*

X
No importa qué tan seguro hayas configurado tu cuenta de Facebook, ellos tienen todas las herramientas para que tus datos puedan ser compartidos aun sin tu consentimiento.

¿Sabías que las aplicaciones de Facebook son el principal enemigo que atenta contra la privacidad de los usuarios?

Con esta ola de nuevos diseños, quizá “mejore” la experiencia de navegación, pero la privacidad queda en entredicho, ya que los nuevos permisos no los brindas tú sino que automáticamente, con un solo click, puedes acceder a la aplicación y ésta, al mismo tiempo, a tus datos personales, así que no debe ser ninguna sorpresa que el nuevo Faceboook App Center sea un enorme banco donde el capital es la identidad de mis millones de usuarios.

 

#1 -  El sencillo truco del botón

En el antiguo diseño se utilizaban dos botones —“Permitir y “No Permitir— los que, en automático, te llevaban a tomar una decisión. En el nuevo App Center Facebook no hay elección, un click y toda tu información será entregada a los desarrolladores de la aplicación.

 

#2 -  El truco de las letras “sin importancia”

Los diseñadores de Facebook saben que para los usuarios de la red, el texto en color gris generalmente pasa desapercibido. Esta es la respuesta al cambio de negritas a letras grises.

#3 -  El truco del símbolo

Anteriormente, el diseño presentaba información detallada sobre las situaciones a las que el usuario se exponía al momento de agregar una aplicación. En la actualidad, esta información ha sido cambiada por un par de signos de interrogación: “¿?”.  

 

#4 - El truco de la línea de acción

Por simple estrategia, los diseñadores han colocado los permisos debajo del botón principal para que  pasen desapercibidos.

#5 El amigable truco que te lleva rápidamente a la acción

En el nuevo App Center Facebook, los permisos de solicitud han sido escondidos y, a cambio, se ha colocado un botón que rápidamente te lleva a accionar la aplicación.  Antiguamente, aparecía el permiso de solicitud que advertía al usuario. 

[Tech Crunch]

Te podría interesar:
Las inocentes tomas de comida, mascotas, atardeceres y amigos que caracterizan la red social de fotografías Instagram, conviven ahora con otras sexualmente explícitas o francamente pornográficas que revelan la fuerte presencia del sexo tanto en nuestra vida diaria como en Internet.

El sexo, como impulso vital, es una de las fuerzas más presentes en nuestra vida, aunque por desgracia los artificios de la civilización la sublimen y la atemperen, le impongan una máscara o un velo que la intenta hacer pasar desapercibida y disimularla. Sin embargo, tan potente como es, esta presencia primigenia irrumpe en cualquier ocasión en que se le permita, así sea con el pretexto más endeble o inesperado.

O así, al menos, es como podríamos comprender lo que está sucediendo al interior de Instagram, la popular red social de fotografías que ofrece la posibilidad de utilizar filtros como los que antaño usaban los fotógrafos profesionales, aunque las imágenes se tomen con un smartphone.

Recientemente, sin embargo, las inocentes tomas de la vida diaria (la comida, los amigos, las mascotas, los motivos más triviales y recurrentes de los usuarios) conviven con otras de contenido sexualmente explícito que, agrupadas casi siempre con la denominación "sexagram", navegan en las redes donde se hacen públicas estas imágenes.

Esto, por supuesto, viola los términos de uso del producto, que prohíbe tajantemente la desnudez completa o parcial y los cuerpos en poses sugerentes. Lo cual no ha impedido que pechos femeninos, genitales y parejas en pleno acto sexual se muestren agrupados bajo etiquetas (hashtags en el caso de Twitter) como #instasex, #sextagram y otros afines.

Si el sexo es uno de los motores que mueve al mundo, con un universo de más de 80 millones de usuarios, el surgimiento de este fenómeno parecía solo cuestión de tiempo (aunque también habría que señalar que el arte erótico de fotógrafos amateurs exaltados por las facilidades de la tecnología también tiene su veta incipiente). Igualmente debemos tomar en cuenta la enorme importancia que la pornografía tiene para Internet.

Por su parte un vocero de Instagram aseguró que el principal aliado para combatir esta situación es el propio usuario, quien puede marcar como inapropiada toda imagen que le disguste y que justificadamente crea que debe ser retirada de la red.

[Daily Mail]