*

X

Fotos del día en el que se juntó la "plana mayor" de la psicodelia: Hofmann, McKenna y Shulgin en un día de campo

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/04/2015

Fotos inéditas de una rara conferencia de psicodélicos de 1983 que reunió a eminencias en el campo del desarrollo de sustancias psicotrópicas y exploración psiconáutica

Difícil hallar imágenes de un momento en el tiempo que haya reunido a tantas personalidades del movimiento psicodélico en un mismo espacio. Quizás se pueden encontrar gatherings de finales de los 60 con Timothy Leary, Allen Ginsberg y algunos artistas y personalidades más famosos, pero en lo que se refiere a poder puro de exploración y diseño de sustancias enteógenas la Conferencia Psicodélica de la Universidad de Santa Barbara ocurrida en la primavera del 83 es un extraño oasis, una especie de día fuera del tiempo.

Clic para ver la imagen en Boing Boing

Estas fotos de Cynthia Palmer publicadas en Boing Boing muestran el palmarés de la jornada; vemos estrellas de la contracultura como Albert Hofmann, Humphry Osmond, Ralph Metzner, Alexander Shulgin, Walter Houston Clark, Terence McKenna, Andrew Weil, Carl Ruck y Jonathan Ott. No aparecen en las imágenes pero formaron parte del evento también Leary, Joan Halifax y Kathleen Harrison (esposa de McKenna). Otros notables en las imágenes, que le sonarán a la comunidad psicodélica, son Peter Stafford, Rick Doblin, Deborah Harlow, Robert Forte, John Palmer, Jeremy Tarcher y Shari Lewis.

Clic para ver la imagen en Boing Boing

 

Clic para ver la imagen en Boing Boing

Si alguna vez hubo un buen lugar para "trippear" y tener expertos a un lado fue ese día de 1983, en plena época de Reagan y su famosa campaña contra las drogas. Esta fue una de las pocas conferencias realizadas durante ese momento de prohibición y estigma. Miles de dosis de LSD reunidas en la primavera de California, e igualmente impresionante el nivel intelectual de los ahí reunidos. El doctor Hofmann, por supuesto, pero también "Sasha" Shulgin, el padrastro del MDMA, descubridor del 2C-B y cientos de otras drogas de diseño; Weil, el médico de Harvard (que hizo que corrieran a Leary por dosificarle mescalina cuando era un alumno); Osmond, el famoso psicólogo que dio LSD a Aldous Huxley y a Cary Grant, entre otros; McKenna, el más famoso porrista (junto con Leary) de los psicodélicos en toda la historia; y una mención especial para Doblin, el ahora líder de la importante MAPS, que encabeza el renacimiento de la medicina psicodélica. Por cierto, ese día Shulgin anunció su descubrimiento del 2C-B.

Clic para ver la imagen en Boing Boing
Todos los seres vivos parecen llevar dentro de sí pequeñas cantidades del que tal vez sea el psicodélico más potente conocido por el hombre

Entre la comunidad psicodélica existe una broma muy gastada de que la policía podría detener a una persona por llevar en su cerebro un poderoso psicodélico ilegal: el DMT. Esto se fue rumorando a partir de los estudios de Rick Strassman con la también llamada "molécula del espíritu": Strassman teorizó que la glándula pineal (el centro espiritual según Descartes) producía DMT. Recientemente se ha confirmado que, al menos en las ratas, esto es así.

Lo increíble del caso es que esta sustancia que produce visiones cósmicas en viajes de 10 minutos de los cuales uno sale relativamente ileso (al menos físicamente) pese a cruzar un extraño umbral hacia lo que parecería otra dimensión (poblada de deidades y juglares), parece estar presente en todas las criaturas vivientes del planeta en dosis minúsculas, según explica el etnofarmacólogo Dennis McKenna en el prólogo del libro A Cultural History of DMT, de Graham St. John:

Ya que el triptófano, el precursor del DMT, está presente en todos los sistemas biológicos del planeta, lo que esto implica es que el DMT debe ocurrir --aunque usualmente en cantidades diminutas-- en cada uno de los organismos del planeta. La naturaleza, en otras palabras, está empapada de DMT. ¿Es esto un simple accidente bioquímico o es indicativo de algo más profundo, de una inteligencia inherente en la naturaleza? El DMT nos invita a mirar a detalle los niveles fundamentales de la organización biológica para percibir ahí un misterio, presente desde el origen de la vida y sin embargo no sospechado hasta que las vicisitudes de la evolución otorgaron a un grupo de primates la complejidad neurológica para aprehender su farmacología, crear las herramientas para aislarlo y la misma capacidad de asombro ante los paisajes trascendentales que iluminan un universo paralelo.

El hilo es infinito y nos podemos hacer miles de preguntas en este sentido. El doctor Strassman, por ejemplo, ha tomado una veta bíblica, considerando que tal vez las teofanías de los profetas fueron inducidas por una producción natural de DMT. También esta la misma posibilidad que Strassman exploró en su libro The Spirit Molecule, sobre la relación entre la glándula pineal, el DMT y la reencarnación. Desde una perspectiva biológica, Dennis (el hermano nerd del famoso psiconauta Terence McKenna) sugiere algunas funciones para el DMT en el cuerpo humano. Se cree que podría tener una función de inmunorregulación; otra posibilidad es que actúe como neurotransmisor. Y no se puede descartar que la función del DMT está más ligada a aspectos espirituales o de la llamada anatomía oculta del ser humano (la glándula pineal es un vestigio de un ojo). Por ahora, todo esto es solamente un tremendo misterio.