*

X

12 libros que te harán más inteligente de acuerdo a este famoso filósofo y neurocientífico

Libros

Por: pijamasurf - 07/17/2016

Un libro sagrado, un par de clásicos y varias novedosas recomendaciones integran esta estimulante selección

La lectura, como ya lo hemos advertido en múltiples ocasiones, tiene incontables beneficios sociales, culturales y cognitivos. Además de ser un acompañante privilegiado, un buen libro es el vehículo ideal para ampliar los horizontes de la mente, hacernos más críticos y a la vez más empíricos y, por qué no, para cultivar nuestro intelecto (consulta aquí una lista de beneficios que conlleva la lectura). 

A propósito de esto último Sam Harris, autor, filósofo y neurocientífico, que entre otros títulos ha publicado The End of Faith (2004), reunió una lista con ocho libros recomendados por él para ejercer la amplitud mental y el gustoso desarrollo de diversas aptitudes. Una vez que hizo pública su lista de recomendaciones Maria Popova, la curadora del blog Brain Pickings le hizo notar que los ocho títulos estaban escritos por hombres, así que Harris incluyó cuatro más, escritos por mujeres, para así enriquecer la lista. 

La lista es bastante estimulante, una selección que fácilmente podría ayudarnos a trabajar la mente y los panoramas que entretejemos a la hora de forjar lo que cada uno de nosotros considera como la realidad. Aquí el listado:

1. The history of Western philosophy, de Bertrand Russell (1945)

2. Reasons and persons, de Derek Parfit (1984)

3. The Last Word, de Thomas Nagal (1997)

4. Corán

5. Superintelligence, de Nick Bostrom (2014)

6. Humiliation: And Other Essays on Honour, Social Discomfort and Violence, de William Ian Miller (1995)

7. The Flight of the Garuda: The Dzogchen Tradition of Tibetan Buddhism, de Keith Dowman (2003)

8. I am that, de Nisargadatta Maharaj (1973)

9. Infidel, de Ayaan Hirsi Ali (2006)

10. The Year of Magical Thinking, de Joan Didion (2005)

11. The Journalist and the Murderer, de Janet Malcom (1990)

12. Machete Season: The Killers in Rwanda Speak, de Jean Hatzfeld (2003)

William Burroughs te dice cómo enfrentar lo absurdo e impermanente de la condición humana

Libros

Por: pijamasurf - 07/17/2016

El sabio pervertido Burroghs con inesperados consejos de inspiración zen para afrontar la condición humana

En los intersticios de sus delirantes narrativas --cortadas por la poesía de los opiáceos-- William Burroughs inserta perlas de filosofía. Podrían pasar desapercibidas, pero el lector atento reconocerá esa veta más o menos constante en Burroughs que lo hace un viejo lobo de mar o un recocido tío sabio y bizarro. En su última gran novela, The Western Lands (1987), el hombre que tenía "1 millón de dólares de heroína en el brazo" escribe:

La condición humana es un caso perdido una vez que te has sometido a ella al haber nacido... o casi. Hay una oportunidad en 1 millón, y eso es una posibilidad biológica decente. Empieza de donde estás mirando hacia abajo del tubo. El 90% de tu actividad es estar inquieto sin ningún propósito, prendiendo otro cigarrillo... el peso de 90% ramas muertas sobre tus espaldas... esos son los momios de la casa. 

Las películas supuestamente concentran los pocos momentos de acción significativa, pero de todas maneras cargan más del 60% de peso muerto. Por ejemplo una película como El padrino... corte corte corte. ¿Quién quiere verlo comprar un durazno, ponerse un abrigo, beber un vaso de vino? Así que tenemos tal vez unos 10 minutos que nos conmueven y eso es una muy buena película. Así que puedes abarcar todo el guión de tu vida en 1 semana, o menos. Algún personaje menor quema toda su parte en apenas unos segundos. 

Nuestra vida está compuesta mayormente de paja y no de cualquier paja, dice Burroughs, paja mortal, enferma y oprimente. Sin embargo, tenemos una posibilidad, en nuestra forma de percibir, de encontrar sentido. Burroughs fue entre los beats el menos tocado por el budismo zen, pero aquí muestra que supo absorber a su propia manera, asimilando a su propio cosmos embrujado, las perlas de la filosofía oriental:

Concéntrate en todo el planeta moviéndose a esa velocidad. Todo encuentro es tan portentoso como un cometa. El aire crepita con peligro, miedo, luto y éxtasis. Cada vuelta más rápido. [...]

Así que tenemos una vida con pocos momentos de propósito y significado dispersados aquí y allá... no tienen que ser supremos pedazos de gran logro, puede ser solamente el cielo nocturno sobre St. Louis o donde sea. Puede ser un gato blanco en una pared roja mirando el horizonte de Marrakesh... ese gato macho es Ra, el dios mismo. Es transitorio: si ves algo hermoso, no te aferres a ello; si ves algo horrible, no recules de ello, aconseja el sabio tántrico [itálicas nuestras].

 

Hat tip: @aaroncheak