*

X

Rythmia, el primer centro holístico con licencia médica para administrar ayahuasca a sus huéspedes

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/07/2016

Un lujoso hotel en la selva de Costa Rica ofrece medicinas psicodélicas como ayahuasca y San Pedro a sus huéspedes, entre los cuales se cuentan varias celebridades

En la selva de Costa Rica, pero con todas las comodidades de la vida moderna, el centro de retiro y spa holístico Rythmia ofrece un plan integral de relajación y tratamiento para sus huéspedes que incluye medicina de plantas como ayahuasca y San Pedro. Lo que hace a Rythmia un lugar único es que cuenta con una licencia médica otorgada por el gobierno de Costa Rica para administrar a sus clientes --muchos de ellos celebridades y millonarios-- estas medicinas psicodélicas.

Según cuenta el fundador Gerard Powell a Reality Sandwich, para obtener la licencia debieron cumplir con el criterio del gobierno costarricense, construir rampas para minusválidos, una unidad de cuidados intensivos equipada y mantener a doctores 24 horas al día en el hotel. Durante las ceremonias, diversas enfermeras se encuentran siempre cerca de los usuarios para asegurarse de que nada salga mal. Al parecer, para obtener la licencia es necesario tener mucho dinero.

En Perú, por supuesto, existen numerosos centros en los que se ofrecen ceremonias de ayahuasca, algunos incluso certificados por organizaciones internacionales como Safe Ayahuasca Retreat. Sin embargo estos centros, que van desde lujosos hoteles hasta experiencias mucho más discretas en la profundidad de la jungla sin comodidades mayores a una choza o una maloka, no tienen una licencia médica. Dicho eso, ciertamente el boom del turismo de la ayahuasca está haciendo que haya cada vez más opciones, algunas de las cuales están integrando la medicina occidental. 

Existe gran controversia sobre la interacción entre la ayahuasca y las dinámicas de consumo capitalistas --y es que al aprovechar una oportunidad de negocios el capitalismo parece trastornarlo todo, extraer su valor de mercado y triturar el espíritu original. En este caso al menos lo saca de contexto, y en un viaje psicodélico el contexto y las tribulaciones que se deben superar (ese descenso simbólico al inframundo) hacen el alma del viaje. No obstante, Powell explica a Reality Sandwich que si bien está de acuerdo en que parte de lo que enriquece la experiencia de la ayahuasca es viajar a la selva y salir de la zona de confort para encontrarse con esta medicina en su hábitat natural y con las personas que han cultivado una relación mágica con ella, lo que está ocurriendo es que muchas personas están probando la ayahuasca en "sus sofás en Hollywood" (claramente su target son celebridades y millonarios, como WILL I AM de Black Eyed Peas, quien da un favorable testimonio sobre este centro en su página). Por ello ofrece un punto intermedio, un lugar con chamanes calificados, en medio de la selva de Costa Rica, con un plan integral de sanación que incluye yoga, masajes, detox y demás herramientas de tratamiento y cuenta además con todas las comodidades, desde comida gourmet hasta reconocidos naturópatas.

Sobre el boom del turismo psicodélico, el chamán ayahuasquero Víctor Cauper Gonzáles dijo recientemente: "Ahora es una industria: los occidentales se dieron cuenta de que hay dinero de por medio. Muchos centros de retiro son administrados por occidentales, de una manera similar a la minería ilegal. Llegan y roban nuestra antigua sabiduría y la venden para obtener ganancias".

Rythmia se vende como un lugar "para despertar a través de la inteligencia de la naturaleza", "una vacación de transformación" y un "Life Advancement Center"; ciertamente tiene una sofisticada estrategia de marketing que seguramente atraerá al jet set en búsqueda de no quedarse fuera de la jugada, de todo el "hype" de la ayahuasca. Podemos ver en esto una mercantilización o una glamurizada corrupción de los valores de la ayahuasca, pero también una señal del enorme potencial de sanación e integración que ofrecen este tipo de medicinas en una sociedad que no puede liberarse de su programa económico hipercapitalista, pero que sí puede buscar experiencias transformadoras dentro del sistema.

