*

X
Si puedes manipular tu realidad entonces eso incluye las finanzas personales y tu relación con esa decisiva abstracción que llamamos dinero

No está del todo claro cómo nuestra sociedad llegó a un punto en que el eje de la cultura terminó siendo el dinero. Obviamente hay agendas que ven en el dinero un flujo de energía, de control y poder, y que impulsados por una compleja estrategia o por circunstancial voracidad, han promovido desde hace siglos un modelo político, social y cultural que privilegia el dinero por sobre cualquier otra cosa. Pero aun tomando esto en cuenta, la respuesta parece aún vaga. 

Por fortuna, con la llegada de la nueva brisa de conciencia –ese cúmulo de nociones y preceptos que evidencian las pésimas elecciones que como sociedad hemos tomado desde hace ya un buen rato, cada vez más personas cuestionamos la naturaleza del dinero y su valor real en nuestras vidas. Sin embargo, y a diferencia de premisas contraculturales que condenan per se al dinero, al parecer no se trata de reñir con él o de negar su función, sino de reprogramar nuestra relación y entenderlo de forma distinta dentro de la realidad cultural. A fin de cuentas el dinero no es bueno o malo por definición, originalmente es una herramienta neutral sobre la cual nosotros hemos ido depositando cierta información.

 

Jugando a hacer magia con el dinero (y viceversa)

752cc2fd97bcd7f2051d66e374c4b88f

Una de las mentes más inquietas y divertidas que ha dado la altercultura en las últimas décadas, Robert Anton Wilson, conjugaba en los numerosos libros que publicó una mezcla de anécdotas personales, postulados científicos, premisas metafísicas, magia y un refinado humor. Autor de memorables obras, entre ellas The Illuminatus! Trilogy (1975), el que fuera también editor de Playboy en la era dorada de esta revista (allá cuando publicaba inolvidables entrevistas y ensayos) nos invitó siempre a dudar de lo establecido y a forjar, cada uno, nuestro propio "túnel de realidad". ¿Cómo? Practicando conscientemente la materialización de una creencia, es decir, dándonos cuenta que la realidad es lo que nosotros creemos que es –y si esto lo aplico a voluntad entonces el escenario puede tornarse tan divertido como interesante.  

Wilson fue un incesante promotor de experimentar con la realidad a partir de jugar con nuestras creencias. Su propuesta estuvo siempre aderezada con un toque de algo así como "humor cuántico" –rasgo que por suerte lo desmarca de la retórica tradicional del new age. Y en esta misma línea, propone en su libro Prometheus Rising (1999) un ejercicio de magia humorística, pero con potencial de ser bastante efectivo, para manifestar dinero en tu vida. Se trata de un juego que podría no sólo ayudar a tus finanzas personales sino también a probar que, como decía Wilson, "El mundo no está gobernado por hechos objetivos y lógica sino por sistemas de creencias".

 

Aquí la traducción de las instrucciones de Robert Anton:

1. Visualiza vívidamente una moneda y luego imagina, también vívidamente, que vas a encontrar una en la calle. Luego, cada vez que salgas a caminar, busca esa moneda mientras continuas visualizándola. Registra cuánto tiempo te toma encontrarla. 

2. Explícate el experimento anterior por medio de la hipótesis de la "atención selectiva" (asumiendo que hay muchas monedas en la calle y que tú encontraste una porque estabas continuamente buscándola). Luego busca una segunda moneda. 

 3. Ahora explícate el experimento por medio de la hipótesis alternativa, la mística, es decir que nuestra mente controla todo. Cree que tú hiciste que esa moneda se manifestase en el universo. Luego busca una segunda moneda.

4. Compara el tiempo que te toma encontrar la segunda moneda siguiendo la primera hipótesis (la atención) con el que te toma siguiendo la segunda hipótesis (mente sobre materia).

5. A partir de tu propia ingenuidad, inventa experimentos similares y siempre compara las dos teorías –'atención selectiva' (coincidencia) vs 'la mente lo controla todo' (telequinesis).

6. Evita llegar a cualquier conclusión definitiva prematuramente. Tras 1 mes relee esto, piénsalo de nuevo y sigue posponiendo una conclusión dogmática. Recuérdate que es posible que aún no sepas nada y que quizá tengas algo por aprender.

Lo más probable es que tras este ejercicio termines concluyendo, creo, que la segunda hipótesis, la 'mística', es la correcta. Y es que si observamos de forma más sensible que dogmática, la realidad se acerca bastante a una danza de intenciones durante la cual, aquellas más claras, terminan modelando buena parte de la pista de baile. Pero lo genial de Wilson es que no se queda ahí, sino que contra toda expectativa misticoide al final nos recuerda que cualquiera de las dos hipótesis son potenciales dogmas y que lo más sano, y lo más 'real', sería sencillamente no casarnos con ninguna.

