*

X
Percibir aquello que conecta los mundos y dotar a esa imagen de realidad, para luego tal vez usarla como un puente hacia los secretos de la psique
ivan-girard

Imagen: Ivan Girard

Dentro de la mitopoética nórdica encontramos al Bifröst, un puente arcoíris que une el mundo de los dioses (Asgard) y el mundo de los hombres (Midgard). La mayoría de las culturas tienen referencias a figuras que unen el cielo con la tierra (muchas veces árboles, torres o escaleras mágicas), estableciendo un delicado balance en la danza simbólica, pero el Bifröst es uno de los más poéticos y cuenta con ciertos avatares en la cultura moderna (el "más allá del arcoíris" del Mago de Oz o el mismo Rainbow Bridge del new age de José Argüelles).

La palabra bifröst significa alternativamente "arcoíris ardiente", "arcoíris vibrante" o "camino resplandeciente". Según el académico Andy Orchard, etimológicamente proviene de "bil" que significa "un momento", lo cual sugiere la naturaleza efímera de un arcoíris, lo cual conecta con el verbo "bifa" (brillar o temblar), de lo que  deduce: "el trémulo camino al cielo".

En las sagas nórdicas se dice que este puente será destruido el Día del Juicio Final, el Ragnarök, cuando Heimdallr hará sonar su funesto cuerno. Mark Dotson ve en este puente casi etéreo una metáfora de la metaxia platónica. La metaxia o metaxis es el espacio intermedio que hace participar a las cosas de este mundo con las formas originales del mundo de las ideas, que es también el mundo numinoso (luminoso de los dioses). Eros viaja en ese meta-espacio conectándonos con lo divino (el amor es lo que nos hace ver y aspirar a lo divino). Seres alados (como Hermes o Eros o los ángeles), flechas, puentes, árboles, escalas, nos vinculan con ese mundo invisible. Y también la imaginación, concebida como un órgano de percepción, el órgano de la metaxia por antonomasia, que nos hace sensibles a las imágenes y a los arquetipos con los cuales se ha construido esta realidad, una sombra de la luz eterna. El Bifröst conjuga todo esto.

Dotson ve en este flamante arcoíris una imagen del alma, que es el puente entre la materia y el espíritu. En la mitología nórdica se temía que Thor fuera a destruir el puente por su gran fuerza, por lo que este cruzaba las aguas sin usar el camino arcoíris. El balance entre el cielo y la tierra es sumamente delicado y se pronosticaba que infaliblemente esta conexión se rompería.

Podemos preguntarnos si este tipo de espacios numinosos intermedios son sólo metáforas y antiguas mitografías, o en realidad hay un hipervínculo secreto entre los dioses y los hombres. Quizás un puente que debemos de tejer cotidianamente, fortificando el alma, puesto que, como sugería John Keats, "este mundo es el valle de la fragua del alma". El puente arcoíris tal vez ya ha sido destruido por la brutal fuerza de lo sagrado (¿en respuesta a lo profano?) o tal vez nunca ha estado del todo tendido entre nuestro mundo y un mundo más sutil. Pero tal vez pueda ser extendido, al menos dentro del reino imaginal, de aquello que podemos llevar --como el oro debajo del arcoíris que apilaban los duendes-- de los sueños a nuestra existencia con plenitud y continuidad. Continuar por un sendero flamante que tiembla y se desvanece pero hacia el cual podemos porfiar y tal vez sostener. Asir una imagen para acercarnos a lo sagrado: hacer del arcoíris un arco de luz petrificada. Ya no esa tendencia moderna evanescente, sino solidificar lo etéreo, un arcoíris sólido, una imagen con cuerpo, una psique material (o animaterial) cuyo cuerpo se extiende por el mundo (es el mundo entero).

Twitter del autor: @alepholo

Las 36 preguntas que pueden hacer que dos personas se enamoren fast track

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/29/2014

Las 36 preguntas con las que el psicólogo Arthur Aron sostiene que se puede hacer que dos personas, quienes sean, se enamoren

Screen shot 2015-01-19 at 6.37.18 PM

Los psicólogos en ocasiones sienten que pueden manipular la mente de sus sujetos de estudio desde lo más básico --como pueden ser las respuestas conductuales pavlovianas-- hasta lo más sublime --como puede ser el enamoramiento (en su visión determinista, somos apenas más complejos que ovejas). Desde Platón a Hollywood, creemos que al enamorarnos hay algo tan especial que vemos la marca del destino y pensamos que la persona de la que nos enamoramos no podría ser otra. ¿Pero en realidad es así? 

Un famoso experimento realizado hace más de 20 años por Arthur Aron ha resurgido luego de que la escritora Mandy Len Catron fue su propia conejilla de indias y puso en práctica el cuestionario para intentar generar "el amor en el laboratorio" (más sobre el interesantísimo experimento de Mandy aquí). El experimento original había aclamado lograr hacer que dos extraños se enamoraran sólo contestando un íntimo cuestionario.

