*

X

"Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar a los Illuminati"

Política

Por: pijamasurf - 04/12/2016

Escritor experto en sociedades secretas contesta las preguntas de un estudiante de secundaria sobre los Illuminati

El meme de los Illuminati ha sido uno de los más recurrentes en las últimas décadas, desatando desde irónicas conspiranoias hasta inquietantes alarmas y estados de enajenación y fanatismo. Bajo el nombre de una sociedad secreta que existió en Bavaria circa 1776 con la consigna de acabar con el poder de la Iglesia, los Illuminati han sido culpados por la moderna teoría de la conspiración de todo tipo de crímenes hegemónicos y de un control cuasi absoluto de la realidad, de haber infiltrado todos los aspectos y espectros de la realidad: desde el hip hop hasta la atmósfera (con chemtrails, con ondas electromagnéticas de control mental, etcétera). 

En un divertido ejercicio el autor Mitch Horowitz, editor de la nueva edición de Las enseñanzas secretas de todas las eras, el clásico esotérico de Manly P. Hall, respondió a las preguntas de un niño de secundaria de Utah para su tarea escolar sobre los Illuminati. Las preguntas y respuestas completas pueden leerse en inglés en Disinfo; aquí un resumen:

-Los Illuminati no han existido en más de 200 años.

-El fundador, Adam Weishaupt, "creía en las mismas ideas que llevaron a la Declaración de la Independencia el mismo año".

-Thomas Jefferson escribió: "Weishaupt cree que promover el perfeccionamiento del carácter era el objetivo de Jesucristo. Que su intención era simplemente reinstalar la religión natural, y difundir la luz de la moralidad, enseñarnos a autogobernarnos".

-¿Creen los Illuminati en Dios o Satán?: "Los Iluminati históricos abrazaron una 'religión de la razón' que para ellos significaba la aceptación de la ciencia, la democracia y aspectos de las antiguas creencias de los griegos, egipcios y persas. Tendían a una especie de cristianismo místico que era popular entre los radicales europeos, artistas y reformadores, incluyendo a Mozart y a Goethe, quienes fueron amigables con Weishaupt".

-Jay-Z (ningún artista pop es miembro de los Illuminati): "Jay-Z es un astuto artista y usa todo tipo de imágenes ocultas y controversiales en su trabajo, desde citas de Aleister Crowley hasta imágenes de Mao. Quiere provocar reacciones".

OJO: que no existan los Illuminati, y ciertamente no como una sociedad secreta y misteriosamente omnipotente (¿con ayuda de demonios extraterrestres?) con planes macabros para pastorear a la humanidad, no significa que no existan grupos de poder que conspirar para fundamentalmente mantener su poder, probablemente con mucho menos control de lo que se cree. Es decir, eres esencialmente libre, especialmente cuando tomas conciencia de tu propio ser y de las mismas estructuras de poder.  

Horowitz añade que, de existir, a él le gustaría ser miembro de los Illuminati. Siguiendo con este tenor, recordemos las palabras del periodista Richard Metzger (actualmente editor del sitio Dangerous Minds), quien enunció en la conferencia anual de Disinfo que era el momento de "dejar de quejarse de los medios y convertirse en los medios". Una visión rutilante: "Señoras y Señores, he visto a los Illuminati, y somos nosotros". Los Illuminati son lo que podríamos llegar a ser si nuestra conciencia aumenta. Dice Horowitz:

Los verdaderos valores de los Illuminati pasaron la historia de las ideas. Mi esperanza es que tú y tus compañeros de clases puedan reflexionar sobre figuras como Weishaupt y Jefferson y entender cuán radicales fueron al prever una sociedad futura en la que todos los individuos pudieran perseguir su más alto potencial. Su trabajo yace inconcluso.

