*

X

Tu inconsciente es mejor que tú para detectar mentiras

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/26/2014

Estudios recientes muestran que somos muy ineficaces a la hora de reconocer conscientemente un engaño, pero que intuitivamente sabemos leer perfectamente los signos que delatan la mentira.

rat3

Mentir es un arte, requiere de saber controlar el cuerpo, sin titubear, sin soltar nunca la máscara. La conciencia debe convencer al inconsciente que intenta delatarla, su complicidad debe ser perfecta. Es fácil engañar a otra persona, al menos en apariencia, pero una mentira imperfecta siempre deja un resto, una clave que siembra la duda y despierta intuiciones en el otro. Podemos decorar impecablemente nuestras fachadas, pero mientras sonreímos nuestros inconscientes mantienen una comunicación clandestina por túneles secretos que conectan nuestros sótanos. El arte está entonces en controlar todos los frentes, en volverse uno con la mentira. 

Cuando se trata de detectar engaños, tus asociaciones involuntarias pueden ser más certeras que tu pensamiento consciente en descartar quién dice la verdad de quién miente, de acuerdo a una investigación publicada en Psychological Science, una revista de la Association for Psychological Science.

Los descubrimientos sugieren que la conciencia puede entorpecer nuestra habilidad para detectar si alguien está mintiendo, quizá porque tendemos a buscar comportamientos que son supuestamente estereotípicos de los mentirosos, como el desviar la mirada o no poder estarse quieto. Sin embargo, estos comportamientos pueden no ser del todo indicativos de que una persona no es confiable.

tumblr_mwdik5fUmz1qz6f9yo7_500

"Nuestra investigación estuvo animada por el desconcertante pero consistente descubrimiento de que los humanos son muy malos detectores de mentiras, desempeñandose con 54% de exactitud en tareas tradicionales de detección de mentiras”, explica la autora del estudio, Leanne ten Brinke, de la Haas School of Business de Berkeley, California.

Esto es sólo ligeramente mejor que el azar, es como si las personas estuvieran simplemente adivinando si alguien está mintiendo. Y es un descubrimiento que parece estar en contra del hecho de que los humanos son típicamente sensibles a cómo se están sintiendo los otros, qué es lo que están pensando y cómo son sus personalidades.

Junto con sus colegas de Berkeley, Dayna Stimson y Dana Carney, ten Brinke tiene la hipótesis de que estos descubrimientos aparentemente paradójicos pueden estar mostrando un proceso inconsciente: "Nos dispusimos entonces a probar si la mente inconsciente es capaz de detectar a un mentiroso, incluso si la mente consciente falla en la tarea".

Las investigadoras primero hicieron que 72 participantes vieran videos de “sospechosos” en una entrevista sobre un caso criminal. Algunos de los sospechosos en el video habían realmente robado un billete de $100 dólares de una estantería, mientras que otros no lo habían hecho. Como sea, a todos los sospechosos se les pidió decir al entrevistador que no habían robado el dinero. Así, un grupo de sospechosos debía haber estado mintiendo, mientras que los demás estarían diciendo la verdad.

Cuando a los 72 participantes se les pidió que dijeran cuáles de los sospechosos pensaban que estaban mintiendo y cuáles pensaban que decían la verdad, fueron bastante inexactos: sólo fueron capaces de detectar a los mentirosos 43% de las veces y a los que decían la verdad sólo 48% del tiempo.  

Franco Matticchio16Pero los investigadores también midieron el tiempo de reacción en las respuestas (mediante una prueba llamada "Test de Asociación Implícita") para probar los instintos más automáticos de los participantes frente a los sospechosos. Los resultados mostraron que los participantes tendían más a asociar inconscientemente palabras de decepción (por ejemplo: "deshonesto", "embustero", "mentiroso") con los sospechosos que estaban realmente mintiendo. Al mismo tiempo, los participantes asociaron palabras como "honesto" o "válido" con los sospechosos que en realidad estaban diciendo la verdad. 

Un segundo experimento confirmó estos descubrimientos, proveyendo evidencia de que las personas tienen un sentido intuitivo, fuera de su saber consciente, que detecta cuando alguien está mintiendo.

"Estos resultados proveen un nuevo lente a través del cual examinar la percepción social, y sugiere que -al menos mientrads a detección de mentiras se trata- medidas inconscientes pueden proveer perspicacia adicional en cuando a relaciones interpersonales se refiere”, señala ten Brinke.

[Science Daily]

Orinar en la piscina no sólo es descortés, también es peligroso

Por: pijamasurf - 03/26/2014

Estudio científico determina que el ácido úrico combinado con cloro libera gases tóxicos para nuestro organismo.

Screen Shot 2014-03-29 at 12.06.54 PM

Orinar en la piscina es algo que la gran mayoría de nosotros habremos hecho al menos un par de veces –sí, con un poco de sinceridad, por diversas circunstancias es muy probable que hayas adoptado este recurso en alguna ocasión. Sin embargo, a pesar de lo 'democrático' de esta medida, subjetiva y objetivamente parece confirmarse como un acto de mal gusto. Y es que independientemente de la etiqueta o las normas sociales, exponer discretamente a un grupo de personas a tu orina es algo difícil de celebrar desde cualquier perspectiva. Pero si las razones de diplomacia o consideración básica no te convencen, tal vez un argumento científico termine por disuadirte de no volverlo a hacer.  

Un reciente estudio, patrocinado por la National Swimming Pool Foundation, determinó que la mezcla de ácido úrico y cloro forma otras sustancias potencialmente peligrosas, entre ellas cloruro de nitrógeno (NCl3) y cloruro de cianógeno (CNCl) que luego se liberan en forma de gases. Su inhalación está asociada a problemas de pulmón. Además, el cloruro de cianógeno puede afectar el funcionamiento cardiaco y el sistema nervioso central.  

La primavera ya florece y pronto llegará el verano (en el hemisferio norte), una temporada en la que se antoja chapotear con tus seres queridos en la piscina y pasar un buen rato. Pero la próxima vez que la desidia o la picardía te inviten a orinarte dentro del agua, toma en cuenta que podrías enturbiar no sólo el agua, también la salud de aquellos que te rodean.