*

X

La fascinante historia del primer encuentro sexual en el planeta

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/10/2016

En el origen de la vida compleja está el maravilloso acto sexual de fusión

¿Puedes imaginar el primer acto sexual en el planeta? Tal vez imaginas a un prototípico Adán y a una Eva en el Edén, en un ardiente abrazo carnal bajo el árbol de la vida. No: en cambio, el abrazo informático y biológico de dos bacterias en un remoto origen. 

Así describe Jill Neimark el primer acto sexual (que además, para encender el candor biológico, fue sexo mutante) en un interesante artículo sobre la función evolutiva del sexo:

Alrededor de 2 mil millones de años atrás, dos procariontes --dos bacterias borboteando en la sopa primordial de la vida-- se unieron en lo que debió de haber sido el acto sexual original. Una invadió a la otra. Una comió, la otra fue comida, y ambas vivieron para contar la historia. Se fusionaron y con el tiempo, crearon algo asombrosamente nuevo. La invadida --la que fue comida-- evolucionó a ser una pequeña pero poderosa mitocoondria a lo largo de pocos millones de años. La otra evolucionó a ser un núcleo mucho más grande.

Esta es la endosimbiosis que está en el origen de la vida de los eucariontes. No sólo estamos conformados por un 90% de células bacteriales que forman nuestro microbioma; las células animales también tienen este origen dual bacterial. Las bacterias que ahora son las mitocondrias producen la energía que permite la explosión de la vida compleja en este mundo

Las mitocondrias, que son los motores biológicos, tienden a una serie de mutaciones erráticas, lo cual sin embargo es compensado por la reproducción sexual, que en un principio no parece ser una forma eficiente de reproducirse pero que permite la más rápida recuperación en los errores genómicos de las mutaciones. El sexo es un mecanismo de adaptación. El sexo y el amor son ciertamente dos cosas distintas, pero comparten tal vez un remoto origen, en un acto primero y en un deseo, luego, de convertirse en el ser que se desea, de hacer que dos sean uno. 

Científicos descubren un cuarto estado natural del agua

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/10/2016

El hallazgo permitiría conocer el comportamiento de las moléculas de agua en estados de alto confinamiento

Todos aprendimos que el agua existe en tres estados: sólido, líquido y gaseoso. Sin embargo, científicos del Departamento de Energía del Laboratorio Nacional de Oak Ridge encontraron moléculas de agua en un nuevo estado luego de someterla a una potente presión.

Según la investigación, publicada en Physical Review Letters en abril, el inusual comportamiento del agua se detectó cuando pusieron moléculas del líquido en nanotubos; cada molécula podía ser hallada tanto de un lado como del otro de la barrera. ¿Alguna vez te preguntaste qué pasaría si cortaras una gota de agua por la mitad hasta el infinito? Bueno, pues cuando el líquido mide lo mismo que un átomo (aproximadamente un 110 mil millonésimo de metro) puede estar en dos lugares a la vez, o “deslocalizada”.

El objetivo del experimento realizado en Inglaterra era observar el agua en confinamiento extremo, como debajo de la tierra o dentro de las paredes celulares. El comportamiento de las moléculas del líquido desafía la física clásica, pues el agua debería haberse quedado de un lado u otro de la barrera, pero en cambio se “diseminó” sin usar energía, en un proceso conocido en inglés como “tunneling”.

El estado “tunelar” del agua permite entender cómo se comporta ésta en espacios de gran confinamiento.

Según Alexander Kolesnikov, uno de los autores del estudio, “esto significa que los átomos de hidrógeno y oxígeno de la molécula de agua se deslocalizan y por lo tanto están presentes simultáneamente en seis posiciones simétricamente equivalentes en el canal al mismo tiempo. Es uno de esos fenómenos que solamente ocurren en mecánica cuántica”.

Lawrence Anovitz, otro de los autores, afirmó que “también es interesante pensar que esas moléculas de agua en tu anillo de aguamarina o esmeralda —variedades azules y verdes de berilo— están atravesando por el mismo tunelaje cuántico [quantum tunneling] que vemos en nuestros experimentos”.