 

También en Pijama Surf: Nosotros somos los Illuminati

Bernie Sanders, la política antimaterialista y la lucha contra las élites en el poder

Política

Por: pijamasurf - 04/12/2016

Más allá del circo de Donald Trump yace la figura de Bernie Sanders, con un discurso congruente en contra de las estructuras del poder y la desigualdad

Las elecciones para definir los candidatos de los partidos en Estados Unidos han sido las más polémicas de la historia reciente debido a la figura de Donald Trump, quien ha acaparado toda la atención por, a grandes rasgos, resumir en una persona, en una postura, casi todo lo que está mal con el mundo: racismo, clasismo, sexismo, violencia, inconsciencia, etc. La figura de Trump ha opacado lo más rescatable que ha sucedido en la política estadounidense en los últimos años, el surgimiento de Bernie Sanders, que si bien habría que comprobar que, de ganar, sostendría sus propuestas ante el poder de las élites financieras que controlan el país más allá de los partidos, ha montado el discurso más claro en contra del modelo neoliberal y la falsa democracia que existe en su país.

Sanders especialmente ha atacado a las élites empresariales y políticas y llamado a redistribuir la riqueza, un discurso que evidentemente ha sido criticado por sus adversarios y calificado como socialista. 

En este artículo, Sanders expone su política financiera. Llama la atención su propuesta de deshacer a las instituciones financieras "de tal forma que ya no sean demasiado grandes para caerse", lo cual era el argumento en el rescate financiero: que si se caían los grandes bancos se desplomaba la sociedad entera. Igualmente interesante es su esquema para redistribuir la riqueza, implementar más regulación fiscal y subir el salario mínimo. Escribe Sanders:

Hay algo profundamente equivocado cuando una familia tiene más riqueza que los 130 millones de estadounidenses más pobres de Estados Unidos. 

La realidad es que en los últimos 40 años, Wall Street y la clase multimillonaria ha alterado las reglas para redistribuir la riqueza y las ganancias a los más ricos y poderosos del país.

Esta campaña envía el mensaje a esta clase multimillonaria: "No puedes tenerlo todo". No pueden tener enormes facilidades de impuestos mientras que los niños del país tienen hambre... No puedes ocultar tus ganancias en las Islas Caimán y otros paraísos fiscales, mientras que existen numerosas necesidades que no son resueltas en cada esquina del país. Su ambición no tiene fin. No pueden quedarse con todos los beneficios de ser estadounidense y rehusarse a aceptar las responsabilidades. 

El blogger Mark Dotson, analizando todas las propuestas de Sanders, las califica de una "política del antimaterialismo" en la cual se priorizan valores como la ecología, la igualdad, la educación y en general el cuidado de las personas y la Tierra por encima de la ambición de seguir ingresando más dinero. 

Ahora bien, en los oscuros lares de la política es difícil no mantener cierta sospecha y Sanders ciertamente no es alguien que ha surgido desde fuera del sistema, por lo que recalcamos: en teoría su política es altamente coherente y hasta revolucionara en contraste a lo que  ocurre en Estados Unidos, pero no hay forma de realmente comprobar qué tan genuina y capaz es de cambiar el orden del poder si llega al poder (y se resiste a la corrupción inmanente de las altas esferas). Mientras que no se ha puesto a prueba en el gobierno, siempre quedará la posibilidad de que su discurso sea mera estrategia y marketing para ganarse a ese importante target de las personas hastiadas por el sistema. Lo que es indudable es que entre los candidatos con oportunidades de llegar a la presidencia, Sanders representa el más alto potencial de un cambio verdadero y no la mera iteración de lo mismo con otro rostro. 

Sanders se encuentra en una reñida lucha con Hillary Clinton, por el momento a 2 puntos de distancia de la esposa del expresidente Clinton para la candidatura demócrata, según las encuestas nacionales. Sin embargo, haber perdido la primaria en Nueva York hace que prácticamente no tenga esperanzas de recibir la nominación; de cualquier manera, Bernie sigue luchando y su proyecto mantiene su vigencia.