*

X
Con papel, la caja de un CD y cinta adhesiva, convierte tu smartphone en un holograma

 Hologram

Los hologramas han sido motivo de estudio de la tecnología, pues se encargan de mostrar una puerta abierta hacia el futuro. Por otro lado, en la era digital lo único que se espera es la nueva aplicación que hará más inteligente al smartphone. Teorizar sobre la naturaleza de la ciencia y el futuro de los los gadgets permite investigar la naturaleza del universo y la composición de la vida y el género humano. Sin embargo, en un nuevo video se muestra, con un tutorial, la forma de convertir tu teléfono móvil en un proyector de hologramas, haciendo manualidades como en el siglo antepasado. 

Hologram drawing

Se ha demostrado que los hologramas son útiles de muchas formas. Ya sea para hacer manifestaciones públicas en lugares donde el Estado no lo permite, ya como forma de perpetuar la conciencia humana en la búsqueda de la inmortalidad, ya para realizar sendos discursos políticos cuando la agenda del ejecutivo no le permita la asistencia a algún evento, o bien para regresar a la vida a monumentos perdidos en la historia por acción del hombre o del tiempo, los hologramas todavía son una puerta abierta a miles de posibilidades. Son una especie de aleph que puede mostrar si el hombre es arquetipo de la cosa o si el universo es un ente conectado por conductos que pueden llevarnos a dimensiones paralelas aquí mismo. Así como sencillos principios de la física o ideas platónicas, el mundo puede ser explicado en sus posibilidades: en un simple tutorial, por ejemplo, se puede ver la forma de convertir tu teléfono celular en un dispositivo 3D sin la necesidad de lentes. El proceso consiste básicamente en hacer un boceto en una hoja y después copiarlo en la caja del CD, hasta que se tengan las cuatro piezas en plástico que se unirán con cinta adhesiva.

El video que a continuación te compartimos ilustra, paso a paso, la transmutación: 

El encuentro de la pareja ideal puede necesitar de la destrucción del ego y los miedos irracionales
[caption id="attachment_98859" align="aligncenter" width="453"]Marriage http://stockarch.com/images/events/wedding/happy-wedding-couple-2491<br />this image by stockarch / stockarch.com is licensed under aCreative Commons Attribution 3.0 Unported License. Marriage Photo: stockarch.com[/caption]

Está comprobado: las estadísticas concuerdan en que el matrimonio hace feliz a la gente, por encima del dinero, de cualquier pertenencia y de la religión, por lo que muy probablemente, las personas felizmente casadas se sienten más dichosas que las solteras o las contrapartes divorciadas.

Pero hay un riesgo: aunque algunas parejas permanecen juntas casi por la eternidad (como esta pareja que lleva casada desde hace 87 años), aquellas que corren con la inherente posibilidad de un matrimonio ‘fallido’ resultan ser más infelices que su contraparte soltera, según las estadísticas.

De esta forma, en el panorama amoroso encontramos de todo: matrimonios felices e infelices y solteros empedernidos felices o solteros desesperados por encontrar el amor; cualquier situación sentimental es un arma de doble filo.

Independientemente del estatus, cada cual debe vislumbrar que, más que un romántico evento azaroso, el encuentro de la pareja ‘perfecta’ está bajo nuestro control, es una decisión que, como tal, se ve influenciada por numerosos factores, deseos, miedos e inseguridades; por lo tanto, no siempre es la más objetiva ni la mejor.

Esto podría explicar por qué un sinnúmero de personas se embarcan en matrimonios insatisfactorios.

No hay fórmula para el amor, pero ciertos expertos coinciden en que definitivamente hay errores que nos alejan del encuentro de la formula ‘relación feliz’, como sucumbir a estas actitudes:

  • Realmente no sabemos qué buscamos ni qué esperamos de una relación amorosa.
  • La sociedad ejerce presión y, cual dictador, incita al poco o nulo criterio, al conformismo (así como se pierde la esperanza en los gobiernos, se pierde en el amor) y a las convenciones.
  • La biología nos hipnotiza, mediante gradientes de concentración de neurotransmisores y ciclos biológicos que modulan cuerpo y mente (efectos físicos del enamoramiento). El amor se manifiesta en distintas partes del cuerpo.

Muy probablemente, la principal responsable de terminar en una relación infeliz e insatisfactoria es la presión de tener pareja para encajar en los eslabones sociales.

En medio del vórtice ‘pánico-presión’, diferentes e intrigantes tipos de personalidades humanas afloran:

  1. El romántico ‘amor-lo-puede-todo’: el amor es parte fundamental de una relación exitosa, pero existen muchos otros factores adicionales. La visión siglo XII de amor trágico y sufrido estilo Tristán e Isolda resulta más atractiva en los libros.
  2. ‘Sí, sí acepto’: matrimonio con X, Y o Z, da igual, con tal de pasar por el altar. Encarnación del miedo a la soledad, a lidiar con nosotros mismos, a creer que estar solo es peor que mal acompañado.