*

X
El hallazgo y la selección de data hedonista y estimulante continúa de la mano de Rafael Toriz, reciente ganador del Premio Nacional de Ensayo Alfonso Reyes, quien nos guía por la voluptuosidad gratuita de la data tropical y la información exquisita

FOTO: Aurora Jungle Juice de Campus Companion Party Lab

Tropical DATA

Paseos por el infinito turbulento o el arte de ensanchar la experiencia psiconaútica

 

Volver a las drogas. Aunque pareciera que no queda nada qué decir –si atendiéramos, trepanados, los criterios limitados, circunspectos y tramposos del gobierno, iglesias y otras autoridades– la verdad es que las drogas ilegales, y también las legales, siguen siendo grandes desconocidas: porque parece mentira la verdad nunca se sabe. Por lo tanto resulta indispensable conocer las drogas, desentrañarlas, experimentarlas y metabolizarlas. Antonio Escohotado, macizo de los buenos, viene en nuestro auxilio con su Libro de los venenos para arrojar luz sobre el maravilloso mundo iridiscente de las sombras diurnas.

 

Libros al alimón. Y porque sabemos que hay lectores extremos que gustan de probar exquisiteces, consignamos algunas rarezas que harán los deleites de los temperamentos sibaritas. La tienda de los muñecos de Julio Garmendía; Cármenes de Cayo Valerio Catulo (en traducción de Rubén Bonifaz Nuño); La ausencia del libro. Nietzsche y la escritura fragmentaria de Maurice Blanchot (con un ensayo de Jacques Derrida sobre “El libro por venir”), La enfermad y sus metáforas de Susan Sontag y un ensayo de Michel Foucault que seguramente no has leído sobre La pintura de Manet.

Y para quienes aún no hayan quedado satisfechos, en esta página podrán descargar incontables y estimulantísimos libros de antropología y crítica cultural.

 

Antología sin poesía. Una blog hecho en México con textos maravillosos donde han tenido el bueno tono de no incluir poemas. Adorable.

 

La magia de Erick Satie, como puede suponerse, no se reduce a sus maravillosas Gymnopedias; también cuenta en su amplio acervo musical con distintas piezas experimentales, extrañas, profundamente conceptuales. Aquí una prueba suculenta para que ensueñen su alma.

 

Ahora que vivimos en mares de silicio, conviene no olvidar que, por mucho, los vinilos siguen siendo el soporte más fiel para almacenar y reproducir el sonido. Para muestra, esta exquisita selección de ese mago americano que responde al nombre de Joe Bussard, un dj venido de otra época, bajo otros soles (y no se pierda los encantos de una chica talentosa que ensaya sus pininos). Para los verdaderamente clavados, recomiendo este documental sobre su vida y obra.

 

Los mejores ensayos estadunidenses desde 1950 a la fecha, según Robert Atwan. La mayoría de los que consigna el crítico pueden consultarse en la red. Para quienes gustan del ensayo, las listas y los concursos de popularidad.

 

Habla Juan Villoro. “Creo que la selección mexicana tiene mucho que ver con lo que somos nosotros. Nos cuesta mucho trabajo tener individualidades, tener figuras. Se nos ha atragantado mucho Hugo Sánchez, que es el mejor futbolista (mexicano) de todos los tiempos. Si fuera norteamericano sería impensable la situación que tiene, sería unánimemente admirado cualquiera que fuera su carácter. Es más, se consideraría normal que tuviera pésimo carácter, que fuera arrogante, lo que fuera. En México, no…No nos gusta que alguien se desmarque, queremos que todos sean iguales.

Por eso si alguien falla un penalti en México lo perdonamos de inmediato porque es como nosotros: ‘vente acá, de todos modos te queremos’, ‘tómate una chela’. En cambio si alguien anota un penalti: ‘uy, pues quién sabe qué te crees’, ‘a ver si metes el segundo’, ‘a ver si me saludas después’. Así somos, así somos los mexicanos. Desconfiamos del que se separa. Psicológicamente te responsabiliza más anotarlo que fallarlo, porque si lo fallas eres como todos y si lo anotas eres distinto.

 

Go Go Tales, una de las películas más intensas, lúcidas y recientes de ese explorador del alma humana que es Abel Ferrara, para disfrutarla en compañía, luego de las posadas y sentir, aunque sea por un momento, el encanto navideño.

