*

X

¿Cuál es la forma más fácil de hacerte más feliz e inteligente en este momento?

Salud

Por: pijamasurf - 01/17/2014

¿Te sientes miserable, observando la vida pasar desde tu ventana, sentado ante tu computadora? Cambiar esta sensación puede ser muy fácil.

gratitude-happiness

¿Quieres mejorar tu vida en este momento? La respuesta, entre múltiples posibilidades, que más se acerca a ayudarte a conseguir esto, y según la mayor cantidad de variables, es: sal a caminar. O haz algún tipo de ejercicio, mejor si puedes hacerlo al aire libre.

Erik Barker, autor del sitio Barking up the wrong tree, que se dedica a analizar novedosos estudios científicos y quien ha sido destacado por sitios como Wired o el New York Times, concluye que la manera más efectiva y fácil de hacernos más felices y mejorar nuestro desempeño mental es simplemente hacer ejercicio. 

El ejercicio es una de las formas principales con las que el cerebro humano puede crecer nuevas neuronas. Estudios muestran que un régimen de tres meses de ejercicio incrementa el flujo sanguíneo a la zona del cerebro encargada de la concentración y la memoria.

Asimismo, trabajadores que hicieron ejercicio en su día de trabajo mostraron mayor productividad, más energía y menos estrés.

Un estudio de la Universidad de Duke reveló que el ejercicio es tan efectivo como los antidepresivos para combatir la depresión.

Y si no estás deprimido, otro estudio muestra que el sedentarismo (estar sentado la mayor parte del día) incrementa la posibilidad de que te deprimas en el futuro en un 50%.

Para determinar que esto no tiene que ver con una predisposición genética la felicidad y al ejercicio mismo, un estudio realizado en Holanda mostró que los gemelos que hacían ejercicio eran más desenvueltos socialmente, menos ansiosos, menos deprimidos y menos neuróticos que sus hermanos que no hacían ejercicio.

¿Cuánto ejercicio? Lo ideal es 6 veces a a la semana, 45 minutos al día. Pero con sólo un poco de ejercicio ya se empiezan a sentir los beneficios. 

Pueden consultarse los estudios científicos aquí

 

La marihuana podría ayudar a combatir el VIH, pero EU lo está impidiendo

Salud

Por: pijamasurf - 01/17/2014

Las recientes investigaciones de la Dra. Patricia E. Molina han probado que el THC puede hacer retroceder el VIH en monos infectados, pero el gobierno de Estados Unidos no permite que este prometedor tratamiento se pruebe en humanos.

MEDICAL MARIJUANA 

Las recientes investigaciones de la Dra. Patricia E. Molina han probado que el THC puede hacer retroceder el VIH en monos infectados, pero el gobierno de Estados Unidos no permite que este prometedor tratamiento se pruebe en humanos.

El THC es uno de los 500 ingredientes activos de la marihuana, la cual sigue siendo una sustancia prohibida dentro de EE.UU. (y muchos otros países). Sin embargo, frente a la creciente evidencia de sus beneficios en el tratamiento de enfermedades como el alzheimer y la esclerosis múltiple, resulta cada vez más absurdo que siga siendo controlada. Parece broma, pero probar que una sustancia ilegal puede detener enfermedades mortales en humanos —sin ser probada en ellos— es imposible. En pocas palabras, la Dra. Molina ha encontrado la llave de una puerta que se niega a ser construida.

Para aquellos que conocen e investigan los efectos curativos de la marihuana, los resultados de Molina son demasiado importantes como para ser ignorados. El estudio en sí es simple, por 17 meses el equipo de la Dra. Molina administró altas concentraciones de THC en monos rhesus infectados de VIR (similar al VIH), esperando que la reacción de su sistema inmune frente a la acción del virus mejorara. Al final del tratamiento, un examen del tejido intestinal afectado reveló una considerable mejora. 

El THC trabaja apuntando a los receptores CB2 en el cerebro, los cuales se manifiestan en células conectadas con el sistema inmune. A diferencia de los receptores CB1, que responden a cualidades psicoactivas del THC, los receptores CB2 reaccionan a sus aspectos terapéuticos, reduciendo hinchazón y aliviando el dolor, entre otros beneficios. Durante la infección, el VIH se extiende rápidamente en el cuerpo y provoca la muerte de una parte significativa de las células en el intestino. Cuando se administra el THC y se activan los receptores CB2, los intestinos se reconstruyen, evitando que el virus destruya las paredes celulares y se filtre hacia otras partes.

El problema al que se enfrenta Molina ahora es que los protocolos científicos no permiten investigar los beneficios de sustancias ilícitas en humanos y, por lo mismo, los estudios no pueden ser financiados. Para poder investigar con marihuana en Estados Unidos, cualquier grupo requiere el aval del Departamento de Salud y Servicios Humanos (NIDA, por sus siglas en inglés), además de la aprobación de la DEA, lo cual hace que el número investigaciones autorizadas sea muy controlado.

Las investigaciones de Molina son sólo un eslabón más en una larga cadena de evidencias que demuestran la eficacia de la marihuana en el tratamiento de muchas afecciones médicas, sin embargo, una tras otra, las investigaciones son bloqueadas por los aparatos de Estado.

Este es un caso en que el absurdo pretende enredarlo todo en un nudo sin salida: el THC no se puede probar en humanos porque es una sustancia prohibida, y no interesa aprobar su utilización porque no se han probado sus beneficios. Parece muy probable que el problema de la prohibición responda a intereses políticos y económicos mucho más grandes, pero tarde o temprano los endebles argumentos contra la marihuana medicinal quedarán sepultados bajo la abrumadora ola de las evidencias.

[The Daily Beast]