*

X

TOP: 5 artistas que hicieron de la reinvención su concepto creativo

Arte

Por: pijamasurf - 01/08/2016

Reinventarse ha sido la clave de algunos artistas para mantener viva su creatividad

David Bowie in 1973

En arte no hay nada escrito. Cuando parece que todo se ha dicho, que la creatividad no puede llegar a más, que los antiguos maestros agotaron todas las posibilidades, un golpe de ingenio (y a veces también de suerte) devela una nueva ruta, un camino poco transitado, una forma distinta de ver las cosas.

A continuación presentamos cinco ejemplos de cómo la reinvención es una de las llaves maestras de las expresiones creativas, la estrategia que nos lleva a reencontrarnos con el asombro por la realidad y, con ello, descubrir nuevamente eso auténtico que siempre estuvo ahí, a la espera de que nosotros le diéramos nombre, forma y definición.

 

GIF: Helen Green

David Bowie

Bowie se encuentra indudablemente entre los artistas más camaleónicos de la historia. A lo largo de su carrera ha experimentando y explorado distintos campos de la creatividad, el ejemplo perfecto de que aunque parezca paradójico, la reinvención constante conlleva la consolidación de un estilo.

 

 

New Order

Después de la muerte de Ian Curtis, el legendario vocalista de Joy Division, pocos creyeron que los miembros restantes de la banda podrían sacudirse la fama meteórica que consiguieron en los escenarios ingleses del post-punk de finales de los 70. Con todo, la combinación de sus orígenes con la nueva ola de la electronic dance music llevó a Peter Hook y Stephen Morris al descubrimiento de un nuevo concepto que los mantiene vigentes hasta la fecha.

 

Neil Gaiman

Probablemente ahora muchos identifiquemos a Gaiman como autor de exitosas novelas gráficas, especialmente The Sandman. Sin embargo, quizá pocos sepan que antes de esta exitosa trayectoria Gaiman fue un periodista enfocado en la música pop (en esa época incluso escribió una biografía de la banda Duran Duran). No obstante después, de la mano del genial Alan Moore (re)descubrió su verdadera vocación en los cómics y las narraciones ilustradas.

 

 

Steve McQueen

12 Years a Slave (2013) o Shame (2011) son dos de las películas más conocidas de Steve McQueen, artista de origen inglés que sin embargo no es únicamente director de cine. McQueen también fue merecedor en 1999 del prestigioso Turner Prize, el máximo reconocimiento que se otorga en el Reino Unido a artistas contemporáneos, el cual ganó con una pieza en homenaje a los soldados británicos caídos en Irak.

 

Pablo Picasso

Si la genialidad ha tenido un nombre, tal vez sea el de Pablo Picasso. El pintor de origen malagueño transitó a lo largo de su vida por varias corrientes artísticas, en todas las cuales destacó pero en cuya indagación no se detuvo hasta tener un visión propia del arte pictórico. Los períodos azul y rosa, sus tentativas con el cubismo y algunas otras vanguardias del arte moderno y su paso por el surrealismo son algunas de las etapas con que la crítica ha clasificado su vasta e inquieta obra. A Picasso debemos también la consigna de que “la inspiración existe, pero debe encontrarte trabajando”.

 

Contenido presentado por Ron Matusalem

La política como espectáculo: ¿el Estado mexicano utiliza el performance para ocultar que no existe?

Arte

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 01/08/2016

México ha implementado una política relativamente constante: el performance como medio para mantener (la creencia en) la soberanía nacional

peña-nieto-624x330

La reciente recaptura de "El Chapo" Guzmán desató un alarde de autocongratulación por parte del Estado mexicano utilizando su estrecha relación con los medios de comunicación, particularmente con Televisa, para transmitir una imagen de efectividad institucional. En un acto de desiderativa prestidigitación (una especie de pirotecnia en un castillo en ruinas), el Estado mexicano se felicitó a sí mismo por haber capturado a un narcotraficante que se había escapado antes debido a su crasa negligencia: es decir, su solidez y efectividad ahora ensalzadas sólo pudieron existir debido a una pifia previa (o una larga cadena de pifias previas). Pero la imagen, en su fuerza inmediata, parece abolir el pasado. Jorge Quintana Navarrete en el sitio Horizontal.mx desglosa lúcidamente lo que considera es ya una genealogía del "performance de la soberanía del Estado mexicano". Nos dice Quintana Navarrete que para aglutinar su endeble tejido el Estado necesita de una reiterativa "puesta en escena" --como para que los ciudadanos podamos seguir creyendo en la fantasía de su unidad e integridad, siendo finalmente un ente abstracto, mayormente constituido por nuestra creencia en su realidad: 

