*

X

¿Cómo es el sexo en el espacio exterior? Especialistas responden esta y otras preguntas

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

¿En verdad puedes imaginarte lo que es tener sexo sin límites de gravedad?
Photo: Pinterest

Photo: Pinterest

Todo es misterio para los que no hemos estado en el espacio, sin embargo, existen respuestas que parecen obvias. ¿Los astronautas tienen sexo en el espacio? ¿Se masturban? Lo más lógico es pensar que sí, debido a que hablamos de  acciones totalmente normales.

¿Cómo es el sexo en la microgravedad? En pocas palabras, sería raro, estar empujándose uno al otro para salir disparados, en medio de burbujas de sudor y secreciones. Sin duda sería también algo complejo y difícil, juntar dos cuerpos que se están repeliendo constantemente y que se supone buscan estar unidos. Imaginemos dos patinadores de hielo que intentan tocarse y a la vez que lo hacen se repelen por la falta de fricción, esa sería una de las cosas que pasaría al intentar tener sexo en el espacio, donde la unión entre los cuerpos y el empuje de uno con otro es indispensable. No hay ningún lugar de dónde sostenerse. 

¡Qué pasa con el sudor y otros fluidos! El sudor que expelemos quedaría flotando como burbujas de aire ingrávido. Suena interesante pero podría resultar un desastre, y lo mismo pasaría con el resto de los fluidos que tienen que moverse del lugar donde fueron secretados.

¿Qué pasa con la erección en el espacio? De hecho el nivel de testosterona se reduce, lo cual trae sus complicaciones, además la presión de la sangre también se alenta ya que en el espacio la sangre se acumula en las articulaciones, lo que hace que el corazón realice un esfuerzo mayor para mandar sangre al cerebro.

Pornhub lanzó una campaña en IndieGoGo con la intención de financiar la primera película jamás filmada a 68 millas de distancia de la Tierra. Tristemente, los recaudadores han juntado tan sólo 10% del estimando de 3.4 millones de dólares que se necesitan para rodarla.

Los copresentadores de HuffPost Love+Sex, Carina Kolodny y Noah Michelson, hablan acerca de ello y se preguntan sobre los mecanismos y complejidades de tener sexo mientras se orbita la Tierra. 

Para contestar esta y otras preguntas más, Kolodny y Michelson hablaron con especialistas, el doctor John Mills, encargado del Departamento de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad Anderson, la doctora Anja Geitmann, biólogo celular, presidente de la Microscopical Society of Canadá y la autora de best sellers Mary Roach.

Lo más divertido sería volar y sentir el éxtasis flotando en el espacio, donde no hay ninguna presión sobre el cuerpo.

No sabemos si algún astronauta haya arriesgado su carrera por meterse en una situación de este tipo. De lo que sí podríamos estar seguros es que al final simplemente flotas de placer en el espacio ingrávido, entre gotas de sudor ingrávidas (lo que sea que esto signifique). 

Investigación revela que despertar tarde aumenta nuestro rendimiento

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

Científicos afirman que, para un adolescente, una alarma sonando a las 7am es el equivalente a una alarma sonando a las 4:30am para un profesor de 50 años

despertador

Muchos de nosotros vivimos privados de sueño, pero ¿qué pasaría si pudiéramos arreglarlo con una solución bastante simple como levantarse tarde? Esta semana, en un discurso en el British Science Festival, el doctor Paul Kelley, socio e investigador clínico en el Sleep and Circadian Neuroscience Institute de la Universidad de Oxford, hizo un llamado a las escuelas para modificar sus tiempos de inicio de actividades para trabajar con el ritmo biológico natural de los estudiantes. Esto ayudaría a mejorar  el desempeño cognitivo, los resultados de los exámenes y la salud de los estudiantes (la privación del sueño ha sido relacionada con diabetes, depresión, obesidad y  alteraciones al sistema inmunológico).

De ello se desprende un documento, publicado el año pasado, en el que Kelley señala que cuando los niños están alrededor de los 10 años su alarma biológica está programada aproximadamente a las 6.30am, en jóvenes de 16 años esta alarma se eleva a las 8am, y en jóvenes de 18 años la alarma biológica está programada a las 9am. La hora de inicio de la escuela convencional funciona para niños de 10 años de edad, pero no en jóvenes de 16 ni 18 años.

Para los adolescentes mayores puede ser mejor comenzar la jornada escolar a las 11 horas o incluso más tarde. Kelley y sus colegas señalan que: "Una alarma sonando a las 7am para un adolescente mayor es el equivalente a una alarma a las 4:30am que suena para un profesor de 50 años". Kelley afirma que no es tan simple como sólo persuadir a los adolescentes de ir a la cama temprano.

"El ritmo natural del cuerpo es controlado por un determinado tipo de luz", dice Kelley. "El ojo no sólo contiene conos y bastones: contiene células que luego informan al SNC [núcleos supraquiasmático], en el hipotálamo", esta parte del cerebro es la que controla nuestros ritmos circadianos en un ciclo de 24 horas.

Pero no sólo son los estudiantes quienes se beneficiarían de un inicio de actividades más tarde. Kelley dice que el día laboral debería ser más permisible con nuestros ritmos naturales. Describiendo el promedio de pérdida de sueño por noche con diferentes grupos, el investigador opina:

Entre los 14 y los 24 son más de 2 horas de pérdida de sueño. Para personas de edades entre 24, 30 o 35 años, es cerca de 1 hora y media de pérdida de sueño. Eso puede continuar hasta que tengamos 55 años, cuando está en equilibrio otra vez. A los 10 y a los 55 años las personas duermen y despiertan naturalmente al mismo tiempo.

Esto puede explicar por qué el tradicional horario de 9 a 5 es tan habitual; es mantenido por los jefes, muchos de ellos arriba o en los 50’s, porque "es mejor para ellos". ¿Entonces los espacios de trabajo deberían tener tiempos de inicio inestables también? ¿Deberían  aquellos que estén arriba y en sus 50s llegar a las 8am, mientras que los que están en los 30’s a las 10 am, y los adolescentes y aprendices ser animados a llegar a las 11am?

Kelley dice que sincronizar el tiempo podría tener muchas consecuencias positivas. El lado positivo de esto es que el desempeño de las personas, el ánimo y la salud mejorarían. Es muy positivo porque es una solución que haría que la gente se enfermara menos y fuera más feliz y mejor en lo que hace.

“Probablemente habría menos accidentes ya que los conductores estarían más alertas”, dice Kelley.