Sobre la práctica de fumar escorpiones para provocarte duraderas alucinaciones

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/07/2016

Aunque aparentemente puede ser bastante adictivo y algo peligroso, fumar escorpiones se está popularizando aceleradamente en Pakistán, Afganistán y la India

La búsqueda del ser humano por jugar con la realidad a través de su percepción es sin duda milenaria. Cientos de sustancias han desfilado a lo largo de nuestra historia con propiedades para alterar la conciencia, incluidas plantas, secreciones animales (como el "sapito"), compuestos químicos y, también, insectos, Y la búsqueda por descubrir nuevas sustancias que nos permitan jugar con las fronteras que separan lo "real" de lo irreal parece una carrera interminable, como si respondiese a un instinto primario del ser humano. 

En resonancia con lo anterior, existe una creciente tendencia en Pakistán, Afganistán y la India a inducir estados alterados mediante una peculiar sustancia: escorpiones tostados. Sí: al parecer esta práctica, caracterizada por un intenso viaje que dura hasta 10 horas, cada vez tiene más adeptos –y conforme la lucha antidrogas ataca otros insumos, entonces fumar escorpiones adquiere aún mayor popularidad. 

desktop-1461263029.png

 

Preparación

La preparación es bastante sencilla ya que básicamente se trata de poner a secar al sol o rostizar sobre un carbón caliente un escorpión muerto. Posteriormente se colocan trozos del animal en una pequeña pipa (como las que se utilizan para fumar hachís) y se fuma. La parte más cargada es la cola, por la concentración de veneno que hay ahí, sin embargo todo el animal sirve. Mientras hay quienes mezclan el escorpión con tabaco o con hachís, los fumadores más longevos prefieren inhalar exclusivamente el humo proveniente de su cuerpo.  

 

El high

El estado dura aproximadamente 10 horas, de las cuáles la primera mitad puede ser poco agradable o incluso dolorosa, en lo que el cuerpo asimila las toxinas del veneno. Ya la segunda parte del viaje, según advierte Sohbat Khan en una entrevista para el diario pakistaní Dawn, es maravillosa: "Todo parece danzar. Los caminos, los vehículos, todo frente a mí".

 

Una sustancia muy adictiva

A sus 74 años Khan llevaba alrededor de 5 décadas consumiendo escorpiones, la mayoría de ese tiempo en respuesta a una profunda adicción que el veneno fumado de este animal le generó. En la misma entrevista Khan confiesa que su dependencia lo llevó a bajar varios kilómetros, hasta la capital regional de Peshawar, para comprar escorpiones en el mercado; esto cuando simplemente no lograba encontrar más ejemplares en las cercanías de su pueblo. Apenas hace unos meses Sohbat logró liberarse de su añeja adicción, reemplazándola por opio; "una droga vence a otra droga", asegura.  

 

Y dañina...

Aunque no existe mucha información al respecto ya que pocas son las instituciones que han prestado atención a este fenómeno, el doctor Azaz Jamal, del Khyber Teaching Hospital, asegura que las consecuencias  son graves: 

Fumar escorpiones ocasiona pérdida de la memoria a corto y largo plazo. El adicto a esta práctica también desarrolla desórdenes de apetito y sueño. Provoca alucinaciones, el estado en el que una persona percibe algo que no está presente.

Sobra decir que la descripción de las consecuencias por parte del doctor Jamal resulta en características bastante familiares y poco temibles para cualquier persona que haya experimentado con psicoactivos. Sin embargo, no puede dejarse a un lado el hecho de que al fumar escorpiones estás induciéndote un estado alterado a partir de una sustancia esencialmente tóxica (lo cual seguramente también suena familiar en la mente de quienes consumen, por ejemplo, cocaína). 

Habrá que esperar a tener más información sobre este peculiar fenómeno que, por cierto, recuerda a la novela Naked Lunch de William Burroughs –por lo estrambótico de la sustancia y por la relación entre highs e insectos).