*

X

Tu inconsciente es mejor que tú para detectar mentiras

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/26/2014

Estudios recientes muestran que somos muy ineficaces a la hora de reconocer conscientemente un engaño, pero que intuitivamente sabemos leer perfectamente los signos que delatan la mentira.

rat3

Mentir es un arte, requiere de saber controlar el cuerpo, sin titubear, sin soltar nunca la máscara. La conciencia debe convencer al inconsciente que intenta delatarla, su complicidad debe ser perfecta. Es fácil engañar a otra persona, al menos en apariencia, pero una mentira imperfecta siempre deja un resto, una clave que siembra la duda y despierta intuiciones en el otro. Podemos decorar impecablemente nuestras fachadas, pero mientras sonreímos nuestros inconscientes mantienen una comunicación clandestina por túneles secretos que conectan nuestros sótanos. El arte está entonces en controlar todos los frentes, en volverse uno con la mentira. 

Cuando se trata de detectar engaños, tus asociaciones involuntarias pueden ser más certeras que tu pensamiento consciente en descartar quién dice la verdad de quién miente, de acuerdo a una investigación publicada en Psychological Science, una revista de la Association for Psychological Science.

Los descubrimientos sugieren que la conciencia puede entorpecer nuestra habilidad para detectar si alguien está mintiendo, quizá porque tendemos a buscar comportamientos que son supuestamente estereotípicos de los mentirosos, como el desviar la mirada o no poder estarse quieto. Sin embargo, estos comportamientos pueden no ser del todo indicativos de que una persona no es confiable.

tumblr_mwdik5fUmz1qz6f9yo7_500

"Nuestra investigación estuvo animada por el desconcertante pero consistente descubrimiento de que los humanos son muy malos detectores de mentiras, desempeñandose con 54% de exactitud en tareas tradicionales de detección de mentiras”, explica la autora del estudio, Leanne ten Brinke, de la Haas School of Business de Berkeley, California.

Esto es sólo ligeramente mejor que el azar, es como si las personas estuvieran simplemente adivinando si alguien está mintiendo. Y es un descubrimiento que parece estar en contra del hecho de que los humanos son típicamente sensibles a cómo se están sintiendo los otros, qué es lo que están pensando y cómo son sus personalidades.

Junto con sus colegas de Berkeley, Dayna Stimson y Dana Carney, ten Brinke tiene la hipótesis de que estos descubrimientos aparentemente paradójicos pueden estar mostrando un proceso inconsciente: "Nos dispusimos entonces a probar si la mente inconsciente es capaz de detectar a un mentiroso, incluso si la mente consciente falla en la tarea".

Las investigadoras primero hicieron que 72 participantes vieran videos de “sospechosos” en una entrevista sobre un caso criminal. Algunos de los sospechosos en el video habían realmente robado un billete de $100 dólares de una estantería, mientras que otros no lo habían hecho. Como sea, a todos los sospechosos se les pidió decir al entrevistador que no habían robado el dinero. Así, un grupo de sospechosos debía haber estado mintiendo, mientras que los demás estarían diciendo la verdad.

Cuando a los 72 participantes se les pidió que dijeran cuáles de los sospechosos pensaban que estaban mintiendo y cuáles pensaban que decían la verdad, fueron bastante inexactos: sólo fueron capaces de detectar a los mentirosos 43% de las veces y a los que decían la verdad sólo 48% del tiempo.  

Franco Matticchio16Pero los investigadores también midieron el tiempo de reacción en las respuestas (mediante una prueba llamada "Test de Asociación Implícita") para probar los instintos más automáticos de los participantes frente a los sospechosos. Los resultados mostraron que los participantes tendían más a asociar inconscientemente palabras de decepción (por ejemplo: "deshonesto", "embustero", "mentiroso") con los sospechosos que estaban realmente mintiendo. Al mismo tiempo, los participantes asociaron palabras como "honesto" o "válido" con los sospechosos que en realidad estaban diciendo la verdad. 

Un segundo experimento confirmó estos descubrimientos, proveyendo evidencia de que las personas tienen un sentido intuitivo, fuera de su saber consciente, que detecta cuando alguien está mintiendo.

"Estos resultados proveen un nuevo lente a través del cual examinar la percepción social, y sugiere que -al menos mientrads a detección de mentiras se trata- medidas inconscientes pueden proveer perspicacia adicional en cuando a relaciones interpersonales se refiere”, señala ten Brinke.

