*

X

El experto psiconauta Terence McKenna te dice cómo tomar "hongos mágicos" (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/20/2016

La guía de viajes épicos de Terence McKenna, el gran tecnochamán de los "hongos mágicos" y el DMT

Lo que Tim Leary fue para el LSD en los 60, Terence McKenna fue para el DMT y los "hongos mágicos" en los 90. McKenna se convirtió en una de las primeras estrellas de la contracultura en Internet compartiendo sus desaforadas experiencias con sustancias psicodélicas con una encantadora narrativa, dueña de un duende muy peculiar y una caleidoscópica imaginación. Así se tejió esta nueva mitología psicodélica donde los ángeles y los aliens podían encontrarse en la oscuridad de una habitación en cualquier suburbio del mundo con 5gr de un enteógeno y un poco del espíritu temerario que es necesario para ser un buen psiconauta. Hay que decir que McKenna ensalzaba sus descripciones, representaba un papel --el del bardo o el histrión-- y se refocilaba en escucharse a sí mismo, con riquísimas analogías, siendo un hombre muy culto, versado lo mismo en la vanguardia de la ciencia que en magia y alquimia renacentista. 

Para tener una experiencia psicodélica genuina McKenna recomendaba tomar lo que llamaba "dosis heroicas", esto es, dosis suficientemente fuertes para sentir y casi dejarse poseer por los efectos de los psicodélicos, específicamente del DMT y de los "hongos mágicos", que era con los que había experimentado con mejores resultados. Estas dosis heroicas, sin embargo, no son para todos, deben ser enfrentadas solamente por aquellos que tienen una psique madura y estable, que son capaces de relajarse y de no tomar sus visiones demasiado en serio --tomando de Robert Anton Wilson: nunca invoques a un demonio que no sepas también cómo desvanecer. Debemos mencionar que el mismo McKenna dejó de tomar "hongos mágicos" por poco más de 1 década después de un sendo malviaje, e incluso algunos especulan que el tumor cerebral que lo llevó a la muerte pudo haber estado relacionado con su consumo de psicodélicos. La versión de los "hongos mágicos" de McKenna es, pues, mágica pero también bastante desafiante y un poco ruda, especialmente en comparación con los nuevos protocolos que están emergiendo del renacimiento de la medicina psicodélica donde se está utilizando con éxito psilocibina bajo supervisión médica para tratar cosas como la depresión, la ansiedad o incluso para dejar de fumar. Con esta advertencia, traducimos aquí fragmentos de lo que es básicamente una guía para tomar "hongos mágicos" (psilocibina). 

La primera recomendación que hacía McKenna en términos generales, para todos los viajes psicodélicos pero seguramente también para la vida en general, era "poner atención y respirar". Esto es algo que lo acompañaba desde su infancia y adolescencia, cuando se interesó por los fósiles y las mariposas y lo que llamó una cierta iridiscencia en la naturaleza. Por supuesto, esto también es la instrucción básica del "mindfulness" que está tan de moda.

Sobre los "hongos mágicos" explica: "Los tomo con un estómago vacío, no como 6 horas antes y los tomo en la oscuridad silenciosa. La otra cosa importante es pesar la dosis, porque 5gr es lo que quieres y mucha gente realmente no sabe lo que son 5gr", lo que hace que tomen y no lleguen a la "dosis heroica", a través de la cual se tiene una experiencia cabal de la sustancia. 

mckenna-food-of-the-gods-culture-psychedelics

"A muchas personas no les gusta el sabor, pero yo los mastico solos, nada de eso de mezclarlos con mermelada". En el caso de que sean frescos, dice que la dosis debe ser de 60gr:

Hay que esperar un rato,  para mí el efecto empieza 1 hora 20 minutos después, pero puede empezar un poco antes, ya que creo que soy muy resistente... Mientras [comienza el efecto] hago lo que los buenos católicos llaman una 'examinación de conciencia', esto significa pensar sobre todos los miedos que anticipas que te pueden asaltar durante el viaje y las debilidades de tu carácter... si haces eso, te enfrentas al hecho de que eres un cretino tantas veces en esa hora que ya no tienes que lidiar con esto y generalmente es más suave.

