*

X
Los hongos expulsan esporas al ambiente que siembran las nubes, y así aseguran la existencia de nuevas generaciones

puffball_fungus_shooting_spores-_151028

Los hongos son una especie maravillosa, con su propio reino en el árbol de la vida. Entre animales y plantas, estos  antiquísimos organismos que surgieron hace más de 1.3 mil millones de años han sido celebrados por la religiones más antiguas, encumbrados a inteligencias astrales por modernos antropólogos (como Terence McKenna) y considerados la clave para salvar al planeta por un micólogo como Paul Stamets.

Un estudio reciente publicado en la revista PLOS ONE descubrió que los hongos son capaces de "sembrar" las nubes para producir lluvia y de esta forma asegurar su supervivencia como especie, en un astuto mecanismo de retroalimentación. La investigación mostró que los hongos maduros desprenden esporas que luego resultan en lluvia. Como es sabido, los hongos a su vez se forman a partir de la humedad.

Nicholas Money, uno de los autores del estudio, señala: "Podemos ver grandes gotas de agua crecer mientras se condensa el vapor en la superficie de la espora de un hongo. Ninguna otra cosa funciona así".

Si bien el yoduro de plata puede también producir lluvia, lo hace a través de un proceso contaminante, lo cual no ocurre con los hongos. El reino fungi juega también un papel primordial en la vida de los bosques, al descomponer los tejidos vegetales y reciclar los nutrientes. A esto se suma la lluvia. "Sin hongos  no hay bosques, y sin bosques los seres humanos no habrían evolucionado", señaló Money. Nunca desestimes el nivel de interconexión entre todas las cosas.

El antropólogo británico Robert Gordon Wasson consideraba que el hongo amanita muscaria era el "rey Soma", el dios al cual se refieren los antiguos Vedas.

Lee: 6 maneras en las que los hongos pueden salvar el mundo

Las imágenes ganadoras del concurso de fotografía National Geographic 2015

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/15/2015

Las mejores fotos de personas, naturaleza y lugares del mundo son premiadas por National Geographic

DIRT

Todos los años, la revista National Geographic realiza una convocatoria abierta a fotógrafos de todo el mundo para participar en su concurso de foto. Al final de cada año la popular revista de fotografía de naturaleza que se ha convertido en una institución en este ámbito nombra a los ganadores y otorga al primer lugar 10 mil dólares, además de una invitación a participar en su seminario de foto en Washington.

Las imágenes que participan son categorizadas en tres rubros: naturaleza, personas y lugares. A continuación la ecléctica mezcla de las ganadores y menciones honoríficas destacadas.

Arriba la imagen ganadora, tomada por James Smart, muestra un tornado en Colorado.

En el segundo lugar, los pantanos de Río Tinto en Andalucía semejan un impacto de asteroide (foto de José Mingorance):

Asteroid

En el tercer lugar, un chico en Uganda cuya más preciada posesión es su bicicleta (foto de Joel Nsadha):

At The Play Ground

Mención honorífica para este campo de cruces en Lituania (foto de Hideki Mizuta):

Hill of Crosses

Aves volando en los Alpes (foto de Alessandra Meniconzi):

Acrobate of the Air

Colibríes comeabejas de frente blanca (foto de Bence Mate):

White-fronted Bee-eaters

Sigue este link para ver la lista completa de las fotos ganadoras