*

X

¿Cómo es el sexo en el espacio exterior? Especialistas responden esta y otras preguntas

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

¿En verdad puedes imaginarte lo que es tener sexo sin límites de gravedad?
Photo: Pinterest

Photo: Pinterest

Todo es misterio para los que no hemos estado en el espacio, sin embargo, existen respuestas que parecen obvias. ¿Los astronautas tienen sexo en el espacio? ¿Se masturban? Lo más lógico es pensar que sí, debido a que hablamos de  acciones totalmente normales.

¿Cómo es el sexo en la microgravedad? En pocas palabras, sería raro, estar empujándose uno al otro para salir disparados, en medio de burbujas de sudor y secreciones. Sin duda sería también algo complejo y difícil, juntar dos cuerpos que se están repeliendo constantemente y que se supone buscan estar unidos. Imaginemos dos patinadores de hielo que intentan tocarse y a la vez que lo hacen se repelen por la falta de fricción, esa sería una de las cosas que pasaría al intentar tener sexo en el espacio, donde la unión entre los cuerpos y el empuje de uno con otro es indispensable. No hay ningún lugar de dónde sostenerse. 

¡Qué pasa con el sudor y otros fluidos! El sudor que expelemos quedaría flotando como burbujas de aire ingrávido. Suena interesante pero podría resultar un desastre, y lo mismo pasaría con el resto de los fluidos que tienen que moverse del lugar donde fueron secretados.

¿Qué pasa con la erección en el espacio? De hecho el nivel de testosterona se reduce, lo cual trae sus complicaciones, además la presión de la sangre también se alenta ya que en el espacio la sangre se acumula en las articulaciones, lo que hace que el corazón realice un esfuerzo mayor para mandar sangre al cerebro.

Pornhub lanzó una campaña en IndieGoGo con la intención de financiar la primera película jamás filmada a 68 millas de distancia de la Tierra. Tristemente, los recaudadores han juntado tan sólo 10% del estimando de 3.4 millones de dólares que se necesitan para rodarla.

Los copresentadores de HuffPost Love+Sex, Carina Kolodny y Noah Michelson, hablan acerca de ello y se preguntan sobre los mecanismos y complejidades de tener sexo mientras se orbita la Tierra. 

Para contestar esta y otras preguntas más, Kolodny y Michelson hablaron con especialistas, el doctor John Mills, encargado del Departamento de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad Anderson, la doctora Anja Geitmann, biólogo celular, presidente de la Microscopical Society of Canadá y la autora de best sellers Mary Roach.

Lo más divertido sería volar y sentir el éxtasis flotando en el espacio, donde no hay ninguna presión sobre el cuerpo.

No sabemos si algún astronauta haya arriesgado su carrera por meterse en una situación de este tipo. De lo que sí podríamos estar seguros es que al final simplemente flotas de placer en el espacio ingrávido, entre gotas de sudor ingrávidas (lo que sea que esto signifique). 

El uso de dispositivos móviles podría aumentar el riesgo de cáncer, según estudio

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

Un estudio publicado en septiembre plantea que los dispositivos móviles como tabletas, smartphones y computadoras portátiles pueden reflejar la luz ultravioleta del Sol y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel

intro-ipad

Un estudio publicado en septiembre por el Journal of the American Academy of Dermatology plantea que los dispositivos móviles como tabletas, smartphones y laptops pueden reflejar la luz ultravioleta del Sol y aumentar indirectamente la exposición de los usuarios a las longitudes de onda que causan cáncer.

"Estos dispositivos se utilizan generalmente para la comunicación o el entretenimiento, así que puede ser fácil no prestar atención a sus propiedades de reflexión", dijo Mary E. Logue de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, coautora del la investigación junto al doctor Barrett J. Zlotoff.

"Nos preguntamos si, como esos antiguos reflectores de bronceado, los dispositivos electrónicos personales también podrían plantear riesgos para la salud de la piel", dijo Logue para la agencia Reuters Health en un correo electrónico.

En un pequeño estudio observacional realizado en un campo en Albuquerque, los investigadores pusieron una cabeza de maniquí con un medidor de luz UV sobre un atril de partituras y luego colocaron diversos dispositivos móviles en el atril.

En dos experimentos, los académicos registraron las lecturas de 1 hora de exposición a los rayos  UV, de 11 de la mañana hasta el mediodía, utilizando una revista, un iPhone 5, varios modelos de iPad, dos laptops Mac y un lector electrónico Kindle.

En el primer experimento, los dispositivos fueron situados a 16.5 pulgadas de distancia del sensor UV. Para el segundo experimento, estuvieron colocados 12.25 pulgadas más lejos.

Los dispositivos y el sensor UV estaban dispuestos en un ángulo específico, para imitar la mirada de un adulto viendo hacia abajo al dispositivo de mano.

El equipo de estudio midió las dosis de exposición de luz UV reflejada por los dispositivos en Jxcm2 durante 1 hora, y luego compararon estos resultados con las lecturas UV en el atril vacío.

En la primera prueba, cuando los dispositivos estaban más alejados del maniquí, una revista abierta incrementó la dosis de exposición UV a 46% comparada con la del atril solo, un iPad aumentó la exposición cerca de 85% y una Mac de 11 pulgadas incrementó la exposición UV un 75%.

Sólo en la segunda prueba con los dispositivos dispuestos más cerca de la cara del maniquí, incluyendo el iPhone 5, se incrementó la exposición UV en un 36%, como los investigadores reportaron en el Journal of the American Academy of Dermatology.

"Los efectos dañinos de los rayos UVA y UVB han sido bien documentados, y limitándonos a esta exposición es la única y más efectiva forma de cuidado preventivo que un individuo puede tomar".

"Dado el aumento de la exposición a los rayos UV, es necesario que haya más investigaciones para ver si los riesgos de cáncer de piel se ven afectados", agregó Logue.

“Los propios dispositivos podrían ser rediseñados para ser menos reflejantes, o para incluir la tecnología de sensor UV con la que sus usuarios podrían realizar un seguimiento de su exposición a estos rayos”, dijo la académica.

El doctor Robert Dellavalle, jefe del Servicio de Dermatología del Denver VA Medical Center, dijo que si bien la investigación no involucró a personas reales que utilizan los dispositivos, todavía plantea una cuestión práctica: "En el uso del mundo real, puede ser difícil ver la pantalla del teléfono o tableta en plena luz del Sol, y su uso en realidad puede fomentar un comportamiento que busque los lugares de sombra", señaló.