En lo que a manifestar dinero se refiere, tal vez este lúdico experimento te ayude a darte cuenta que una parte importante de lo que está en juego depende de ti mismo, de la forma en la que te programas para relacionarte con la realidad (y por lo tanto en la forma en la que terminas programándola). En verdad podrás  atraer dinero, aunque cabe resaltar que esta será una de las menores mieles que tendrás a tu disposición si comienzas a hacerte cargo de tu camino y lo que en él ocurre. 

En todo caso te sugiero que no dejes hacerlo, seguramente vas a divertirte y hay buenas razones para creer que además de la moneda –y de todo lo que ésta representa– terminarás encontrando algunas otras sorpresas –pero esa es tu historia, y como tal depende únicamente de ti. 

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

Históricamente, las imágenes han sido usadas como vehículos para transmitir fuerzas o como emblemas de contemplación espiritual; en el podcast de filosofía "Cadena Áurea" estudiamos cómo han sido usadas las imágenes en la filosofía neoplatónica y en diferentes tradiciones esotéricas

 

Vivimos invadidos por las imágenes pero poco nos detenemos a reflexionar sobre su poder. Lo cierto es que las imágenes operan mágicamente en nosotros, ya sea porque nosotros les conferimos poder --proyectando nuestros deseos, miedos e ilusiones-- o porque la imagen, por naturaleza o artificio, es capaz de captar y transmitir fuerzas espirituales. En el cuarto episodio del podcast Cadena Áurea conversamos sobre la relación entre la magia y las imágenes en la filosofía platónica, en la magia medieval y renacentista y en la modernidad, con los logos corporativos y la publicidad. Tratamos también de entender la teoría de la fabricación de imágenes mágicas que los antiguos concibieron como un medio para vehicular el cosmos en la Tierra, basándose en el sistema de las correspondencias, signaturas y analogías. La imagen refleja la cualidad particular del momento en el que fue creada, incorporando las influencias de los astros y su armonización con el plano simbólico. Diálogos de Ernesto Priani y Alejandro Martínez Gallardo. Producción: Ignacio Bazán.

0-5:00/ Intro/ ¿Las imágenes pueden ser usadas para vehicular fuerzas, conectar con el cosmos y recibir sus influencias?/ Las signaturas y analogías: una teoría de magia antigua/ Las imágenes en el neoplatonismo/ La construcción de las imágenes en correspondencia con los astros/ Una imagen del Sol para la alegría/ Girasoles y el espíritu de las flores. 

5:00-10:00/ Marsilio Ficino y las claves para construir imágenes mágicas/ Una imagen de Saturno/ Una imagen de Júpiter/ Una imagen de Marte contra la timidez/ Una imagen de Venus/ Una imagen de Mercurio para la Inteligencia/ Una imagen de la Luna en Cáncer/ El momento imprime la configuración del cosmos/ Otro tiempo, sin relojes, guiado por el cosmos/ "¿En cada cosa están implicadas todas las otras cosas?"/ La vinculación entre el hombre y el cosmos/ El alma es un ritmo/ Espejos y resonancias.

10:00: 15:00/ El tiempo es el alma del cosmos/ Un extracto del Picatrix: Hermes y la tecnología simbólica de la imagen/ Hermes y las imágenes para regular la polis/ El poder de los emblemas/ Las imágenes corporativas/ Las cuatro bestias del Apocalipsis, los cuatro evangelistas, las cuatro constelaciones fijas del zodiaco.

15:00-20:00/ Imágenes transculturales/ Jung, Platón y los arquetipos/ ¿Un origen esotérico de los símbolos zodiacales?/ La cualidad especial de cada momento: los ritmos del tiempo/ Las imágenes que reflejan el tiempo natural/ Un ejemplo práctico para utilizar la magia de las imágenes/ Una imagen del Alma del Mundo, cortesía de Ficino.

20:00-23:30/ El Microcosmos en tu habitación/ La magia de las imágenes en lo cotidiano/ Las imágenes como ontología/ ¿Vivimos en un holograma? (sample Brian Greene)/ La cueva de Platón, los agujeros negros y la realidad holográfica/ Outro.

Material adicional:

Marsilio Ficino, en De Vita, dice:

Los rayos de los planetas (como dicen los astrólogos) pueden imprimir en las imágenes, como también lo hacen con otras cosas, poderes ocultos y extraordinarios, que van por otro lado que aquellos conocidos. No son de hecho privados del alma, están vivos y dotados de sentido y tienen máxima eficacia sobre el espíritu. Son pues energías diversas según cada estrella y también varían según el planeta o estrella sus rayos.

