*

X
Escrito por el alquimista y masón Dom Antoine-Joseph Pernety, este libro es un excelente recurso para consultar en el estudio de las artes herméticas

 Imagen: Rosarium Philosophorum

El Diccionario Mito-Hermético del alquimista y erudito Dom Antoine-Joseph Pernety en la traducción de Santiago Jubany constituye seguramente el gran referente lexicográfico al cual podemos recurrir los interesados en la alquimia en castellano. En inglés otra excelente opción es el diccionario de Martin Ruland, A Lexicon of Alchemy, escrito originalmente en latín pero traducido al inglés. Otro diccionario importante para estudiantes del esoterismo es el Diccionario de Símbolos de Federico González. La obra en cuestión fue escrita en 1758 por Pernety, quien primero formara parte de una congregación benedictina y luego fundara su propia orden iniciática de corte masónica. En este texto se presentan definiciones puntuales de la mayoría de los términos utilizados por los alquimistas para referirse a los distintos elementos de sus operaciones (metales, minerales, vegetales; matraces, hornos, crisoles, etc.) y a los procesos de esta arte oculta, a la vez que se nos introduce a todo el cosmos de mitos, héroes y conceptos que fueron muy importantes en la configuración de este sistema que es una cámara mágica de resonancias en las que lo práctico se disuelve en lo simbólico en un perfecto tejido analógico.

Nos dice Pernety que "jamás ninguna ciencia tuvo mayor necesidad de un diccionario como la Filosofía Hermética" donde "los nombres bárbaros que allí se encuentran parecen estar vacíos de sentido" y "los términos equívocos, puestos a propósito en casi todas las frases no presentan ningún sentido determinado", ciencia en la que "los mismos autores advierten que no se les ha de entender al pie de la letra, que han dado mil nombres distintos a una misma cosa, que sus obras no son más que un tejido de enigmas, metáforas y alegorías presentadas bajo un velo de términos ambiguos". Y, sin embargo, este palacio secreto del lenguaje que es la alquimia no es arbitrario; consiste del entramado de la "Ciencia que es clave de todas las otras". El alquimista ha llegado a las alturas de la sabiduría por el camino áspero de la disciplina y la dedicación pero también por la bendición de lo divino y por lo tanto no puede más que ofrecer su asistencia a los demás. Pero al haber recibido el arte "a la sombra del misterio" y siendo este misterio parte esencial del trabajo --en donde la preparación de la tierra, la siembra y el nutrimiento de la "planta" es tan importante como el fruto mismo-- tampoco pueden levantar el velo para el vulgo y "abstenerse de escribir misteriosamente". Este es el sentido antiguo de los mitos: eran toda una psicología iniciática o una teología poética (según Marsilio Ficino); el proceso del revelado del enigma en el alma individual era tan importante como la resolución y completamente necesario para llegar a la correcta maduración del entendimiento. 

Pernety se da a la tarea de demostrar que los filósofos que conforman el "gremio de los alquimistas" no eran lunáticos dispares sino que, dentro de la infinidad de nombres y descripciones con los que se referían a su obra, existía una unidad en el sentido más profundo, una misma dirección, una misma ética (lejos de la búsqueda del oro material), una verdadera cofradía del espíritu. Su lenguaje es coherente y congruente y es accesible a todo aquel que esté dispuesto a entregarse al arte, con mente y corazón abiertos (el lector de textos alquímicos debe tener algo de lector de poesía y algo de lector de novelas detectivescas). Al final tal exuberancia verbal, tal profusión metafórica, tal intensidad hermenéutica no es más que reflejo del gran dogma de su arte: que todas las cosas son una sola, la materia está impregnada del espíritu y que todos los metales, vegetales o animales tienen una vocación inexorable hacia el oro (la perfección). Utilizar mil nombres para llamar a la Única cosa es consistente con la realidad del universo, según la visión hermética, que es siempre unidad dentro de la diversidad. En este sentido, este diccionario es como la cola del pavo real que nos permite observar todos los colores de una misma luz. 

El "fruto intelectual", por así decirlo, de estudiar de manera comparativa la alquimia --esta ciencia hija del Sol y la Luna-- es el entendimiento de que el cosmos de los alquimistas está ordenado por la analogía y las correspondencias, en un tejido que no es nunca arbitrario y fortuito; las conexión son simbólicas, poéticas y operativas. Como ocurre en el cielo o como ocurre en el desarrollo embrionario --por el milagro de la Única cosa-- ocurre también en el laboratorio, que es la torre filosófica en la que se adora al rey del universo repitiendo su obra. Estos tres principios, esta trinidad de equivalencias, se ejemplifica en el Mercurio: es un planeta en el cielo, es un metal en el laboratorio (y un principio arquetípico del cosmos) y un hombre y una divinidad, Mercurio o Hermes (el Tres Veces Grande). Entramos aquí a la región de la "divina coincidencia".

