*

X

Hoy hace 61 años Gordon Wasson se convirtió en el primer extranjero en comer hongos con María Sabina

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/29/2016

Uno de los viajes de hongos más importantes en la historia moderna de las sustancias psicodélicas

Una velada del 29-30 de junio de 1955 el micólogo, periodista y banquero estadounidense Robert Gordon Wasson participó en una ceremonia de hongos psilocybe en Huautla de Jiménez, México, iniciando lo que sería una legendaria práctica entre turistas psicodélicos, académicos y hasta rockstars. Wasson es una de las figuras claves en la revolución psicodélica de los 60 al abrir brecha para que otro académico, el doctor Tim Leary, buscara la misma experiencia mágica en nuestro país, el detonador de su cruzada por expandir la mente de una nación con LSD. 

La curiosidad de Wasson por los hongos alucinógenos había sido picada por una carta del poeta Robert Graves y por el trabajo del etnobotánico de Harvard Richard Evans Schultes, quien mencionaba los en ese entonces legendarios hongos usados por los aztecas. Fue en al principio de los 50, cuando Wasson era vicepresidente de J&P Morgan, que inició sus viajes a México.  

Wasson había presenciado una ceremonia en 1953 pero no había participado. Sin embargo, después de haber localizado el lugar donde se realizaban estas ceremonias en la Sierra Mazateca de Oaxaca, en 1955, junto con el fotógrafo Allan Richardson, pudo probar las mieles del mítico teonanácatl (la carne divina). La historia de cómo logró conocer a María Sabina es un tanto oscura: Wasson se presentó en la sede municipal y le dijo a un oficial llamado Cayetano Mendoza que sabía que ahí se realizaban ceremonias con hongos. Según cuenta John Allen en su libro Mushroom Pioneers, Mendoza, sorprendido y quizás asustado, no supo reaccionar más que llevándolo a casa de una "sabia", quien podía revelare el secretos de los nti xi tjo. María Sabina luego contaría que se sintió obligada a darle acceso a Wasson --quien se convertiría en su amigo-- por ser llevado por una autoridad. El filtro de la historia haría controversiales las subsecuentes expediciones de Wasson ya que algunas de éstas fueron infiltradas y fondeadas --inadvertidamente para Wasson-- por la CIA, como parte del programa secreto de control mental MK ULTRA. Comúnmente se cree que Wasson no sabía esto y simplemente aceptó los generosos fondos provistos por el científico James Moore; no obstante, el conspiranoico John Marks considera tener pruebas de que Wasson trabajaba para la CIA.

En lo que es la primera descripción académica de un viaje de hongos, Wasson escribió:

Los patrones se convertían en estructuras arquitectónicas, con columnatas y arquitrabes, patios de un esplendor majestuoso, orfebrería en tonos brillantes --oro, ónix y caoba-- todos armoniosa y astutamente arreglados, la más deliciosa profusión extendiéndose en todas direcciones. Estas visiones arquitectónicas parecían orientales, aunque en cada etapa notaba que no podían identificarse con ninguna región oriental en particular.

Wasson quedó sumamente impresionado con los hongos y con la curandera María Sabina; recomendaría la experiencia a intelectuales y celebridades, siendo él mismo sumamente influyente como parte de una élite cultural económica. Su impresión lo llevaría más tarde a la conclusión de que los "hongos mágicos" eran la mítica bebida de los dioses que aparece en los himnos védicos, el soma y, junto con Albert Hofmann, a concebir la noción de que otro hongo, el cornezuelo de centeno, jugó un papel preponderante en los Misterios de Eleusis. Estas teorías no han podido comprobarse, aunque sin duda son fascinantes.

Te podría interesar:
Científicos de Brooklyn desarrollan droga capaz de borrar recuerdos específicos.
cientifiso-borran-memoria-pastilla Hace unos días reportabamos como diversas investigaciones, particularmente en Japón y en Estados Unidos, están cerca de desarrollar la tecnología necesaria para leer la mente e incluso para grabar los sueños. Algo que remite inmediatamente a la ciencia ficción, por ejemplo a la policía del pensamiento de 1984, la novela de George Orwell o al videojuego Final Fantasy, donde el hábito delicioso de consultar los sueños de la noche anterior es una posibilidad a colores. Esta vez, la obra de ciencia ficción que parece tomar el veloz camino de la realidad, es la película Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos, ya que un grupo de científicos de Brooklyn ha probado con eficacia una droga capaz de borra ciertos recuerdos en ratones de laboratorio. Los científicos creen que la droga debe de operar de la misma forma en el ser humano. El fármaco actúa al dirigirse a zonas del cerebro críticas en almacenar ciertas memorias específicas. Esto ha llevado a investigadores dentro de las neurociencias a hablar de una "mólecula de la memoria". Está molécula podrías ser la llamada PKMzeta, una mólecula que se ha encontrado activa en las células en el momento en que ocurre el proceso de comunicación entre neuronas vecinas conocido como "marcación rápida biológica", el cual describe la forma en la que los científicos creen que se difunde una memoria por el cerebro, donde las neuronas actúan como una red de testigos de un evento en el que cada uno aumenta información del evento presenciado. Los científicos del SUNY Downtown Medical Center de Brooklyn han trabajado con las ratas enseñándoles ciertos patrones de conducta que se registran en su memoria. Sin embargo, cuando se inyecta la droga ZIP, que interfiere con el PKMzeta, las ratas olvidan lo que se les ha enseñado. Por ejemplo, con una sola dosis de ZIP, las ratas olvidaron un fuerte disgusto por un sabor que las hace enfermarse, el cual había adquirido tres meses antes. Las cuestiones éticas que pueden surgir con una sustancia capaz de borra los recuerdos son muchas, aunque también los beneficios. Se preve que una sustancia así pueda ayudar en el tratamiento de personas que sufren traumas a partir de ciertos eventos como accidentes o muertes familiares. Incluso podría ser útil para la rehabilitación de criminales en los cuales se ve un patrón de conducta repetitiva fundamentada en sus experiencias pasadas. Y , en el caso de que se legitime, la existencia de la "molécula de la memoria" podría también tener beneficios en el desarrollo de una droga capaz de mejorar la memoria y combatir con efectividad padecimientos como el Alzheimer. Por supuesto otro de los beneficios podría ser la reducción en los altos costos que representan sesiones frecuentes de psiconálisis, pero quiza sin estos no habríamos tenido a personajes como Woody Allen. Y volviendo al inicio de este artículo sería interesante ver hasta que punto los científicos son influenciados por las películas de Hollywood o hasta que punto el hecho de algo exista en el imaginario colectivo aumenta sustancialmente su posibilidad de convertirse en la realidad colectiva dotada por la ciencia. Vía NyTimes Fármaco anti-amor capaz de romper vínculos afectivos