*

X
Pokémon Go es mucho más que un juego: es una enorme fuente de información personal

Como bien sabemos, en los últimos días Pokémon Go ha causado una enorme sensación en todo el mundo, en cierta medida porque es uno de los primeros videojuegos en incorporar para el entretenimiento varias de las tecnologías más atractivas de nuestra época: la geolocalización, la realidad virtual y los dispositivos portátiles. La combinación sin duda es atractiva, y acaso más aún si tomamos en cuenta el componente emotivo o nostálgico del juego, importante en la “educación sentimental” de la generación millennial.

En esta fascinación, sin embargo, es posible que perdamos de vista asuntos importantes respecto del juego. Por ejemplo, que desde cierta perspectiva Pokémon Go no es sólo un juego sino el producto de una empresa con propósitos específicos o al menos claros; el más esencial de todos: generar algún tipo de ganancia. Si a esto sumamos que, en la época digital, una de las materias primas más codiciadas y valoradas es la información personal de los usuarios, podemos sospechar ya cuál podría ser parte del negocio detrás del videojuego.

 

A partir del furor desatado por Pokémon Go, algunas voces han intentado advertir sobre la información personal que el desarrollador de la app, Niantic, está recolectando de las entusiastas personas seducidas por el juego. En este sentido, hay cinco datos básicos que Niantic ya sabe de todos sus usuarios:

-Dirección de correo electrónico

-Dirección IP

-La página web que visitaste justo antes de loggearte a Pokémon Go

-Nombre de usuario

-Localización geográfica

Y otros a los que puede tener acceso si no revisaste los ajustes de privacidad y te conectas a Pokémon Go desde un dispositivo Apple (es decir, con iOS) y utilizando tu cuenta de Google. Si es así, la app puede acceder a todos los productos de Google asociados: Gmail, Google Drive, YouTube, Google Calendar, Google Maps, etc. Y recordemos que tener acceso significa lo mismo para ti que para una app: eso que tú haces cuando entras a tu Gmail –revisar tu correo, escribir uno, eliminar otros– es lo mismo que puede hacer la app o quienquiera detrás de una pantalla con el permiso y los datos para husmear en tu cuenta de Google.

Según se anunció Niantic reparó esta “falla de seguridad” específicamente para iOS, pero eso no quiere decir que no continúe recolectando la misma data.

Pero aun si el desarrollador se rehusara a tener acceso a toda esa información, por el funcionamiento mismo de Pokémon Go estamos ante la primera app que puede mapear con precisión microscópica la rutina cotidiana de una persona (ya no sólo el lugar donde trabaja y vive sino las calles por las que cruza, en cuáles camina y en cuáles usa el transporte público, qué días se encuentra en qué rumbo, etcétera).

La pregunta es cómo se usará esa información, y sobre todo quién la usará.

 

También en Pijama Surf: Si quieres enterarte de lo mucho que Google sabe de ti, sigue estos pasos

Te podría interesar:
Las agencias de espionaje toman el camino de la web 2.0
Intellepedia_logo_cmyk Los oscuros sucesos del 11 de septiembre de 2001, en los que los servicios de inteligencia "del país más poderoso del mundo" se vieron ridiculizados (por no acudir a otro tipo de sospechas), forzaron el inicio de una nueva era en los organización de las labores de espionaje y recaudación de información clasificada en Estados Unidos. Al mismo tiempo que caía el WTC, se erigía una nuevo edificio horizontal de interacción donde el usuario era la clave y por primera vez él creador fundamental del contenido: la web 2.0. Páginas como Wikipedia (fundada en el 2001), YouTube, Blogger, etc, cambiaron el paradigma de la relación entre la información, los usuarios y los medios. Siguiendo estos modelos, y pese a cierto escepticismo de algunos veteranos de la C.I.A., en el 2006 se crea Intellipedia, un esfuerzo colaborativo de varias agnencias de inteligencia estadunidenses. Intelipedia se ha convertido en una magnum opus de espionaje con 900 mil páginas y cerca de 100 mil cuentas de usuarios y 5 mil ediciones de página al día. (Evidentement el acceso es restringuido.) Según algunos miembros, los resultados de Intellipedia ya se están reflejando en la praxis, y además de su capacidad de compartir información actual de una forma segura y sin tener que reunirse, está fomentando la flexibilidad, adaptabilidad y una especie de mente grupal en la que existe un valor agregado en la organización mayor que la suma de las partes. Google provee los servidores que soportan Intellipedia, así como el motor de búsqueda interno, en el caul los resultados están ordenados según tags creados por los usuarios. El abuelo de Intellipedia es Calvin Andrus, analista de la CIA, autor del ensayo "El blog y la wiki: hacia una comunidad de inteligencia de adaptación compleja". La Era Tecnotrónica, de Zbigniew Brzezinski, aesor del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos (texto completo) Vía Time