*

X

Rythmia, el primer centro holístico con licencia médica para administrar ayahuasca a sus huéspedes

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/07/2016

Un lujoso hotel en la selva de Costa Rica ofrece medicinas psicodélicas como ayahuasca y San Pedro a sus huéspedes, entre los cuales se cuentan varias celebridades

En la selva de Costa Rica, pero con todas las comodidades de la vida moderna, el centro de retiro y spa holístico Rythmia ofrece un plan integral de relajación y tratamiento para sus huéspedes que incluye medicina de plantas como ayahuasca y San Pedro. Lo que hace a Rythmia un lugar único es que cuenta con una licencia médica otorgada por el gobierno de Costa Rica para administrar a sus clientes --muchos de ellos celebridades y millonarios-- estas medicinas psicodélicas.

Según cuenta el fundador Gerard Powell a Reality Sandwich, para obtener la licencia debieron cumplir con el criterio del gobierno costarricense, construir rampas para minusválidos, una unidad de cuidados intensivos equipada y mantener a doctores 24 horas al día en el hotel. Durante las ceremonias, diversas enfermeras se encuentran siempre cerca de los usuarios para asegurarse de que nada salga mal. Al parecer, para obtener la licencia es necesario tener mucho dinero.

En Perú, por supuesto, existen numerosos centros en los que se ofrecen ceremonias de ayahuasca, algunos incluso certificados por organizaciones internacionales como Safe Ayahuasca Retreat. Sin embargo estos centros, que van desde lujosos hoteles hasta experiencias mucho más discretas en la profundidad de la jungla sin comodidades mayores a una choza o una maloka, no tienen una licencia médica. Dicho eso, ciertamente el boom del turismo de la ayahuasca está haciendo que haya cada vez más opciones, algunas de las cuales están integrando la medicina occidental. 

Existe gran controversia sobre la interacción entre la ayahuasca y las dinámicas de consumo capitalistas --y es que al aprovechar una oportunidad de negocios el capitalismo parece trastornarlo todo, extraer su valor de mercado y triturar el espíritu original. En este caso al menos lo saca de contexto, y en un viaje psicodélico el contexto y las tribulaciones que se deben superar (ese descenso simbólico al inframundo) hacen el alma del viaje. No obstante, Powell explica a Reality Sandwich que si bien está de acuerdo en que parte de lo que enriquece la experiencia de la ayahuasca es viajar a la selva y salir de la zona de confort para encontrarse con esta medicina en su hábitat natural y con las personas que han cultivado una relación mágica con ella, lo que está ocurriendo es que muchas personas están probando la ayahuasca en "sus sofás en Hollywood" (claramente su target son celebridades y millonarios, como WILL I AM de Black Eyed Peas, quien da un favorable testimonio sobre este centro en su página). Por ello ofrece un punto intermedio, un lugar con chamanes calificados, en medio de la selva de Costa Rica, con un plan integral de sanación que incluye yoga, masajes, detox y demás herramientas de tratamiento y cuenta además con todas las comodidades, desde comida gourmet hasta reconocidos naturópatas.

Sobre el boom del turismo psicodélico, el chamán ayahuasquero Víctor Cauper Gonzáles dijo recientemente: "Ahora es una industria: los occidentales se dieron cuenta de que hay dinero de por medio. Muchos centros de retiro son administrados por occidentales, de una manera similar a la minería ilegal. Llegan y roban nuestra antigua sabiduría y la venden para obtener ganancias".

Rythmia se vende como un lugar "para despertar a través de la inteligencia de la naturaleza", "una vacación de transformación" y un "Life Advancement Center"; ciertamente tiene una sofisticada estrategia de marketing que seguramente atraerá al jet set en búsqueda de no quedarse fuera de la jugada, de todo el "hype" de la ayahuasca. Podemos ver en esto una mercantilización o una glamurizada corrupción de los valores de la ayahuasca, pero también una señal del enorme potencial de sanación e integración que ofrecen este tipo de medicinas en una sociedad que no puede liberarse de su programa económico hipercapitalista, pero que sí puede buscar experiencias transformadoras dentro del sistema.