A continuación presentamos las erógenas preguntas de Arthur Aron. Si hay algo que las caracteriza es que colocan a la pareja de voluntarios en una situación de gran vulnerabilidad, de alguna manera desnudando su alma. De cierta forma, sugiere este cuestionario, el amor es simplemente ser tú mismo con alguien y acaso no juzgarlo, sólo estar, compañía al filo de la existencia. Quizás porque pasamos tanto tiempo protegiéndonos de lo que pueden pensar los demás, alimentado el ego y suponiendo que si nos mostramos como somos no seremos suficientemente buenos para aquellos que deseamos, cuando nos desarmamos algo casi mágico ocurre. El cuestionario busca revelar el ser, lo más profundo, por eso incluye preguntas relacionadas con la muerte (la otra cara del amor). Claro que el cuestionario, para funcionar, suponemos, necesita de que los voluntarios contesten con sinceridad --de otra forma es muy posible que este proceso de enamoramiento fuera frenado (una persona sensible se daría cuenta de la farsa) o se crearía un extraño artificio.

 

Set I 

1. Si pudieras elegir a cualquier persona en el mundo… ¿A quién invitarías a cenar?

2. ¿Te gustaría ser famoso? ¿De qué forma?

3. Antes de hacer una llamada de teléfono, ¿ensayas lo que vas a decir? ¿Por qué?

4. Para ti, ¿cómo sería un día perfecto?

5. ¿Cuándo fue la última vez que cantaste para ti mismo? ¿Y para alguien más?

6. Si pudieras vivir hasta los 90 años y tener o el cuerpo de alguien de 30 años o la mente de alguien de 30 años durante los últimos 60 años de vida, ¿cuál de los dos elegirías?

7. ¿Tienes una corazonada sobre cómo vas a morir?

8. Di tres cosas que creas que tienes en común con tu interlocutor.

9. ¿Por qué aspecto de tu vida te sientes más agradecido?

10. Si pudieras cambiar algo de la forma en la que te educaron, ¿qué sería?

11. Cuéntale la historia de tu vida con todo el detalle posible en cuatro minutos a tu interlocutor.

12.  Si mañana te pudieras levantar disfrutando de una habilidad nueva, ¿cuál sería? 

Set II

13. Si una bola de cristal te pudiera decir la verdad sobre ti mismo, tu vida, tu futuro, o cualquier otra cosa ¿qué es lo que le preguntarías? 

14. ¿Hay algo que hayas deseado hacer desde hace mucho tiempo? ¿Por qué no lo has hecho ya?

15. ¿Cuál es el mayor logro que has conseguido en tu vida?

16. ¿Qué es lo que más valoras en la amistad?

17. ¿Cuál es tu recuerdo más valioso?

18. ¿Cuál es tu recuerdo más doloroso? 

19. Si supieras que en 1 año vas a morir de manera repentina, ¿de qué forma cambiaría la vida que llevas ahora? ¿Por qué?

20. ¿Qué significa la amistad para ti?

21. ¿Qué importancia tiene el amor y el afecto en tu vida?

22. Comparte alguna característica que consideres positiva de tu interlocutor. Háganlo cinco veces cada uno.

23. ¿Qué tan cercana y cariñosa es tu familia? ¿Crees que tu infancia fue más feliz que la de los demás?

24. ¿Cómo te sientes respecto a la relación que te une a tu madre?

Set III

25. Haz cuatro frases verdaderas con la palabra "nosotros". Por ejemplo, “Nosotros nos dos estamos en esta habitación sintiendo…”.

26. Completa esta frase: “Ojalá tuviera alguien con quien compartir...".

27. Si te vas a convertir en un amigo cercano a tu interlocutor, por favor, comparte con él o con ella qué sería importante que supiera.

28. Dile a tu interlocutor qué es lo que más te ha gustado de él o ella. Sé muy honesto, no digas las típicas cosas que dirías a alguien a quien acabas de conocer.

29. Comparte con tu interlocutor un momento que te causara gran vergüenza. 

30. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de alguien? ¿Y tú solo?

31. Cuéntale a tu interlocutor algo que te guste de ustedes dos. 

32. ¿Hay algo que te parezca demasiado serio de lo que reírse o hacer bromas? 

33. Si fueras a morir esta tarde sin posibilidad de decírselo a nadie, ¿qué te arrepentirías de no haber dicho en vida a alguien en concreto? ¿Por qué no se lo has dicho hasta ahora? 

34. Tu casa se incendia. Después de de salvar a tus seres queridos y a tus mascotas, tienes tiempo de salvar un solo objeto. ¿Cuál salvarías? ¿Por qué? 

35. De todas las personas que forman tu familia, ¿qué muerte te parecería más dolorosa? ¿Por qué?

36. Comparte un problema personal y pídele a tu interlocutor que te cuente cómo habría actuado él o ella para solucionar esa situación.  También, pregúntale cómo cree que te sientes respecto al problema que has contado.