Un aspecto esencial de la soberanía es su puesta en escena, es decir, su tendencia a exhibirse teatralmente ante la mirada de los individuos. Es como si, debido al carácter precario e inestable de la ficción soberana, tanto el Estado como las multitudes necesitaran demostraciones concretas, casi palpables de su pacto fundante. Esos momentos de performance de soberanía crean en el espectador una ilusión de pertenencia a la comunidad política y una aversión o temor hacia las posibles desviaciones de la ley.

Quintana Navarrete traza una serie de antecedentes, episodios de una misma trama que constituyen la ficción de la soberanía nacional. Encuentra diferentes ejemplos de esta narrativa en el caso de Florence Cassez, en la detención de Arturo Beltrán Leyva y de hecho un "aleccionamiento visual" (nuestra versión de la propaganda y el adoctrinamiento de "papá gobierno") que se remonta más de 1 siglo atrás a la captura de otro bandido, "El Rayo de Sinaloa", que claramente fue utilizada con "fines políticos", para usar un eufemismo.  

Ahora bien, este porfiado intento de demostrar fuerza institucional puede considerarse como un desesperado mecanismo de defensa ante la patología de su propia inconsistencia, ante el vértigo de su propia irrealidad:

Los performances de soberanía del Estado moderno, con sus alardes de fuerza y eficiencia, revelan paradójicamente la verdadera impotencia y debilidad del propio Estado, su incapacidad constitutiva para garantizar la estabilidad del pacto social.

El aparato de performance/propaganda del Estado no puede disociarse de su estrecha relación con los medios de comunicación, antes enunciados "soldados" del partido gobernante, y con renovados votos en el último sexenio. Tenemos el caso de periodistas que confunden su labor con el de facilitadores de relaciones públicas de las oficinas gubernamentales. De nuevo Quintana Navarrete:

Por si fuera poco, la Marina le cedió al periodista las imágenes en tiempo real grabadas con las cámaras de sus cascos en el fragor del operativo. Cuando los periodistas locales se quejaron ante el trato preferente que le daban a Loret de Mola, un oficial contestó: “No pueden pasar, es una orden de apoyar a Televisa, dar las facilidades y mostrar la ruta de escape del Chapo, a todos los demás les darán el recorrido el lunes”. No había duda, pues, de que este reportaje sería parte esencial del mensaje que el gobierno federal y su aliada televisora buscaban enviar. Como cabría esperarse, el reportaje –que trae a la mente la escenificación en torno a Florence Cassez– es una impactante representación de la captura de Guzmán como una hazaña heroica propia de una película de acción (o de un videojuego como Call of duty), un portento de coordinación e inteligencia al que nadie, ni siquiera el narcotraficante más poderoso del mundo, podía escapar.

El escritor mexicano Heriberto Yépez ha dicho que el libro que mejor describe nuestra realidad es La sociedad del espectáculo de Guy Debord. Cerca de Debord en su análisis cultural está el simulacro de Baudrillard, un concepto al cual los políticos mexicanos, seguramente sin saber nada de él (simulando por naturaleza), le deben mucho. Si metemos estas ideas en la licuadora podemos decir que este performance de la fuerza y soberanía del Estado, esta política ficción, esta hiperrealidad de los sucesos --la fuga de "El Chapo" emuló una película de Hollywood (Shawshank Redemption), "El Chapo" fue entrevistado por un actor de Hollywood, al cual conoció por su relación con una actriz de telenovela, el presidente de México, casado con un actriz de telenovela, utilizó un eslogan ("Misión cumplida") que remite lo mismo al discurso triunfal de la Guerra de Iraq que a un videojuego o a otra película de Hollywood, y así ad nauseam-- es una fachada, como una de esas estructuras de cartón que utilizan en un set de Televisa o en un juego de Disneylandia, detrás de la cual no hay nada. No hay Estado, no hay realidad o, como dijera un personaje de David Lynch en Mulholland Drive, "no hay banda". Así de endeble es el teatro de nuestra política nacional. México-Samsara. Tendemos a reírnos del espectáculo, pero en el fondo es trágico.

 

Twitter del autor: @alepholo