Cómo esta "superfood" se convirtió en la droga del momento en la escena dance europea

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/07/2016

La llegada de esta milenaria y deliciosa sustancia sutilmente psicoactiva a las pistas de baile

No es muy bien visto celebrar que los jóvenes estén utilizando una sustancia para estimularse en largas jornadas de fiesta, pero esta sustancia es quizás la más "celebrable" que podemos imaginar, especialmente debido a que está siendo usada como sustituto de sustancias mucho más nocivas. Aparentemente hay una movida en la escena dance en Europa en la que cientos de jóvenes están optando por lo que para ellos es un exótico elixir de placer y energía tropical. Se trata de la nueva moda de masticar o inhalar cacao en clubs y fiestas que está galvanizando Berlín y Londres en algo que parece borrar las fronteras entre la gastronomía y la psiconáutica, una ¿psicodelicatessen?

Según reporta el sitio Ozy existen varias fiestas temáticas, como Lucid en Berlín, que están siendo alimentadas por bebidas de cacao puro como atracción principal, o está también Morning Gloryville, una empresa que hace fiestas en Londres y Nueva York y surte a los lugares donde realiza sus eventos con pastillas de cacao. Subiéndose a esta ola de drogas recreacionales/luxury design, la chocolatera belga Dominique Persoone ha inventado un aparato especial para inhalar chocolate en forma de polvo. Al aparecer la fiebre de lo que se llaman "superfoods", todos los beneficios que se asocian al cacao no han pasado desapercibidos por los clubbers en su perpetua búsqueda de mejorar su experiencia fiestera; donde antes ya se utilizaban cosas como el guaraná, el cacao parece ser una alternativa sutil y poderosa, que además encierra un elemento de elegancia y seducción.

El cacao, por supuesto, es completamente legal, y sin embargo en su forma pura tiene efectos más fuertes de los que estamos acostumbrados a relacionar con el chocolate. Todos hemos oído de las propiedades afrodisíacas del chocolate y algunos estudios han confirmado al menos cierto efecto antidepresivo. El cacao contiene triptófano, el cual es el precursor de la serotonina y también detona la secreción de endorfinas que funcionan como opiáceos endógenos, reduciendo el dolor e inclinando hacia el placer. El rico contenido de magnesio de esta sustancia hace que disminuyan los síndromes premenstruales, lo cual explica por qué a las mujeres les gusta tanto el chocolate. Contiene también feniletilamina, una molécula similar a las anfetaminas, la cual es usada en diversas drogas de diseño como el 2CB, aunque no queda claro qué tanto de esta sustancia logra cruzar la barrera de la sangre en el cerebro. De hecho, algunos expertos consideran que las trazas de estos alcaloides son insignificantes y podríamos estar presenciando en muchos sentidos un efecto placebo, tal vez estimulado por la sensualidad sensorial del chocolate. Esta sensualidad, combinada con el contenido energético de la sustancia, podría ser de todas maneras un gran aditamento para el dance floor

Por otro lado puede ser útil recordar que el cacao tiene muchos alcaloides, algunos de los cuales podrían no ser del todo inocuos, como la teobromina, una molécula similar a la cafeína que suele producir sensaciones pico seguidas de fuertes caídas y dolores de cabeza en algunos individuos. Así que, si bien esta sustancia parecer ser mucho más conducente a una fiesta sana, también merece reparar en no caer en excesos. 

El cacao era utilizado por pueblos precolombinos con fines rituales y posiblemente extáticos. Para los aztecas era el regalo de Queztalcóatl, un origen divino que en cierta forma refleja el nombre científico en latín dado por Lineo, Theobroma cacao, el alimento de los dioses. El cacao aparece también en algunas de las representaciones de la diosas Xochiquetzal, especie de Afrodita asociada con las plantas psicodélicas. Aunque merece mencionarse que, según el etnobotánico Jonathan Ott, las muchas propiedades psicoactivas del cacao atribuidas en épocas antiguas podrían ser resultado de que se usaba como base para combinarse con otras plantas, una práctica que sigue haciéndose hoy en día. Asimismo, algunos grupos en México están reactivando la utilización ceremonial del cacao en temazcales y demás reuniones con fines de purificación y exploración de la conciencia.