*

X
Los hongos expulsan esporas al ambiente que siembran las nubes, y así aseguran la existencia de nuevas generaciones

puffball_fungus_shooting_spores-_151028

Los hongos son una especie maravillosa, con su propio reino en el árbol de la vida. Entre animales y plantas, estos  antiquísimos organismos que surgieron hace más de 1.3 mil millones de años han sido celebrados por la religiones más antiguas, encumbrados a inteligencias astrales por modernos antropólogos (como Terence McKenna) y considerados la clave para salvar al planeta por un micólogo como Paul Stamets.

Un estudio reciente publicado en la revista PLOS ONE descubrió que los hongos son capaces de "sembrar" las nubes para producir lluvia y de esta forma asegurar su supervivencia como especie, en un astuto mecanismo de retroalimentación. La investigación mostró que los hongos maduros desprenden esporas que luego resultan en lluvia. Como es sabido, los hongos a su vez se forman a partir de la humedad.

Nicholas Money, uno de los autores del estudio, señala: "Podemos ver grandes gotas de agua crecer mientras se condensa el vapor en la superficie de la espora de un hongo. Ninguna otra cosa funciona así".

Si bien el yoduro de plata puede también producir lluvia, lo hace a través de un proceso contaminante, lo cual no ocurre con los hongos. El reino fungi juega también un papel primordial en la vida de los bosques, al descomponer los tejidos vegetales y reciclar los nutrientes. A esto se suma la lluvia. "Sin hongos  no hay bosques, y sin bosques los seres humanos no habrían evolucionado", señaló Money. Nunca desestimes el nivel de interconexión entre todas las cosas.

El antropólogo británico Robert Gordon Wasson consideraba que el hongo amanita muscaria era el "rey Soma", el dios al cual se refieren los antiguos Vedas.

Lee: 6 maneras en las que los hongos pueden salvar el mundo

Los únicos animales que sobreviven en el espacio tienen también el ADN más raro

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/15/2015

Los peculiares y adorables tardígrados (u osos de agua) no sólo logran sobrevivir en el espacio, son una abundante mezcla de material genético de múlltiples especies

dnews-files-2015-11-tardigrade-151123-jpg

Los tardígrados son animales peculiares, exóticamente adorables. Son parte de un filo animal conocido como Ecdysozoa, entre el cual se incluyen diversas especies de insectos y gusanos, y tienen la característica única de poder sobrevivir en el vacío del espacio a temperaturas extremas. En 2007 unos tardígrados fueron llevados al espacio exterior y colocados fuera de un satélite. De manera asombrosa, no sólo sobrevivieron sino que pusieron huevecillos de manera exitosa. 

Recientemente se ha encontrado que estos animales conocidos como "osos de agua" tienen también un ADN sumamente raro, ya que más de 17.5% de su código genético proviene de otras especies vía una transferencia horizontal de genes. Esto es, genes de otras especies han "saltado" a través de microorganismos y se han incorporado en su material genético. Se cree que los tardígrados han obtenido hasta 6 mil genes de bacterias y algunos hongos y plantas.

Lo anterior lleva a creer que tal vez exista una relación entre la capacidad de sobrevivir a condiciones extremas y una composición híbrida genética. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill sugieren que ante enorme estrés, su ADN se descompone en pequeñas piezas y se vuelve permeable. Así pueden luego repararse.

Los osos de agua se convierten en el animal con un ADN más foráneo que conocemos. En el ser humano cerca de 8% de los genes vienen de otros organismos. Los cinetíficos consideran que, más que "un árbol de la vida", debemos hablar de una "red de la vida".