[Science Daily]

9 maneras en que la tecnología afecta tu salud mental

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/26/2014

Al tiempo en que las redes sociales ayudan a conectarnos con los demás nos están aislando. Poco a poco, sin que nos demos cuenta, va cambiando la forma en que nos proyectamos, al punto en que somos incapaces de coincidir con la imagen que hemos creado en línea.
[caption id="attachment_76904" align="alignleft" width="259"]luke pearson2 Luke Pearson[/caption]

Gabriela Hernández Guerra tenía 22 años cuando se quitó la vida, poco después de anunciar su suicidio por facebook. El motivo: el término de la relación virtual que sostenía por chat con su novio ecuatoriano. Esta joven veracruzana es apenas un ejemplo de un fenómeno que ocurre en todo el mundo. Hace apenas un par de días, una joven de 17 años se suicidó en Bangalore, India, porque porque su mamá la obligó a cerrar su cuenta de facebook.

¿Por qué sucede esto?¿De qué manera están afectando las redes sociales nuestra salud mental?

Aunque uno de los principales usos de las redes sociales es mantener contacto con la gente que te importa y estar al tanto de toda clase de actividades sociales, paradójicamente también fomentan el desarrollo de comportamientos narcisistas y antisociales. El problema es creer que las redes sociales reflejan fielmente la realidad, cuando más bien nos la muestran vista desde un sólo ángulo, impidiéndonos captarla en todas sus dimensiones.

En algún punto del camino hemos abusado de las ventajas de las redes sociales, rápidamente han pasado de ser un medio a ser un fin. De repente, escoger una foto de perfil adecuada se ha vuelto una preocupación que puede amargar tu día. Hemos llegado al punto en que no sólo estamos comparando constantemente nuestra vida con la de los demás, sino que ni siquiera somos capaces de tener una vida a la altura de nuestra propia persona digital (la cual sólo muestra una edición de nuestros mejores momentos). En la era de la autopromoción, ya ni siquiera somos capaces de comprarnos a nosotros mismos.

El portal DoSomething.org nos muestra una lista de 9 formas en las que la tecnología está afectando nuestra salud mental:

1. Sueño. Utilizar una laptop o algún dispositivo móvil durante la noche puede afectar seriamente nuestros patrones de sueño, al punto de generarnos un desorden. Esto genera estrés y síntomas de depresión.

2. Depresión. La gente que siente la necesidad de mantenerse constantemente accesible a través de sus dispositivos móviles tiende a manifestar más síntomas de depresión.

3. Adicción. Quizá no haga falta decirlo, pero el uso constante de las redes genera adicción a nivel cerebral, activando los mismos mecanismos que pone a trabajar cualquier droga adictiva.

4. Estrés 24/7. Cuando nos conectamos a internet apenas llegamos del trabajo o de la escuela, nuestros cerebros no tienen tiempo para relajarse después de las actividades del día. Si lo primero que haces al despertarse es checar tu facebook seguramente tienes a tu cerebro trabajando bajo un estrés que no para durante toda la semana.

5. FOMO “Fear Of Missing Out” (Miedo a perderse algo).  Mientras aumenta la popularidad de las redes sociales, se ha vuelto un fenómeno real esta sensación de sentir presión para acudir a cada evento y compartir cada experiencia. Es la idea de que todos se están divirtiendo y lo están haciendo sin ti.  

[caption id="attachment_76908" align="aligncenter" width="630"]nick dewar Nick Dewar[/caption]

6. Aislamiento.  El uso excesivo de la tecnología puede llevar al aislamiento mientras se tiene la ilusión de estar generando conexiones reales con los demás.

7. Agresividad. Con el aumento en el uso del internet también han aumentado la rudeza y la incivilidad. El anonimato y la posibilidad de difusión masiva de contenidos abonan el terreno para que crezca el cyberbulling.

8. Inseguridad. El constante acceso a las redes sociales mediante dispositivos móviles hace que estemos constantemente conscientes de lo que los demás están haciendo. Lo que sucede: estamos comprando todo el tiempo nuestra vida cotidiana con la glamourosa vida editada de los demás. Así siempre vas a tener las de perder.

9. Ansiedad. Después de usar pinterest la gente tiene la sensación de no estar siendo suficientemente creativa. Lo mismo pasa con las demás redes: nunca vamos a conocer suficiente música o haber estado en tantos lugares como los demás. Siempre habrá alguien más exitoso que nosotros, al menos según la parte de su vida que no mantienen oculta.