*

X
Si concebimos la información como concentraciones de energía, el trabajo de esta bruja no es muy diferente al de un programador que libera un sistema de las energías que no le son provechosas o deseables

Cuando algún ingeniero o programador de Silicon Valley tiene problemas con un virus demasiado difícil de erradicar, una opción es llamar a la bruja wiccana Joey Talley.

A menudo escuchamos la expresión metafórica "la magia de las computadoras", pero el acercamiento de Talley a la informática no tiene nada que ver con la rígida lógica de programación que opera los sistemas informáticos, y sí con la carga energética latente en cualquier cosa del universo --incluidas las computadoras.

Esencialmente, el trabajo de Joey con las computadoras no es muy distinto que una limpia de lugares o personas: utiliza piedras para captar y redirigir la energía oscura, así como la focalización de la intención, que en este tipo de trabajos podría verse como una suerte de "reprogramación".

No se trata de un método generalizado para cualquier problema informático, pues al igual que con las personas Talley trata de ver a cada máquina como una "hoja en blanco", con sus propios problemas y sus propias soluciones a descubrir.

Además de las piedras de poder (como la fluorina o la amatista), la bruja convoca a menudo al dios Mercurio, que rige sobre los caminos, la comunicación, los mensajes de todo tipo y también sobre los ladrones (¿los hackers?). En estado de trance, Joey canaliza la energía negativa de un equipo de cómputo a un bowl con piedras de poder, y luego lo echa por el excusado para que no haga daño a otra persona.

De este modo los demonios, las energías negativas y las entidades dañinas son tratados por la bruja informática como sistemas de energía: su trabajo es comer, alimentarse y reproducirse como cualquier forma de energía pero, en su experiencia, los virus nocivos o creados ex profeso por los competidores suelen ser los más peligrosos, pues han sido cargados con energía especialmente funesta.

Como con cualquier sistema energético, lo fundamental es redirigir dicha energía a donde no haga daño. ¿Será suficiente para deshacerte de tu antivirus? 

 

También en Pijama Surf:

Tecnochamanismo y espiritualidad electrónica: la flor digital del espíritu

Tecnología y magia: el sacro encuentro de dos opuestos culturales

Una raíz de forma humana que grita al ser extraída de la tierra puede deber su leyenda a su popularidad durante la Edad Media. Hoy nos fascina explorar su historia más allá del mito

Raven Grimassi y Stephanie Taylor-Grimassi son una pareja con una dedicación común por lo que podríamos denominar "horticultura sagrada". Cuando se mudaron de California a Massachusetts, el camión de la mudanza tenía una carga muy peculiar: una pequeña familia de mandrágoras, plantas con propiedades benéficas o diabólicas según qué manual o grimorio de magia consultes.

[caption id="attachment_106782" align="aligncenter" width="635"]Ilustración del siglo XIX de la Mandragora officinarum. (Swallowtail Garden Seeds/flickr) Ilustración del siglo XIX de la Mandragora officinarum (Swallowtail Garden Seeds/Flickr)[/caption]

 

Ambos se definen como brujos practicantes, herederos de una tradición que realmente nunca se fue. "Queríamos ver físicamente lo que nuestros ancestros tenían en sus manos", explica Raven. Esto es patente en el hecho de que la magia resurja de una u otra forma a través de series de televisión o películas (en la saga de Harry Potter, por ejemplo, donde dedican una clase a explicar cómo sacar una mandrágora del suelo sin morir en el intento.)

[caption id="attachment_106781" align="aligncenter" width="640"]De Materia Medica, Dioscurides. (Public Domain/WikiCommons) Dioscórides, "De materia medica" (Public Domain/WikiCommons)[/caption]

 

La Historia está plagada de todo tipo de referencias a la mandrágora y sus misteriosas propiedades. Raquel la utiliza para concebir a Jacob en el libro del Génesis, mientras que en Homero y la tradición griega es utilizada como afrodisíaco por Circe (otra hechicera) y Afrodita.

[caption id="attachment_106779" align="aligncenter" width="614"]Raíz de mandrágora hembra [Public Domain/WikiCommons] Raíz de mandrágora hembra [Public Domain/WikiCommons][/caption]

 

[caption id="attachment_106784" align="aligncenter" width="550"]Cómo sacar una mandrágora sin morir en el intento (excepto si eres un perro). (Photo: Wellcome Library, Londonn/CC BY 4.0) Cómo sacar una mandrágora sin morir en el intento (excepto si eres un perro) (Foto: Wellcome Library, Londonn/CC BY 4.0)[/caption]

 

Su descripción más antigua proviene del médico griego del siglo I Dioscórides, como anestésico y como veneno. Las variedades "masculina" y "femenina" corresponden a dos especies diferentes, Mandragora officinalis y Mandragora autumnalis. A pesar de todo, su forma antropomorfa y los riesgos para aplicarla y consumirla no son menores.

[caption id="attachment_106785" align="aligncenter" width="640"]Una mandrágora de 15 años (Stephanie Taylor-Grimassi) Una mandrágora de 15 años (Stephanie Taylor-Grimassi)[/caption]

 

Raven y Stephanie tienen una tienda online donde venden hojas y aceites derivados de la mandrágora para fines mágicos (en términos comerciales, de entretenimiento) y nunca venden las raíces, que es donde se concentra la mayoría de los alucinógenos de la planta.

 

(Vía Atlas Obscura)