*

X
Si concebimos la información como concentraciones de energía, el trabajo de esta bruja no es muy diferente al de un programador que libera un sistema de las energías que no le son provechosas o deseables

Cuando algún ingeniero o programador de Silicon Valley tiene problemas con un virus demasiado difícil de erradicar, una opción es llamar a la bruja wiccana Joey Talley.

A menudo escuchamos la expresión metafórica "la magia de las computadoras", pero el acercamiento de Talley a la informática no tiene nada que ver con la rígida lógica de programación que opera los sistemas informáticos, y sí con la carga energética latente en cualquier cosa del universo --incluidas las computadoras.

Esencialmente, el trabajo de Joey con las computadoras no es muy distinto que una limpia de lugares o personas: utiliza piedras para captar y redirigir la energía oscura, así como la focalización de la intención, que en este tipo de trabajos podría verse como una suerte de "reprogramación".

No se trata de un método generalizado para cualquier problema informático, pues al igual que con las personas Talley trata de ver a cada máquina como una "hoja en blanco", con sus propios problemas y sus propias soluciones a descubrir.

Además de las piedras de poder (como la fluorina o la amatista), la bruja convoca a menudo al dios Mercurio, que rige sobre los caminos, la comunicación, los mensajes de todo tipo y también sobre los ladrones (¿los hackers?). En estado de trance, Joey canaliza la energía negativa de un equipo de cómputo a un bowl con piedras de poder, y luego lo echa por el excusado para que no haga daño a otra persona.

De este modo los demonios, las energías negativas y las entidades dañinas son tratados por la bruja informática como sistemas de energía: su trabajo es comer, alimentarse y reproducirse como cualquier forma de energía pero, en su experiencia, los virus nocivos o creados ex profeso por los competidores suelen ser los más peligrosos, pues han sido cargados con energía especialmente funesta.

Como con cualquier sistema energético, lo fundamental es redirigir dicha energía a donde no haga daño. ¿Será suficiente para deshacerte de tu antivirus? 

 

También en Pijama Surf:

Tecnochamanismo y espiritualidad electrónica: la flor digital del espíritu

Tecnología y magia: el sacro encuentro de dos opuestos culturales

Te podría interesar:
El día 15 del segundo mes lunar se celebra el cumpleaños del gran patriarca del daoísmo, Lao-Tse

Este 23 de marzo se celebra en China y entre los daoístas del mundo el cumpleaños del misterioso fundador del daoísmo, Lao-Tse, conocido por ser el autor del  Dào Dé Jīng 道德经: Libro de la vía y de la virtud (conocido en la transliteración también como Tao te king). El daoísmo calcula que su nacimiento ocurrió hace 2 mil 587 años y se celebra cada año el día 15 del segundo mes lunar del calendario anual lunisolar de la cultura china. Según cuenta la leyenda, Lao-Tse, cansado de este mundo, desapareció montando un búfalo (o un  buey azul) hacia las montañas del oeste, pero antes el guardián de la puerta del oeste lo persuadió de que dejara testimonio de su gran conocimiento; el libro que dejó es el Dào Dé Jīng.

Los seguidores del patriarca del daoísmo celebran esta fecha con oraciones, ofrendas y visitas a los templos, entre ellos el 太清宫 Tài Qīng Gōng en el condado de Luyi en la provincia de Henan. 

Lao-Tse enseñó en su misteriosa doctrina del Dao (el todo, el camino) a vivir en armonía con el ritmo de la naturaleza, a practicar la virtud, a ir más allá de la lógica racional y a realizar una especie de alquimia interna --basada en la serenidad y en la quietud-- para unirse con el cielo.

Compartimos aquí un par de fragmentos del Dào Dé Jīng, que puede consultarse en línea. Del capítulo VI:

Lo más debil del mundo

cabalga sobre lo más fuerte que hay en en el mundo.

El no-ser penetra en donde no existe el menor vacío.

De ahí conozco yo las ventajas de la no-acción [wu-wei],

nada en el mundo se les puede comparar. 

Del capítulo LX:

Alcanzar el vacío es la norma suprema, 

conservar la quietud es el máximo principio;

del devenir abigarrado de los diez mil seres, 

contempla su retorno.

Innumerable es la variedad de los seres,

mas todos retornan a su origen.

Es la quietud.

La quietud es el retornar a la propia determinación.

Retornar a la propia determinación,

es lo permanente;

conocer lo permanente es la iluminación...

Quien conoce lo permanente, todo lo abarca;

quien todo lo abarca, es desinteresado;

a quien es desinteresado, el mundo le obedece;

aquel a quien el mundo obedece, se identifica con el cielo;

quien se identifica con el cielo, se hace uno con el Dao;

quien se hace uno con el Dao, vive largo tiempo.

Hasta el final de sus días libre permanecerá libre de todo peligro.

 

Más información y fotos de esta celebración en el sitio de la Asociación Mexicana para el Desarrollo del Daoísmo