Entre los signos físicos distintivos están: "te hace bostezar y hace que fluya la mucosa en la nariz".

Es importante, desde antes de iniciar el viaje, tomar una determinación y no cejar: 

Es bueno decidir antes de que haga efecto que no se alterará el plan, es decir que uno se quedará donde está, porque no tardará en empezar a hacerte pensar en que sería mejor si estuvieras en otro lado o si cambiarás esta otra cosa pero no, uno debe sostener el espacio y quedarse sentado ahí... y cuando llega es como una medusa o una bufanda de seda que te rodea y en ese momento pues creo que lo que hago es rezar, y le digo "estoy completamente en tus manos, soy tuyo, estoy completamente comprometido, no estoy reservándome nada, por favor no me lastimes"... y empieza algo que llamo una insinuación del potencial y si cierras los ojos puedes ver algo como millones de moléculas de psilocibina desplazando a moléculas de serotonina e inyectándose a los receptores y el spin de los electrones que se empieza a alterar.

Y cuando llega, llega como un tsunami, es asombroso, lo puedes ver venir, es inmenso y no puedes correr a ningún lado... es como si un asteroide hubiera impactado en el océano Pacífico... es como ver una explosión termonuclear a través de un cristal de 30m, así que estás perfectamente a salvo pero la energía que está liberando es impresionante.

La gente dice que le debes preguntar algo, esto me parece absurdo. Alguna vez hice esto, y le pregunté algo como "¿estoy haciendo lo correcto con mi vida?" y el hongo me dijo instantáneamente "qué tipo de pregunta más cobarde es esa... cuando te pongas en sintonía podemos tener una conversación, si eso es de lo que querías hablar deberías haber tomado MDMA". 

Suelo llegar a un lugar que es difícil de describir, es una sensación cuyo contenido es algo como así como "los elfos están cerca, pero no aparecerán si no los invocas"... y esto es algo que aprendí de un programa de TV y digo "entren hombrecillos verdes y mujeres verdes si hay alguna por ahí" y entonces llegan como una pequeña luz danzante que se hace más grande y el sonido se vuelve más fuerte... es como una orquesta ambulante de Nepal.

No lo puedes dirigir del todo [el viaje], cada una de estas plantas tiene su propia personalidad. 

McKenna_iDmag1992Aug

¿Se puede llegar a los mismos estados de conciencia con meditación que con LSD? (Neurocientífico contesta)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/20/2016

El neurocientífico Sam Harris ha estudiado meditación y ha tomado psicodélicos: estas son sus impresiones al comparar estos dos métodos de explorar la conciencia

Una de las preguntas que suelen generarse entre personas que han encontrado ciertos estados de conciencia de claridad o conexión consigo mismos y con el entorno a través de drogas psicodélicas es si esos estados son reproducibles sin las drogas. La lógica aquí es que si bien estos estados a veces revelan una posibilidad de la conciencia, de estar en el mundo y una forma de percibir asociada con una apertura, un sentimiento de amor y paz que es altamente deseable, al mismo tiempo una persona sensata y moderada reconoce que no puede confiar en una droga para proporcionarle ese estado de manera consistente. Esto hace que se busque entonces en el yoga, la meditación y diversas prácticas espirituales, las cuales parecen ser más estables y menos dañinas. 

