*

X

Orgasmos frecuentes pueden evitar cáncer de próstata, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2015

Una investigación de la Universidad de Harvard demostró que la eyaculación frecuente es un hábito efectivo para prevenir el cáncer de próstata

eyEn los últimos años el cáncer de próstata ha ganado relevancia como padecimiento que afecta a los hombres en la edad madura o hacia los años finales de la vida, razón por la cual también se han multiplicado los estudios científicos al respecto, con el propósito de encontrar formas de cura y prevención.

En este sentido, hace poco se publicaron los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, quienes encontraron que el riesgo de desarrollar dicho tipo de cáncer se reduce notablemente según la frecuencia de eyaculación del hombre.

La investigación se llevó a cabo con información recabada durante 18 años con casi 32 mil hombres, de los cuales poco más de un 10% fue diagnosticado con cáncer de próstata durante este período. Al analizar sus hábitos, los médicos observaron que aquellos que eyaculaban con mayor frecuencia tuvieron menos probabilidad de desarrollar la enfermedad en comparación con quienes lo hicieron menos. Factores ambientales como la dieta y el estilo de vida también fueron tomados en cuenta, pero la ocurrencia de la eyaculación fue una de las circunstancias que más llamó la atención de los científicos.

Según estas conclusiones, el número mínimo de veces que un hombre debe eyacular al mes como medida preventiva contra el cáncer de próstata es 21.

También en Pijama Surf: Una “guía definitiva” verdaderamente útil: ¿cómo prevenir el cáncer con hábitos cotidianos?

Aprueban "Viagra femenino" pese a preocupación por efectos secundarios

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2015

Algunos creen que ya era hora de que las mujeres tuvieran acceso a un medicamento para aumentar su deseo sexual; otros consideran que existen riegos que no están siendo tomados en cuenta

pinkpill

Pronto podremos cotejar la famosa "pastilla azul" con la "pastilla rosa". La FDA, el organismo que regula medicamentos en Estados Unidos, anunció la aprobación del flibanserin, un fármaco que aumenta la libido de las mujeres. Esta misma sustancia había sido rechazada en dos ocasiones anteriores, aparentemente debido a sus efectos secundarios. En una nueva votación obtuvo 18 votos a favor y 6 en contra, avanzando definitivamente la moción de que el medicamento pueda ser recetado a mujeres próximamente. 

La aprobación de este fármaco es en buena medida el resultado de una fuerte campaña liderada por el grupo Even the Score, que argumentó a favor de la igualdad y la capacidad de las mujeres de decidir si el tratamiento con flibanserin vale la pena. Miembros de este grupo señalan que esta sustancia es importante ya que tiene la capacidad de salvar matrimonios y permitir que algunas mujeres logren superar ansiedad, depresión y otros malestares relacionados a la falta de deseo sexual.

A la par de este campaña la farmacéutica Sprout, que fabrica el medicamento, ha montado también una campaña de lobby y relaciones públicas en la que ha gastado millones de dólares.

El tema aquí parece dividirse entre aquellos que están preocupados por la aprobación de este medicamento, ya que el deseo sexual femenino es más complejo y el medicamento afecta la química cerebral para poder ser efectivo, y entre la facción que señala que la aprobación llega tarde y muestra un claro sesgo patriarcal en los organismos reguladores. 

Los resultados del flibanserin en pruebas clínicas son prometedores, pero mucho más modestos que los que se obtienen con el Viagra. Por otro lado, se cree que la combinación de esta sustancia con el alcohol podría ser peligrosa.

A la par, algunas personas opinan que el medicamento fue rechazado en ocasiones anteriores no tanto por sus efectos secundarios sino por una moral conservadora, temerosa del exceso sexual femenino, una especie de miedo a la ninfomanía. Este artículo en la revista Pacific Standard cree ver en esto un atavismo patriarcal, remanente de ese mismo instinto que prohibió la poligamia y se pregunta: "¿cuánto tiempo seguiremos temiendo a las vaginas?". Según el periodista Tom Jacobs, la promiscuidad femenina genera miedo de "tener que criar al hijo de otro hombre".