Es tradición de los árabes que, cuando se fabrican imágenes según el debido ritual, nuestro espíritu inmerso completamente en la obra de arte y en las estrellas por imaginación y emoción, se une con el espíritu mismo del mundo y con las radiaciones astrales por las cuales se mueve el espíritu del mundo; es así que unido viene a ser causa por la cual, del espíritu del mundo, a través de los rayos, se vierte sobre la imagen el espíritu de cualquier estrella, o sea, una virtud vivificante, aquella que en particular está en armonía con el espíritu de aquel que hace la obra (el ritual).

Ficino explica cómo fabricar una imagen para que tenga las propiedades benéficas de un planeta:

Para una vida feliz, hacían una imagen de Júpiter en una piedra clara o blanca. Era de un hombre coronado, sentado sobre un águila o un dragón, vestido de amarillo, hecha en una hora afortunada en la que Júpiter estaba ascendiendo o en un signo de exaltación. Contra la timidez, en la hora de Marte, cuando la primera faz de Escorpio estuviera ascendiendo, fabricaban la imagen de Marte coronado. Para curar las enfermedades: elaboraban una imagen del Sol en oro, en su hora, cuando la primera faz de Leo estuviera ascendiendo con él: un rey en su trono vestido de amarillo con un cuervo y la forma del disco del Sol. Para alegría y fuerza, la imagen de una joven Venus sosteniendo flores y manzanas en sus manos vestida de amarillo y blanco en la hora de Venus, cuando la primera faz de Libra, Tauro o Piscis estaba ascendiendo con ella. Hacían la  imagen de Mercurio para la  mejora de la inteligencia.. cuando la primera faz de Géminis estuviera ascendiendo. Pare el crecimiento la Luna en Cáncer… una mujer hermosa con cuernos en la cabeza sobre un dragón o un toro con serpientes en sus piernas  o en su cabeza.

El manual de magia medieval Picatrix:

Hermes fue el primero en construir imágenes a través de las cuales sabía regular el Nilo contra el movimiento de la Luna. Este hombre también construyó un templo al Sol, y sabía ocultarse de todo para que nadie lo viera, aunque estaba en el interior. También fue él quien en el este de Egipto construyó una ciudad de 12 millas de largo en la que construyó un castillo con cuatro puertas en cada una de sus cuatro partes. En la puerta del este puso la forma del Águila, en la puerta del oeste la forma del Toro, en la puerta del sur puso la forma del León y en la puerta del norte puso la forma del Perro. En estas imágenes introdujo espíritus que hablaban con voces, y nadie podía entrar a la ciudad más que con sus permisos… Alrededor de la circunferencia de la ciudad colocó imágenes labradas y las ordenó de tal forma que por su virtud los habitantes de la ciudad se hacían virtuosos y se protegían de todo mal y daño.

Esto es lo que en Techgnosis Erik Davis llama "tecnología simbólica", Hermes logra el objetivo de regular la polis:

No con máquinas brutas sino con una tecnología simbólica: imágenes mágicas que canalizan las corrientes ocultas del cosmos. [La tecnología de Hermes] instituye bondad en los habitantes, protegiéndolos del lado oscuro de las pasiones humanas.

 

Botticelli-primavera (2) 

Esperanza Parra López, en su ensayo "El esoterismo en La Primavera de Botticelli":

Todo esto sucede porque como Ficino demuestra en su tercer libro De Vita, llamado De Vita coelitus comparanda, él era un experto en las propiedades mágicas de las piedras y de las hierbas porque cada planeta le confería unas virtudes tanto a las plantas como a las piedras. Pero, por encima de todo, hace hincapié en el hecho de que existen dos tipos de magia, una magia demoníaca que es ilícita y perversa, y una magia natural, útil y necesaria. El único tipo de magia que él había practicado y aconsejado era la buena y útil, la magia naturalis. Este cuadro es pura magia ficiniana y vamos a ver por qué, como dice Yates: “Ficino evita a Saturno. La Primavera es un talismán esencialmente venusiano de Botticelli que refleja la magia de tipo ficiniano”.

El místico alemán Jacob Böhme (1575-1624), sobre la magia y la voluntad:

La magia es la madre de la eternidad, del ser de todos los seres; porque se crea a sí misma, y se entiende en deseo. Es en sí misma,  nada más que una voluntad y esta voluntad es el gran misterio de las maravillas y los secretos, porque se convierte a sí misma en figuración llevando la sed de su deseo al ser a través de la imaginación. Es el estado original de la naturaleza. Su deseo hace una imaginación, y esa imaginación o figuración es la sola voluntad del deseo. Pero el deseo hace en la voluntad un ser tal como la voluntad es en sí misma.

* Comentario sobre la frase de Böhme: Aleister Crowley y la magia como intención:

 

 

Twitter de Ernesto Priani

Twitter de Alejandro Martínez Gallardo

Cadena Áurea de Filosofía en Facebook

En Soundcloud