*

X
Francia aprueba una encomiable ley que obliga a los grandes negocios de ventas de alimentos a donar los productos alimenticios que no venden

1be0e8c8-e8c2-455e-a289-2d13523c4a89-540x324

En una medida que ha sido celebrada como una prueba de inteligencia y conciencia, los supermercados franceses no podrán tirar la comida excedente y deberán organizarse para donarla a caridades o para que sea utilizada para alimentar a animales. La Asamblea Nacional Francesa votó, de manera unánime, esta ley en contra del desperdicio de alimentos que caracteriza a las grandes corporaciones de venta de alimentos. Legisladores franceses remarcaron que esta ley es urgente, ya que existe una enorme y poco congruente brecha entre estos supermercados que ganan millones de euros y desperdician enormes cantidades de alimento y las personas que están desesperadamente hambrientas.

Los supermercados con una huella de más de 400 metros cuadrados deberán firmar contratos con organizaciones caritativas antes de julio del año que entra, o enfrentar fuertes penalizaciones. 

En los últimos años, cuenta The Guardian, la prensa francesa ha mostrado cómo familias pobres e indigentes logran sobrevivir tomando alimentos de la "basura" que generan estos supermercados. Pese a esto, muchas tiendas colocan blanqueador en los alimentos que tiran para evitar problemas de demandas por envenenamiento. 

Se calcula que, en Francia, la persona promedio tira alrededor de 20 a 30kg de comida al año; de estos, 7kg permanecen en sus paquetes.

La medida irá acompañada de un programa educativo sobre el desperdicio de alimentos en escuelas y negocios. Sería interesante que se implemente algún programa para que los ciudadanos también tengan los mecanismos y las motivaciones para no desperdiciar alimentos, más allá del reciclaje de basura. Evidentemente, el ejemplo francés merece ser replicado en otras partes del mundo.

 

La magia perceptual de los pulpos: tienen neuronas en los tentáculos y pueden ver la luz con la piel

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2015

La magia de los pulpos sigue sorprendiendo: descubren que su cuerpo entero es un ojo y absorben la luz para transfigurarse en sus fantásticas mimesis protectoras

na_img_octopus_legend

Los pulpos son como los magos del mar: los científicos les siguen descubriendo increíbles facultades de prestidigitación y extraña inteligencia invertebrada. Hace un par de años el doctor Peter Godfrey-Smith de Harvard descubrió que los cefalopodos tienen una mente distribuida en su cuerpo, con más de de la mitad de sus 500 millones de neuronas en los brazos. Es necesario recordar que el pulpo --y en general los cefalópodos-- es un animal capaz de resolver problemas complejos y usar herramientas, lo cual lo coloca entre la élite de animales inteligentes, junto a los delfines, los elefantes, los cuervos y los monos.

Su capacidad para camuflarse es realmente asombrosa, como puede apreciarse en este video. Por si fuera poco, estos maestro del ilusionismo también tienen una inusitada capacidad para percibir la luz con su piel. Según Carl Zimmer en The New York Times,"estos animales, de hecho, han evolucionado un ojo en todo su cuerpo". Sí, por más extraño que parezca eso, el pulpo es todo él un ojo. Lo cual nos recuerda la frase de Terence McKenna que decía que "el pulpo viste su mente", sugiriendo que en el pulpo la mente estaba en todas partes, algo que no parece lejano si consideramos la cantidad de neuronas que tiene en sus tentáculos y su capacidad de percibir la luz mediante la piel (después de todo, el ojo es parte del sistema nervioso).

Nos dice Zimmer que, cuando la luz entra en el ojo de un cefalópodo, su retina choca contra una molécula llamada opsina. Estas moléculas emiten una señal eléctrica que va del ojo al cerebro. El ser humano también produce algo similar, pero lo que es inédito es que el pulpo produce esta molécula también en su piel, por lo que es posible que estos moluscos geniales puedan percibir la luz tanto con su piel como con sus ojos. Este talento único, al parecer, es utilizado por los pulpos para mimetizarse con su entorno: pueden ver a sus espaldas y diseñar su traje del momento sin tener que voltear. "Cuando sus músculos se contraen, estiran sus cromatóforos, permitiéndoles absorber más luz y dándoles más colores. Los cefalópodos tiene más de 96 mil células cromatóforas por pulgada cuadrada de piel, las cuales utilizan como una especie de pantalla de video de alta definición", dice Zimmer.

Hace más de 20 años Terence McKenna, embelesado por el pulpo, había dicho, con cierta preclaridad:

Creo que la imagen totémica del futuro es el pulpo. Eso es porque los calamares y los pulpos han perfeccionado una forma de comunicación que es tanto psicodélica como telepática; un modelo para la comunicación humana del futuro. En otras palabras podríamos crear una sintaxis visual que sería el equivalente humano a la danza de luz, textura y posicionamiento que constituyen la gramática de los calamares y los pulpos.