*

X

¿Cuántas estrellas han muerto para que tú puedas vivir? (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/30/2014

De las explosiones de varias generaciones de supernovas se ha conformado la materia orgánica que hace tu cuerpo, como si las estrellas se ofrecieran en el altar de la noche cósmica para que nosotros pudiéramos luego reflexionar y conocerlas
Screen shot 2014-12-30 at 12.05.51 PM

Ilustración de Kellie Jaeger: astropolvo de elementos químicos que la evolución ha cocinado para componer organismos complejos

Es necesario decir y observar de diferentes formas para verdaderamente asimilar una de las nociones más fascinantes de nuestra existencia: nuestra pertenencia molecular a la fábrica del universo. Esto es, hacer un zoom y un viaje panorámico al polvo de estrellas que somos.

Lo que los científicos quieren decir cuando citan la frase acuñada por Carl Sagan es que los elementos que forman nuestro cuerpo y toda la vida en la Tierra se formaron originalmente en los núcleos de estrellas, donde se funden elementos más ligeros como el hidrógeno y el hielo para crear elementos más pesados como el nitrógeno en nuetsro ADN, el calcio en nuestros huesos, el carbón e incluso el oro.

Para que este proceso generativo ocurra muchas estrellas tienen que acumular estos elementos, evolucionar y morir. En este video Fraser Cain, del popular sitio Universe Today, explica que la materia que nos rodea mayormente fue creada durante el Big Bang o durante la explosión de supernovas, a través de la cual se esparce la materia a nebulosas circundantes. Nuestro  sistema solar se formó dentró de una nebulosa de hidrógeno enriquecida con elementos de varias supernovas. Así que la mayorías de las cosas que vemos se hicieron en el horno de una supernova.

Astrónomos creen que por lo menos tres generaciones de supernovas debieron pasar para que se formaran los elementos pesados que nos forman. Miles de millones de estrellas que han estallado en la profundidad del espacio, luminosos sacrificios, para que tú puedas vivir y reflexionar sobre esta luz distante. ¿Es posible tener un atisbo de interocepción, una antigua memoria astral en las células?

 

La telepatía como método de sanación (o programación masiva)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/30/2014

La ciencia empieza a descubrir diferentes aplicaciones para la telepatía electrónica; algunas de ellas podrían usar la transmisión de señales directamente al cerebro para sanar o controlar la mente

telap

Recientemente, un grupo de investigadores logró transmitir una serie de señales de un cerebro a otro usando una conexión a internet y unos aparatos de estimulación transcraneal. Los sujetos estaban a 1.5km de distancia pero sus cerebros interactuaron directamente: uno de ellos, el emisor, controlando los movimientos de la mano del otro sujeto, el receptor. Este experimento es considerado por la ciencia establecida la primera transmisión directa de cerebro a cerebro (aunque ciertamente, existe evidencia para argumentar que la telepatía ocurre entre humanos sin la necesidad de una interfaz tecnológica).

Uno de los científicos que realizaron el estudio, Andrea Stocco, señaló: "Creemos que sería valioso explorar la idea de que puedes ayudar al proceso de recuperación literalmente transmitiendo las ondas cerebrales de un cerebro sano a un cerebro que ha sido dañado". Esto es lo más fascinante del estudio, la posibilidad de sanar, transformar o entrenar cerebros transmitiendo directamente los estados mentales de otros cerebros, o incluso estados mentales diseñados en el laboratorio. Sabiendo que el cerebro humano tiene una enorme neuroplasticidad, el potencial de cambio y amoldamiento es enorme. Se abre la puerta de una terapia telepática para tratar enfermedades mentales, pero también, en la conexión entre el cerebro y otras partes del cuerpo, como es el llamado "axis-cerebro-intestino", efectuar cambios en el funcionamiento de distintos órganos y asistir la recuperación de todo tipo de procesos inflamatorios. Para esto, sin embargo, antes se debe experimentar con la capacidad de ciertos estados cerebrales o "neurofirmas", medidas en ondas cerebrales, para detonar la producción de neurotransmisores y hormonas para luego formar un mapa neural que pueda ser transducido al territorio de la comunicación molecular.

La telepatía ya ha sido anteriormente vislumbrada como un instrumento para efectuar cambios sociales. El filósofo utopista Sri Aurobindo sugirió la posibilidad de utilizar una "empatía a distancia" para que las personas pudieran interiorizar ciertos valores considerados positivos por la sociedad, de tal forma que no fuera necesaria la constricción externa o el uso de la fuerza para implementar la ley. Tristan Gulliford escribe sobre la visión de una aldea global telepática:

Puedo imaginarme un mundo en el que se enseña y estimula a los niños desde el nacimiento para que desarrollen sus capacidades psíquicas en términos de telepatía, sueños, etc. Si estos programas educativos fueran exitosos una base común de pensamiento podría lograrse, tal vez como el concepto de Aurobindo de la Supermente directamente manifiesta y utilizarse como el principal método de comunicación. La escritura y los textos se convertirían en secundarios ante la experiencia directa de la transmisión telepática. Dentro de esta  superestructura mental, la verdadera democracia, el autogobierno, etc., fácilmente podrían desarrollarse.

Antes de sonar las campanas astrales de la utopía, hay que proceder con cierta cautela. Si bien no es del todo implausible considerar que se podría lograr una red telepática global ya sea a través del entrenamiento --algo que el científico mexicano Jacobo Grinberg empezó a intentar con niños en el Estado de México-- o a través de una interfaz electrónica, una especie de internet transhumano, esto no garantiza en ninguna medida que vayan a fluir las olas rosas del amor y la armonía.

De alguna forma los medios de comunicación son ya un prototipo de transmisión telepática global, y ese experimento no necesariamente ha sido un éxito para llevar al fuero interno mensajes de empatía o para incrementar la conciencia de los ciudadanos. La utopía fácilmente deviene distopía.

En su vision paranoica de la historia, William Burroughs escribió sobre un supuesto sistema de control mental telepático empleado por los sacerdotes mayas:

El aparato de bicontrol es un prototipo de un control telepático unidireccional. El sujeto puede hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otro procesamiento sin tener que instalar un aparato. Al final, los Emisores usarán la transmisión telepática de forma exclusiva. ¿Alguna vez se percataron de los códices mayas? Yo los veo así: los sacerdotes o el 1% de la población usaron transmisiones telepáticas para instruir a los trabajadores qué sentir y cuándo...

¿Usaremos la telepatía electrónica en un futuro para programar a los individuos a conformarse a las normas de una sociedad totalitaria o elitista, o llenaremos el éter de empatía y de gnosis?