Compartimos una pequeña muestra de las entradas del libro en las que se hace manifiesto que no es  sólo para los practicantes, tiene un valor poético también para un público más amplio. 

Corazón: Algunos químicos han dado este nombre al fuego, otros al oro cuando han hablado de metales.

Melancolía: Significa la putrefacción de la materia. Los filósofos también llaman a esta operación "calcinación", "incineración" y "pregnación". Se ha dado este nombre a la materia al negro sin duda porque el color negro tiene algo de triste y porque el humor del cuerpo humano, llamado melancolía, está considerada como una bilis negra y recocida causa de los vapores tristes y lúgubres.

Oro de los filósofos: Cuando dicen "tomad el oro" no quieren decir el oro vulgar, sino la materia fija de la obra en la que su oro vivo está oculto y como aprisionado...

León verde: Materia que los Filósofos químicos emplean para hacer el magisterio de los Sabios; ciertamente es una materia mineral tomada del reino mineral. Es la base de todos los menstruos de los que han hablado los filósofos; es de esta materia que ellos han compuesto su disolvente universal, al que, a continuación, han aguado con las esencias vegetales pata hacer el menstruo vegetal, con esenciales animales para hacer el menstruo vegetal y con esencias mineralas para hacer el menstruo mineral... [Se llama así según el alquimista Ripley] "porque el mercurio que se extrae de esta materia destruye todos los cuerpos y los hace parecidos a sí mismo, como hace el León con los otros animales"... "es por él que todo crece y reverdece en la naturaleza".

 

El Diccionario Mito-Hermético ha sido publicado por Índigo en España y Sincronía Encuentros en México. 

 

 Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Literatura y viajes: 11 novelas cortas para leer en el avión

Libros

Por: pijamasurf - 06/29/2016

Estas 11 novelas son suficientemente cortas y suficientemente entretenidas como para que las leas en un vuelo de entre 5 y 6 horas y la pases genial

Este verano, si estás planeando tomar un vuelo, no te esperes a ver qué hay en las librerías del aeropuerto. Agarra cualquiera de los que enlistamos abajo, que tienen la medida perfecta para que puedas empezarlo y terminarlo en un aproximado de cinco horas, y son lecturas entretenidas y brillantes.

1. La metamorfosis, Franz Kafka

KafkaSilentMovie

Un hombre despierta una mañana y descubre que se ha transformado en un insecto gigante. No querrás perderte lo que esta situación genera en los personajes del libro.

 

2. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad

59-CORAZON-TINIEBLAS

Marlow es un viejo marinero que relata la historia de su viaje al Congo ("el corazón de las tinieblas") y encuentra las tinieblas también dentro de sí. Sin duda, una de las mejores novellas de todos los tiempos.

 

3. Autobiografía de Rojo, Anne Carson

The-Autobiography-of-Red-The-Dragon-Book-Cover

Anne Carson es un orfebre de las palabras. De leer sus libros surge una voluptuosidad literaria como en pocos casos. Esta novela está escrita en verso y es una actualización del mito clásico de Heracles y Gerión desde la perspectiva del monstruo.

 

4. Inglaterra, Inglaterra, Julian Barnes

21427884

Pocas novelas tan inteligentes y divertidas como esta de Barnes, que describe una imitación de Inglaterra en un parque de diversiones.

 

5. Memorias del subsuelo, Dostoievski

Portada-de-Memorias-del-subsuelo-de-Fiódor-Dosto

Si no tienes tiempo de agarrar un gigante libro ruso, esta novela es una gran alternativa. Es considerada por muchos como la primera novela existencialista, situada en San Petersburgo.

 

6. Cándido, Voltaire

candido

Este es otro gran clásico que no lleva mucho tiempo leer. La sátira de Voltaire es divertida y toca temas relevantes acerca del imperfecto mundo en que vivimos.  

 

7. Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle

Estudio+en+escarlata

Esta es la primera novela de la serie de Sherlock Holmes, donde Doyle nos presenta al personaje resolviendo un caso estimulante.

 

8. Las ciudades invisibles, Italo Calvino

ciudadesinvisibles1

El libro describe una serie de ciudades que el personaje icónico de Marco Polo va relatando a Kublai Khan, emperador de los tártaros. Cada ciudad es un alucinante viaje a una capital fantástica e improbable.  

 

9. Estas ruinas que ves, Jorge Ibargüengoitia

9789682710032

La inteligente satanización de la provincia mexicana al puro estilo Ibargüengoitia. Difícil dejar de leer.

 

10. El extranjero, Albert Camus

Camus23

El personaje de la obra es un ser indiferente a la realidad, por resultarle absurda e inabordable. El progreso tecnológico lo ha privado de la participación en las decisiones colectivas y lo ha convertido en "extranjero" dentro de lo que debería ser su propio entorno.

 

11. La vida de Sebastian Knight, Vladimir Nabokov

a+verdadeira+vida+de+sebastian+knight

Con el particular humor literario de Nabokov, el libro trata de la biografía ficticia de un escritor, relatada por su hermanastro.