiadas de Invierno (que se serán en Rusia) o al menos darle una hoodie.

 

A diferencia de otras especies parecidas, la Nephilengys malabarensis sacrifica su pene a cambio de que la hembra no le corte la cabeza después de la reproducción.

El canibalismo sexual entre los animales, especialmente entre ciertos insectos como la mantis religiosa y la araña que por obvias razones se dio en llamar “la viuda negra”, es una práctica si no común ni plenamente explicada, al menos extensamente documentada. Además, entre dichas especies parece ser también un destino inevitable de los machos: que su vida termine cercenada por la hembra apenas consumado el acto copulatorio.

Sin embargo, existe un arácnido que desarrolló una estrategia para sortear tan fatídico mecanismo evolutivo, aunque no gratuitamente: a cambio de conservar la vida debe perder su miembro.

La especie en cuestión se conocen con la nomenclatura de Nephilengys malabarensis y es característica del sureste asiático (India, Filipinas, Indonesia, etc.) y su reproducción se da por medio de una “cópula remota”, es decir, el hecho de que su esperma sigue transfiriéndose a pesar de que el macho se desprende del palpo que funciona como pene, una emasculación que además incrementa la cantidad de inseminación en la hembra.

La reproducción y el pene a cambio de la vida, ¿un intercambio justo?

[io9]