*

X

Cómo mantenerte sano incluso si comes chatarra, fumas, no haces ejercicio y bebes

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/08/2014

La doctora Lissa Rankin explica cuál es el factor más dañino para tu salud, y no tiene nada que ver con si eres vegetariano, yogui o bohemio.

Created by Readiris, Copyright IRIS 2007

 

Desde que los doctores empezaron a enseñarle a la gente la importancia de dejar de fumar, moderarse el consumo de alcohol, llevar una dieta nutritiva y basada en vegetales y a cuidar su peso, millones de personas experimentan una culpa tremenda por sus hábitos no saludables. Sin embargo, la culpa no sirve de mucho en estos casos y no ha llevado a mejoras significativas en el público en general. Aunque muchas personas, y quizás cada vez más, lleven un estilo de vida medianamente saludable, otras tantas escogen no hacerlo.

La doctora Lissa Rankin, en su libro Mind Over Medicine: Scientific Proof That You Can Heal Yourself llevó a cabo un experimento interesante en torno a esto. En él argumenta que, mientras sí es importante llevar una vida sana y hacer algunas modificaciones para tener mayor bienestar, existen factores críticos que contribuyen a la salud y a la longevidad y que nada tienen que ver con los hábitos alimenticios o con los vicios. Como ejemplo de ello, Rankin cuenta la historia de los inmigrantes italianos que se establecieron en Roseto, Pensilvania, y que no llevaban un estilo de vida que se consideraría ni remotamente “sano”.

“Comían albóndigas fritas en manteca, fumaban como chimeneas, bebían mucho todas las noches y abusaban de la pizza y la pasta. Sin embargo, sorprendentemente, tenían la mitad de índice de padecimientos del corazón que el promedio nacional. No era el agua que bebían, los hospitales a los que iban o su ADN”, apunta la doctora. Un médico, perplejo por la ausencia de problemas del corazón en este grupo, inició una investigación y descubrió que esta pequeña y cerrada comunidad vivía en hogares multigeneracionales y disfrutaba de cenas comunales y festividades frecuentes, y ello les proporcionaba consuelo de la soledad que tantas personas sienten.

De acuerdo a la investigación, los efectos de la soledad en el cuerpo pueden ser fatales. Esta comunidad italiana, el cariño y el soporte de los demás aliviaba el estrés que sienten los solitarios, el cual incrementa los niveles de cortisol y activa el sistema nervioso simpático, que a su vez incrementa el ritmo cardiaco, eleva la presión arterial, incapacita al sistema inmune e incrementa el riesgo de enfermedades del corazón.

Ya que la gente de Roseto nunca se sintió sola, rara vez moría de problemas del corazón; la mayoría murió de viejo incluso si fumaba, se alimentaba mal y bebía. Resulta que el alivio de la soledad es medicina preventiva, y los datos científicos sugieren que la soledad es un factor mucho más grave que fumar o no hacer ejercicio.

La doctora Rankin enfatiza que no es sólo la soledad la que contribuye al hecho de enfermarse o estar sano, es el estrés del trabajo, el estrés financiero y asuntos de salud mental como depresión y ansiedad. Una persona que se alimenta mal, fuma y nunca se ejercita, pero que disfruta de un matrimonio o un noviazgo increíble, muchos amigos, un trabajo satisfactorio, un sentido de vida, una actividad creativa, espiritualidad y una gran vida sexual podría tener mucho mejor salud que alguien vegetariano, yogui y solitario que se siente miserable en otros aspectos de la vida, de acuerdo a esta investigación.

Así, no es que este estudio sugiera que los malos hábitos y los vicios sean el secreto para una vida larga y placentera, sino que recomienda que empecemos a pensar acerca de nuestra salud más allá de los confines tradicionales y las “modas” con las que la mayoría de las personas definen “salud”.

 

En este TEDx talk la doctora Rankin ahonda en esta teoría:

 

También en Pijama Surf: Sobre el origen psicosomático de las enfermedades (estrés, trauma, bloqueos energéticos)

Científico propone un intoxicante sustituto del alcohol, pero sin efectos dañinos

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/08/2014

David Nutt está fabricando una droga que podría sustituir al alcohol, e incluso provocar ebriedad, de manera inofensiva.

Flaming_cocktails

De acuerdo a un reporte del World Health Organization publicado este mes, la incidencia del cáncer está destinada a aumentar globalmente en un 70 % entre hoy y el 2024. El reporte declara que mucho de ese incremento se deberá a factores de estilo de vida; no sólo fumar sino también inactividad física y consumo excesivo de azúcar y alcohol.  

Obviamente, cambiar el comportamiento de la gente es muy difícil y costoso, pero el profesor de neuropsicofarmacología del Imperial College London, David Nutt, está cosechando una alternativa rarísima e interesante. ¿Qué pasaría si fuera posible reducir el efecto tóxico del alcohol?

Nutt lleva veinte años tratando de reducir los efectos dañinos del alcohol, pero hace diez años imaginó una especie de sustituto que tendría efectos intoxicantes pero al mismo tiempo sería inofensivo. La nueva droga suena demasiado buena (y demasiado sospechosa) para funcionar, pero la explicación es la siguiente:

La alternativa al alcohol funciona estimulando los mismos receptores que el neurotransmisor Gaba, que tiene un efecto “relajante” en el sistema nervioso central. Estos receptores son el objetivo de varias drogas muy conocidas: barbitúricos, benzodiazepinas (como el Valium), y, por supuesto, el alcohol.

El sustituto de Nutt es un derivado de la benzodiazepina, pero él insiste en que lo que está ofreciendo es más que sólo otro tipo de Valium. Se enfoca en las mismas regiones del cerebro, pero cree que la droga no causará los mismos problemas de adicción y síndromes de abstinencia.  

La droga ya se está usando en humanos para otras indicaciones, apunta Nutt. “La adicción es un proceso complicado. Estoy seguro de que las propiedades físicamente adictivas de esta droga son mínimas, y que es mucho menos adictiva que el alcohol. Sin embargo se requiere más trabajo para poder demostrar esto concluyentemente”.

Por razones comerciales aún no está listo para revelar la identidad de esta droga. Pero mientras tanto planea ofrecerla como un coctel sin alcohol. Lo más impresionante de ello es que, según él, las dosis intoxicantes de las primeras tres dosis serán acumulativas, pero las dosis subsecuentes no tendrán efecto alguno. Y además también creó un antídoto o “píldora para recuperar la sobriedad”. Es decir, esta nueva sustancia te intoxica hasta cierto punto pero después de tres bebidas ya no te sigue intoxicando, y si te sientes muy “ebrio” puedes revertir el efecto con otra droga de diseño.

Lo siguiente, de acuerdo a Nutt, es incentivar al público a decir “necesitamos esto”, y que los gobiernos lo apoyen como un sustituto sano.