*

X

Orgasmos frecuentes pueden evitar cáncer de próstata, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2015

Una investigación de la Universidad de Harvard demostró que la eyaculación frecuente es un hábito efectivo para prevenir el cáncer de próstata

eyEn los últimos años el cáncer de próstata ha ganado relevancia como padecimiento que afecta a los hombres en la edad madura o hacia los años finales de la vida, razón por la cual también se han multiplicado los estudios científicos al respecto, con el propósito de encontrar formas de cura y prevención.

En este sentido, hace poco se publicaron los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, quienes encontraron que el riesgo de desarrollar dicho tipo de cáncer se reduce notablemente según la frecuencia de eyaculación del hombre.

La investigación se llevó a cabo con información recabada durante 18 años con casi 32 mil hombres, de los cuales poco más de un 10% fue diagnosticado con cáncer de próstata durante este período. Al analizar sus hábitos, los médicos observaron que aquellos que eyaculaban con mayor frecuencia tuvieron menos probabilidad de desarrollar la enfermedad en comparación con quienes lo hicieron menos. Factores ambientales como la dieta y el estilo de vida también fueron tomados en cuenta, pero la ocurrencia de la eyaculación fue una de las circunstancias que más llamó la atención de los científicos.

Según estas conclusiones, el número mínimo de veces que un hombre debe eyacular al mes como medida preventiva contra el cáncer de próstata es 21.

También en Pijama Surf: Una “guía definitiva” verdaderamente útil: ¿cómo prevenir el cáncer con hábitos cotidianos?

Científicos encuentran "eslabón perdido" que conecta el sistema inmune con el cerebro

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2015

Increíblemente, se observan por primera vez vasos sanguíneos desconocidos que conectan al sistema inmune con el cerebro humano

 

missinglinkf

 

Si bien sabíamos que existe un mecanismo de afectación entre el cerebro y el sistema inmune, por décadas se ha enseñado anatomía sin precisar cómo es que esto ocurre. Una importante investigación realizada por la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia ha encontrado el eslabón perdido para establecer esta conexión. Los investigadores hallaron vasos sanguíneos que, asombrosamente, no habían sido detectados en el mapeo del sistema linfático. El descubrimiento puede tener numerosas aplicaciones para tratar enfermedades neurológicas como el Alzheimer, el autismo o la esclerosis múltiple, todas las cuales tienen un fuerte componente de inflamación que las vincula con el sistema inmune. 

El hallazgo muestra que "el cerebro es un tejido que está conectado al sistema inmune periférico como todos los órganos a través de los vasos linfáticos meníngeos", dijo el profesor Jonathan Kipnis. Esto permite modificar la forma en la que se percibe la interacción neuroinmune y abre las puertas para una nueva mecánica en el tratamiento. Un ejemplo de esto es el Alzheimer, enfermedad en la que se acumulan trozos de proteína en el cerebro que, Kipnis cree, no son eliminados apropiadamente por estos vasos linfáticos.

Estos vasos sanguíneos estuvieron ocultos hasta el desarrollo de un nuevo método de observación. "Pudimos localizar los vasos después de que Louveau desarrollara un método para montar meninges de un ratón --las membranas que recubren el cerebro-- en una sola imagen de modo que pudieran ser examinadas en su conjunto", explica Kipnis.

Esta conexión entre el sistema inmune y el cerebro debe sumarse a otros estudios que muestran una afectación bidireccional en la que el cerebro afecta también y es capaz de producir un mal funcionamiento del sistema inmune y, por ende, de diferentes partes del cuerpo. Según el doctor Steve Cole, de UCLA, experiencias negativas como un diagnóstico de cáncer, la depresión, el estrés, el trauma o el bajo estatus socioeconómico pueden afectar el perfil inmunológico de una persona, mientras que “las experiencias de felicidad y la percepción de esas experiencias en nuestro cuerpo” también producen cambios en nuestros mecanismos biológicos, en sentido opuesto. Cole cree que las experiencias positivas son capaces de “remodelar nuestra composición celular”. Esta conexión mente-sistema inmune se extiende también al ambiente: “La vieja forma de pensar era que nuestros cuerpos eran entidades biológicas estables, fundamentalmente separadas del mundo externo. La nueva forma de pensar es que hay mucha más permeabilidad y fluidez… nuestro cuerpo es literalmente producto del ambiente”.

Más sobre la fascinante conexión entre el sistema inmune, el medio ambiente, la mente y las enfermedades