Intentamos responder a este pregunta e incluso inspirar a los usuarios con nuestro desafío de conseguir estados elevados de conciencia sin psicodélicos y proporcionamos incluso una guía no exhaustiva de 10 técnicas o disciplinas que permiten acceder de manera natural a estos estados. Ahora nos encontramos con el neurocientífico Sam Harris, quien tiene la particularidad de haber probado sustancias psicodélicas, habiendo tenido una experiencia transformadora con MDMA que le mostró un universo de amor "sin ego" y posteriormente haber estudiado meditación, todo lo cual es acentuado por su conocimiento científico del cerebro, por lo que es una excelente fuente para responder a esta interrogante y trazar una senda de sobriedad hacia el éxtasis. En el siguiente video Harris contesta a la pregunta de si la meditación es capaz de hacernos llegar a estados similares a los del LSD.

En el video, Harris se muestra bastante comprensivo con las personas que toman drogas psicodélicas: "Para algunas personas tomar una droga es la única manera en la que van a notar la posibilidad de tener una experiencia muy distinta del mundo". Esto especialmente en el caso quienes no tienen la suficiente iniciativa para explorar por su propia cuenta la naturaleza de su mente. Para estos individuos, explica, la meditación puede resultar aburrida, ya que probablemente no va a entregar resultados después de una sesión de 30 minutos --la cual puede ser aburrida y molesta. A esto se oponen las drogas psicodélicas, las cuales son como armas nucleares o pastillas metafísicas. Harris cita a Terence McKenna, el gran gurú de psicodélicos de alto calibre como el DMT y los "hongos mágicos", quien dijo que "los psicodélicos son el único método que garantiza verdaderamente un efecto". Así que si se quiere que se estremezca el mundo y se sienta algo extraordinario sin demasiado esfuerzo, los psicodélicos parecen ser la primera opción. Pero esta sacudida, recuerda Harris:

puede ser muy dolorosa... 2 horas después de tomar ácido tu existencia se precipitará como una avalancha y, de nuevo, esto puede ser sublime o terrible, dependiendo de varias causas y condiciones. Lo que es seguro es que no será aburrida. Y no puedes decir eso de la meditación o el yoga o de sólo retirarse solitariamente --o algún otro método de búsqueda no-farmacológico.

Es por esto, señala Harris, que las drogas han sido tan efectivas en la historia de la humanidad. 

Pero, por otro lado, aunque sustancias como la ayahuasca o el LSD tienen ciertamente aplicaciones médicas y no se han encontrado efectos neurotóxicos significativos, aún así presentan ciertos riesgos que hacen que consumirlas con mucha frecuencia pueda ser peligroso --entre otras cosas porque suelen tener cierta vehemencia para el cerebro y es difícil predecir exactamente cómo será el viaje (aunque algunos médicos ya están encontrando protocolos funcionales, los cuales de alguna manera domestican la experiencia, la hacen más controlada aunque al mismo tiempo le quitan su fuerza misteriosa). Por esta razón Harris recomienda el camino de la meditación, si bien es más largo y exige una mayor disciplina del individuo. Concluye lo siguiente:

Pasé varios años estudiando meditación en varios contextos, mayormente en la India y en Nepal. Y puedo decir que puedes tener esta experiencia [la que describe en el video] sin MDMA... La verdad es que virtualmente cualquier experiencia que puedes tener con psicodélicos la puedes tener sin psicodélicos, ya que estas sustancias lo que hacen es modular la neuroquímica existente del cerebro. No están haciendo algo que el cerebro no pueda hacer por su propia cuenta. Sólo estás jugando con neurotransmisores o mimetizando neurotransmisores. He tenido más o menos la misma experiencia sólo meditando. Sin embargo, quizás nunca hubiera pensado que tal experiencia era posible si no hubiera tomado MDMA... No obstante, hay que mencionar la advertencia de que esta droga puede tener efectos negativos. Hay algo de evidencia de su neurotoxicidad. Y también hay evidencia de que la investigación ha sido seriamente politizada, así que hay que tener cuidado en ambos lados.

Así que, como dijera Alan Watts, si has respondido al llamado de los psicodélicos y has escuchado el mensaje, tal vez sea hora de colgar y sentarte en el piso a meditar y enfrentarte con el misterio desnudo de tu mente.