*

X

¿Quieres beber pero no emborracharte? Tal vez este experimento te interese (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Experimento realizado en la Universidad de Sydney revela la singular reacción que una buena dosis de oxitocina puede provocar frente al alcohol

tumblr_nlldtt5dsG1ts981lo1_500

Beber alcohol es una práctica antiquísima y popular, y aun así hasta ahora se encuentran miles o millones de personas que se lamentan por sus efectos inmediatos. Hay a quienes les gusta beber pero quisieran ahorrarse algunos de sus efectos: el mareo, las náuseas, quizá incluso la desinhibición y la pérdida de control. Y aunque hasta el momento eso no es totalmente posible (por más que haya estrategias para retrasar la llegada de la embriaguez), un experimento realizado hace poco en la Universidad de Sydney parece promisorio al respecto.

Según informa Michael Slezak en New Scientist, investigadores de dicha institución que estudian los efectos de la oxitocina en ratas realizaron una prueba para saber qué sucedía cuando esta hormona interactuaba con el alcohol. Como sabemos, la oxitocina es un químico corporal clave en nuestra interacción con el mundo, pues está presente en buena parte de las reacciones asociadas con la interacción social (de ahí el peculiar sobrenombre: “la hormona del amor”).

En el experimento, los científicos administraron en un par de ocasiones oxitocina a ratas; en la segunda prueba, directamente a su cerebro, en una cantidad de casi 150 mil veces más el nivel normal de la hormona en el cuerpo de una rata. Después de esto, los roedores fueron “emborrachados” con el equivalente a botella y media de vino en escala humana. La última fase del experimento consistió en medir las capacidades motrices de las ratas y su tiempo de reacción ante ciertos estímulos. Sorpresivamente, la oxitocina nulificó los efectos del alcohol en las ratas que debieron haber estado embriagadas y que gracias a dicha hormona se comportaron normalmente, como si no hubieran “bebido”.

Sin embargo, tal parece que la oxitocina tampoco es una panacea, pues cuando las ratas recibieron el equivalente a una botella de vodka, entonces sí el alcohol las noqueó. Esto se explica porque llega un punto en que la cantidad de alcohol es tanta que la oxitocina no puede impedir que alcance los receptores GABA del cerebro e interfiera con la sinapsis.

Si bien este experimento podría encontrar utilidad recreativa, los investigadores piensan más bien que sus resultados podrían aplicarse en tratamientos de desórdenes por alcohol, como la tolerancia que se desarrolla cuando beber se vuelve habitual (y entonces cada vez se necesita más cantidad para conseguir el mismo efecto) y el alcoholismo hacia el cual esto deriva.

Cómo los lobos ayudaron a evolucionar al Homo sapiens

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Si el Homo sapiens no hubiera domesticado a algunos cachorros de lobo, nuestra evolución como especie hubiera sido muy distinta

wolves and mamoths

En la historia de nuestra evolución como especie hay algunos acontecimientos capitales que, en cierta forma, determinaron nuestra separación respecto del mundo. La agricultura y el descubrimiento del fuego son quizá los que mejor reflejan esa posibilidad de manipulación de los recursos exteriores a nuestro favor que nos distingue de otras especies. Otro de estos acontecimientos importantes es la domesticación de los lobos y su posterior evolución en perros.

Recientemente, Pat Shipman dio a conocer una hipótesis que otorga todavía más valor a este hecho. De acuerdo con la antropóloga de origen estadounidense, la alianza entre lobos y Homo sapiens fue un factor decisivo en la extinción del Homo neanderthalensis, la especie humana que por siglos habitó Europa hasta que desapareció sin que hasta la fecha se conozca la razón definitiva: algunas investigaciones relacionan la extinción con el cambio climático, y la otra hipótesis que goza de aceptación responsabiliza al Homo sapiens (venido de África) del exterminio de los neandertales.

Shipman parte de esta última premisa y a la mejor tecnología y capacidades del Homo sapiens añade la domesticación del lobo ocurrida poco después de la llegada de este a Europa. A diferencia de los neandertales, los Homo sapiens formaron una alianza estratégica con los lobos para cazar: los animales rastreaban y acosaban a la presa y los Homo sapiens se encargaban de matarla. Al final, cada uno recibía su parte correspondiente por el trabajo realizado y por los beneficios obtenidos: los Homo sapiens, por ahorrarse la fatigosa tarea de perseguir a un animal ante el cual físicamente se encontraban en desventaja; los lobos, por no arriesgar su vida con animales de mayor tamaño (mamuts, alces, etc.) o ante otros predadores.

“Seres humanos y perros de cacería eran, y todavía lo son, una combinación letal”, dijo Shipman, de ahí que desde que se formó, dicha alianza se haya colocado en la punta de la cadena alimenticia, incluso por encima de otros carnívoros como los leones y las hienas, que por entonces también habitaban algunas zonas de Europa. En cuanto a los neandertales, que cazaban a los mismos animales pero con sus propios recursos, poco a poco fueron desplazados y superados por los Homo sapiens.

Una de las pocas objeciones que ha recibido esta hipótesis es que, para funcionar, la domesticación de los lobos tendría que ser más antigua de lo que se cree hasta ahora. Muchos creen que esta ocurrió hace 10 mil años (a la par del desarrollo de la agricultura), otros extienden la antigüedad a 15 mil años, pero Shipman retrocede 33 mil años y a partir de un descubrimiento reciente realizado en Siberia y Bélgica (fósiles de lobos que muestran ya señales de domesticación, como las mandíbulas más anchas), propone esta posibilidad.