*

X

¿Qué tan adictiva es la marihuana y qué problemas de salud enfrentan los fumadores?

Por: pijamasurf - 08/09/2014

Consumir cannabis tiene efectos adversos sobre la salud si se desarrolla dependencia psicológica --sin embargo, parece que para desarrollar dependencia debes fumar hectáreas y hectáreas de esta demonizada planta...

marihuana_23

La respuesta breve a la pregunta del título es: la marihuana no es ni por mucho tan adictiva como el resto de las drogas legales (tabaco y alcohol) disponibles, es infinitamente menos adictiva que las ilegales (heroína, cocaína, etc.), y los problemas de salud de los stoners más pesados se presentan en la forma de irritaciones en la garganta y tos.

Sin embargo, hay que decir que la cannabis tiene el potencial de generar dependencia psicológica, lo cual puede interferir con las actividades diarias además de que, al construir tolerancia, los fumadores necesitan dosis más grandes de cannabis para procurarse los mismos efectos que antes.

El Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencia de E. U. produjo un estudio en 1999 sobre la dependencia a distintas sustancias, concluyendo que 32% de los fumadores de tabaco desarrolla dependencia, al igual que 23% de los usuarios de heroína, 17% de los usuarios de cocaína y 15% de los bebedores de alcohol. Sin embargo, sólo 9% de los usuarios de marihuana desarrolla dependencia física.

Pero el que una sustancia sea poco adictiva no quiere decir que sea inocua. En el estudio, sin embargo, se comparan los riesgos de consumir distintos tipos de drogas y se concluye que la marihuana tiene hasta 1/3 del potencial adictivo del tabaco, y que fumar un porro de marihuana al día durante siete años ni siquiera puede asociarse a efectos adversos en la función pulmonar.

El reporte completo puede consultarse aquí.

Es necesario mencionar también un estudio publicado en Nueva Zelanda en 2012, donde se afirma que, quienes comienzan a fumar cannabis en la adolescencia y continúan fumando en la adultez, pierden un promedio de ocho puntos de IQ para cuando llegan a los 38. Otro estudio en Canadá encontró la misma pérdida de IQ en usuarios adolescentes que fumaban al menos cinco porros a la semana.

Un equipo en Noruega afirmó que existen factores socioeconómicos que pudieron promover la pérdida de puntos de IQ; sin embargo, es un punto de partida común entre investigaciones que el consumo inmoderado de cannabis durante la adolescencia puede interferir con la formación de conexiones neuronales, además de asociarse a bajo desempeño académico.

Pero nadie está pidiendo que se permita que los adolescentes fumen cinco porros al día: ¿por qué una sociedad en la que hemos logrado limitar la publicidad de tabaco y alcohol, así como regular su venta para que los menores de 18 años (de 21 en otras jurisdicciones) no tengan acceso a ellos, sigue impidiendo que adultos responsables tengan acceso a una sustancia mucho más inofensiva que las drogas legales?

También en Pijama Surf:

Alcohol VS Marihuana: video demuestra cuál de las dos te vuelve más disfuncional

 ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando fumas marihuana y tomas alcohol al mismo tiempo?

7 formas en que el alcohol es más peligroso y dañino que la cannabis

Hipnóticas y caleidoscópicas fotos de mezquitas iraníes tomadas con gran angular

Por: pijamasurf - 08/09/2014

Mohammad Reza, un físico de tan sólo 23 años, decidió juntar sus pasiones por la arquitectura y la fotografía. Este es el impresionante resultado

Mohammad Reza es un estudiante iraní de física de tan sólo 23 años, que aprendió a tomar fotos jugando con su cámara. Su gusto por la arquitectura, la geometría y las matemáticas confluye en esta serie de fotografías que siguen un principio muy simple pero poderoso: abarcarlo todo con una mirada.

Utilizando lentes de gran angular, Mohammad logra un increíble efecto caleidoscópico al convertir cada edificio persa en un pequeño, pero inacabable, universo autocontenido. Las mezquitas, esos espacios construidos para albergar lo divino, parecen observadas por un dios que curva el espacio al intentar abarcar con la vista cada rincón, persiguiendo inútilmente ese último punto ciego que siempre se le escapa: él mismo.

La obsesión de la arquitectura persa por la exactitud adquiere nuevas dimensiones al ser vista desde este punto de vista no humano. La geometría humana y la geometría fractal de la naturaleza parecen confundirse en la delicada belleza de estas imágenes.