*

X

La fascinante historia del primer encuentro sexual en el planeta

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/10/2016

En el origen de la vida compleja está el maravilloso acto sexual de fusión

¿Puedes imaginar el primer acto sexual en el planeta? Tal vez imaginas a un prototípico Adán y a una Eva en el Edén, en un ardiente abrazo carnal bajo el árbol de la vida. No: en cambio, el abrazo informático y biológico de dos bacterias en un remoto origen. 

Así describe Jill Neimark el primer acto sexual (que además, para encender el candor biológico, fue sexo mutante) en un interesante artículo sobre la función evolutiva del sexo:

Alrededor de 2 mil millones de años atrás, dos procariontes --dos bacterias borboteando en la sopa primordial de la vida-- se unieron en lo que debió de haber sido el acto sexual original. Una invadió a la otra. Una comió, la otra fue comida, y ambas vivieron para contar la historia. Se fusionaron y con el tiempo, crearon algo asombrosamente nuevo. La invadida --la que fue comida-- evolucionó a ser una pequeña pero poderosa mitocoondria a lo largo de pocos millones de años. La otra evolucionó a ser un núcleo mucho más grande.

Esta es la endosimbiosis que está en el origen de la vida de los eucariontes. No sólo estamos conformados por un 90% de células bacteriales que forman nuestro microbioma; las células animales también tienen este origen dual bacterial. Las bacterias que ahora son las mitocondrias producen la energía que permite la explosión de la vida compleja en este mundo

Las mitocondrias, que son los motores biológicos, tienden a una serie de mutaciones erráticas, lo cual sin embargo es compensado por la reproducción sexual, que en un principio no parece ser una forma eficiente de reproducirse pero que permite la más rápida recuperación en los errores genómicos de las mutaciones. El sexo es un mecanismo de adaptación. El sexo y el amor son ciertamente dos cosas distintas, pero comparten tal vez un remoto origen, en un acto primero y en un deseo, luego, de convertirse en el ser que se desea, de hacer que dos sean uno. 

Los 7 tipos de inteligencia: ¿cuál tienes tú?

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/10/2016

Los siete tipos de inteligencia de Howard Gardner amplían la discusión de lo que es la inteligencia y forman un cuadro mucho más diverso e incluyente

Harto de la perspectiva monolítica de la inteligencia que predomina en nuestra sociedad (una inteligencia que se mide por un parámetro sumamente parcial: el IQ o coeficiente intelectual), el neurocientífico Howard Gardner desarrolló su teoría de la inteligencia múltiple, en la cual clasifica siete tipos distintos de inteligencia, con los cuales se cuantifican de mejor manera los diversos talentos intelectuales de las personas.

En una entrevista con el sitio del periódico español La Vanguardia, Gardner señaló que "cuando mido la inteligencia de las personas, descubro que algunas son muy buenas solucionando problemas pero malas explicándolos. Y a otras les pasa lo contrario". El también profesor de Harvard y pedagogo explica que la inteligencia es algo complejo y se entiende mejor dentro de la multiplicidad inclusiva. En la historia de la humanidad ha habido aberraciones discriminatorias, como en Australia, donde "se manipuló para explicar que había grupos étnicos que tenían inteligencias diferentes de otros". Además de estos reduccionismos racistas, el otro tema es que "los tests de inteligencia no valoran realmente nuestras capacidades, sino sólo la capacidad de resolverlos". Hay una inteligencia cualitativa que no puede medirse en este tipo de exámenes y suscribir a sus resultados es una engañosa tiranía del reino de la cantidad.

SIETE TIPOS DE INTELIGENCIA

1. Lingüística

2. Lógico-matemática

3. Musical

4. Espacial

5. Cinético-corporal

6. Interpersonal

7. Intrapersonal

Gardner añade que cree que en un futuro demostrará que existen también una inteligencia pedagógica, una naturalista y otra existencial para plantearnos preguntas trascendentes. La clasificación anterior es altamente significativa puesto que sugiere que la inteligencia de un músico es tan válida como la de un matemático, la de un bailarín tan alta como la de un CEO, o incluso la de un taxista (inteligencia espacial) --como los taxistas de Londres, que desarrollan nuevas conexiones cerebrales al navegar las calles de esta laberíntica ciudad-- igual de valiosa que la de un "coach" (intepersonal) o la de un escritor (lingüística). Estas inteligencias incluso expanden la noción de inteligencia al cuerpo y a diferentes aspectos de la mente. Hay que decir que una persona ciertamente tiene más de una inteligencia (en cierta medida, todas) pero que seguramente predomina alguna. 

Otra cosa bastante prometedora, según Garnder, es que ha descubierto que las personas verdaderamente excelentes en sus profesiones llevan una vida ética, pese al prejuicio de que se debe ser egoísta y ambicioso para ser exitoso.