 

Ha muerto, a la edad de 104 años, Óscar Niemayer, uno de los hombres que se atrevió a soñar con lo imposible e hizo una ciudad utópica, única, casi perversa. Su legado, que lleva la impronta de un siglo contradictorio y fascinante, acaso vivirá para siempre. Sus edificios, sorprendentes esculturas de insólita belleza, me recuerdan, por la sinuosidad, al legado poético de otro enamorado del eterno femenino: Carlos Drummond de Andrade. Aquí, La vida en un soplo, un documental imperdible sobre el arquitecto de gigantes.

 

Herman Melville, science writer. Y para acompañar, un ensayo sobre la filosofía y la imaginación poética.

 

Para los fríos decembrinos nunca viene mal una galería virtual de incendios peregrinos. Para quienes gustan ensoñarse con la piel de los fantasmas.

 

Copacabana o de la vida nocturna de río. Una probada.

 

Despidamos el año leyendo literatura. Durante dos años y medio –de abril de 2010 hasta septiembre de 2012– mantuve mensualmente la columna Wünderkammern en la revista digital Replicante.

La intención era realizar una curaduría de contenidos en línea, construyendo una cámara de maravillas con lo mejor de la literatura, la ciencia, la filosofía, el soft-porn y las incontables excentricidades que pueblan la red sin otro criterio que mi gusto. Al iniciar el proyecto, mi deseo era habilitar una casa de citas para universalizar el incidente, atesorando una colección de extravagancias, curiosidades y contenidos varios que pudieran ser de interés para ociosos profesionales (pronto me di cuenta de que, en realidad, estaba editando mi propia vida). En las temporalidades digitales, donde la cantidad de información satura e incluso imposibilita el sentido, la figura del taste editor es una brújula insoslayable: para navegar nuestros mares de silicio hace falta un astrolabio.

Con el paso de tiempo, la colección fue haciéndose más grande, derivando en crónica de viajes, epistemología de la vida cotidiana, viajes alrededor del escritorio, observación (virtual) participante, archivo musical, banco de imágenes, piratería desaforada y contenidos eróticos de elegancia tabernaria. Luego de 30 entregas tuve claro que el ensayo como forma de conocimiento, en medio la multiplicidad explícita que permite la red, es un mutante transformado. Ni alebrije ni centauro sino todo lo contrario.

Así, para ensanchar este coro atemporal de distintas intensidades, consigno lo mejor de la Wünderkammern –hermana espiritual de esta columna de información tropical. La red abierta sigue siendo una esperanza que, por lo pronto, nos toca enarbolar a los usuarios con criterio.

 

Feliz naufragio.

 

Twitter del autor: @Ninyagaiden

Efecto Facebook te hace engordar, gastar más dinero, bajar tus calificaciones y en general ser infeliz

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 12/10/2012

Según investigadores de la Universidad de Pittsburg, pasar tiempo navegando en Facebook puede llevar a decisiones que algo tienen de autodestructivo como ganar peso, adquirir deudas y bajar el rendimiento escolar, incluso preferir una galleta de chispas de chocolate frente a una barra de granola.

Las consecuencias del uso cotidiano, obsesivo, de la red social más popular del planeta, Facebook, van más allá de la socialización y, previsiblemente con algo que puede tener tanta presencia en nuestra vida, incide incluso en nuestro bienestar personal, concretamente, provocando obesidad según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Pittsburg.

Este se debe a que, en términos generales, Facebook provoca una baja en la autoestima del usuario, lo cual lo lleva a comportamientos que tienen un cierto componente autodestructivo como ganar peso, gastar dinero y bajar las calificaciones en la escuela.

“Dado que los consumidores se preocupan por la imagen que presentan a sus amigos cercanos, la red social se sirve de la autoestima de quienes están enfocados en estos amigos cuando navegan en la red. Este incremento momentáneo de autoestima lleva a que tengan menos autocontrol después de haber estado en la red social”, escriben Keith Wilcox y Andrew T. Stephen, los investigadores responsables del estudio.

Los científicos reunieron a 100 personas con distinto nivel de interacción con Facebook, realizando 5 distintas pruebas para conocer las consecuencias de este hábito en otros aspectos de su vida. De acuerdo con los resultados, las personas que pasaban más tiempo en la red social mostraron también mayor tendencia a comer en demasía, mayor deuda en sus tarjetas de crédito y menores calificaciones, incluso se encontró que navegar por Facebook durante cinco minutos volvía más probable la elección de una galleta con chispas de chocolate frente a una barra de granola.

A este fenómeno los investigadores lo denominaron el “efecto Facebook”, caracterizado sobre todo por la pérdida del autocontrol en lo referente a decisiones impulsivas de comportamiento que pueden perjudicarte.

También en Pijama Surf: Facebook y Twitter incrementan la ansiedad y reducen la autoestima.

[RT]