*

X

¿Cómo es el sexo en el espacio exterior? Especialistas responden esta y otras preguntas

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

¿En verdad puedes imaginarte lo que es tener sexo sin límites de gravedad?
Photo: Pinterest

Photo: Pinterest

Todo es misterio para los que no hemos estado en el espacio, sin embargo, existen respuestas que parecen obvias. ¿Los astronautas tienen sexo en el espacio? ¿Se masturban? Lo más lógico es pensar que sí, debido a que hablamos de  acciones totalmente normales.

¿Cómo es el sexo en la microgravedad? En pocas palabras, sería raro, estar empujándose uno al otro para salir disparados, en medio de burbujas de sudor y secreciones. Sin duda sería también algo complejo y difícil, juntar dos cuerpos que se están repeliendo constantemente y que se supone buscan estar unidos. Imaginemos dos patinadores de hielo que intentan tocarse y a la vez que lo hacen se repelen por la falta de fricción, esa sería una de las cosas que pasaría al intentar tener sexo en el espacio, donde la unión entre los cuerpos y el empuje de uno con otro es indispensable. No hay ningún lugar de dónde sostenerse. 

¡Qué pasa con el sudor y otros fluidos! El sudor que expelemos quedaría flotando como burbujas de aire ingrávido. Suena interesante pero podría resultar un desastre, y lo mismo pasaría con el resto de los fluidos que tienen que moverse del lugar donde fueron secretados.

¿Qué pasa con la erección en el espacio? De hecho el nivel de testosterona se reduce, lo cual trae sus complicaciones, además la presión de la sangre también se alenta ya que en el espacio la sangre se acumula en las articulaciones, lo que hace que el corazón realice un esfuerzo mayor para mandar sangre al cerebro.

Pornhub lanzó una campaña en IndieGoGo con la intención de financiar la primera película jamás filmada a 68 millas de distancia de la Tierra. Tristemente, los recaudadores han juntado tan sólo 10% del estimando de 3.4 millones de dólares que se necesitan para rodarla.

Los copresentadores de HuffPost Love+Sex, Carina Kolodny y Noah Michelson, hablan acerca de ello y se preguntan sobre los mecanismos y complejidades de tener sexo mientras se orbita la Tierra. 

Para contestar esta y otras preguntas más, Kolodny y Michelson hablaron con especialistas, el doctor John Mills, encargado del Departamento de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad Anderson, la doctora Anja Geitmann, biólogo celular, presidente de la Microscopical Society of Canadá y la autora de best sellers Mary Roach.

Lo más divertido sería volar y sentir el éxtasis flotando en el espacio, donde no hay ninguna presión sobre el cuerpo.

No sabemos si algún astronauta haya arriesgado su carrera por meterse en una situación de este tipo. De lo que sí podríamos estar seguros es que al final simplemente flotas de placer en el espacio ingrávido, entre gotas de sudor ingrávidas (lo que sea que esto signifique). 

La posición en la que duermes podría estar drenando tu energía, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2015

Científicos descubren que la posición en la que dormimos afecta nuestro sistema de eliminación de desechos

20140710-sleepstyle-grid

Como cualquier planta productora de energía, el cuerpo humano también necesita un sistema de irrigación y eliminación de los desechos que genera. Estudios recientes han encontrado que el cerebro humano juega un papel importante en este sistema de eliminación de desechos en su interacción con el sistema linfático, que es el principal encargado de brindar sosiego al organismo. Sabemos ahora que dormir es esencial para echar a andar este proceso y que la posición en la que dormimos afecta la efectividad de esta desintoxicación y renovación naturales. Esto también explica por qué la calidad de nuestro sueño es tan determinante en el sistema inmune (el sistema linfático es parte de este sistema de defensa).

Maiken Nedergaard, del Medical Center de la Universidad de Rochester, identificó una serie de vasos que transportan fluido cerebroespinal a lo largo del cerebro, en cuyo proceso circulan y se desasolvan, por así decirlo, desechos acumulados en los espacios intracelulares. El funcionamiento de estos vasos depende de los movimientos de agua en el cerebro realizados por células gliales llamadas astrocitos, que forman parte de un sistema ahora llamado glinfático (por las células gliales y el sistema linfático). Cuando una persona duerme, la circulación cerebroespinal hace que los espacios intracelulares se expandan hasta en un 60%.

Según informa The Guardian, pruebas recientes con ratones de laboratorio descubrieron que la posición en la que se duerme afecta la eficacia del funcionamiento del sistema glinfático. Cuando los ratones dormían de lado hubo un mejor drenaje de líquido cerebroespinal en comparación con cuando dormían bocarriba o parados. Los investigadores sugieren que el mismo mecanismo debe de estar involucrado en la consolidación de la memoria, la cual es una de las probables funciones principales del sueño. Dormir de lado, teorizan, debe también mejorar nuestra memoria. Los estudios tendrán que continuarse para poder asegurar que estas afirmaciones son también validas en el ser humano, pero, debido a que los vasos linfático existen de la misma forma en nosotros, es muy probable que así sea. Incluso es posible que la preferencia que ha sido observada en ratones y humanos por dormir de costado (semejando el feto) sea una herencia evolutiva. 

Esta es una buena razón para ajustar la forma en la que nos entregamos al sueño. Para aquellos más inclinados al misticismo, otro interesante motivo es la posibilidad de que los momentos antes de dormir --lo que se conoce como el estado hipnagógico-- puedan ser un umbral de creatividad para minar ideas del inconsciente o, como sugiere este artículo, un ensayo para nuestro proceso de muerte consciente.