*

X

Si quieres conocer realmente a alguien, mira cómo ríe: Dostoievski y la risa como huella de identidad

Libros

Por: pijamasurf - 07/06/2016

¿La forma en que reímos es una síntesis de nuestra historia y nuestra subjetividad?

Todo, en cierta forma, habla de lo que somos. Nuestra ropa, el lugar donde vivimos, las palabras que usamos, los libros que se apilan en nuestra mesa, las películas que preferimos (y las que hemos evitado), qué comemos, las rutas que seguimos cotidianamente, etc. Todo: incluso la forma en que reímos.

Hace tiempo publicamos en Pijama Surf una breve nota respecto del carácter azaroso de la risa, el hecho un tanto misterioso de su origen y las formas que adquiere en cada persona. Hay quien ríe ruidosamente, otros casi como en silencio, otros de manera entrecortada, como en un tartamudeo. En poesía se ha elogiado la risa cristalina de ciertas mujeres (lo cual parece más licencia que realidad efectiva, pero quién sabe) e igualmente tenemos la imagen de las risas cavernosas de ogros y gigantes, por poner un ejemplo.

La risa, en este sentido, es asimismo seña de identidad y acaso cabría decir también que manifestación de la subjetividad, uno de los canales por los que se expresa la historia misma de lo que somos, ese de dónde venimos que resulta en el instante presente en que reímos.

En esta ocasión quisimos nutrir esta reflexión con un fragmento del gran Fiódor Dostoievski, quien en su novela El adolescente (1875) dedicó algunos párrafos a la risa como huella, individual pero también colectiva. Desde su pesimismo, el ruso siente nostalgia de una época casi bucólica en que las risas eran francas, resultado de la bondad absoluta.

Pero más allá de esto, Dostoievski coincide en que la risa es expresión de la subjetividad misma. Para conocer realmente a alguien, nos dice Dostoievski, hay que mirar cómo ríe:

La alegría de un hombre es su rasgo más revelador, juntamente con los pies y las manos. Hay caracteres que uno no llega a penetrar, pero un día ese hombre estalla en una risa bien franca, y he aquí de golpe todo su carácter desplegado delante de uno. Tan sólo las personas que gozan del desarrollo más elevado y más feliz pueden tener una alegría comunicativa, es decir, irresistible y buena. No quiero hablar del desarrollo intelectual, sino del carácter, del conjunto del hombre. Por eso si quieren ustedes estudiar a un hombre y conocer su alma, no presten atención a la forma que tenga de callarse, de hablar, de llorar, o a la forma en que se conmueva por las más nobles ideas. Miradlo más bien cuando ríe. Si ríe bien, es que es bueno. Y observad con atención todos los matices: hace falta por ejemplo que su risa no os parezca idiota en ningún caso, por alegre e ingenua que sea. En cuanto notéis el menor rasgo de estupidez en su risa, seguramente es que ese hombre es de espíritu limitado, aunque esté hormigueando de ideas. Si su risa no es idiota, pero el hombre, al reír, os ha parecido de pronto ridículo, aunque no sea más que un poquitín, sabed que ese hombre no posee el verdadero respeto de sí mismo o por lo menos no lo posee perfectamente. En fin, si esa risa, por comunicativa que sea, os parece sin embargo vulgar, sabed que ese hombre tiene una naturaleza vulgar, que todo lo que hayáis observado en él de noble y de elevado era o contrahecho y ficticio o tomado a préstamo inconscientemente, y de manera fatal tomará un mal camino más tarde, se ocupará de cosas “provechosas” y rechazará sin piedad sus ideas generosas como errores y tonterías de la juventud.

¿Qué te parece? ¿Tiene razón Dostoievski, agudo observador de la naturaleza humana? ¿La risa es una crisálida del alma humana?

 

(Fragmento tomado del sitio Calle del Orco)

 

También en Pijama Surf: Leer a Dostoievski es como descubrir el amor o ver el mar por primera vez, es perder la inocencia ante la vida: Orhan Pamuk

Te podría interesar:

Literatura y viajes: 11 novelas cortas para leer en el avión

Libros

Por: pijamasurf - 07/06/2016

Estas 11 novelas son suficientemente cortas y suficientemente entretenidas como para que las leas en un vuelo de entre 5 y 6 horas y la pases genial

Este verano, si estás planeando tomar un vuelo, no te esperes a ver qué hay en las librerías del aeropuerto. Agarra cualquiera de los que enlistamos abajo, que tienen la medida perfecta para que puedas empezarlo y terminarlo en un aproximado de cinco horas, y son lecturas entretenidas y brillantes.

1. La metamorfosis, Franz Kafka

KafkaSilentMovie

Un hombre despierta una mañana y descubre que se ha transformado en un insecto gigante. No querrás perderte lo que esta situación genera en los personajes del libro.

 

2. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad

59-CORAZON-TINIEBLAS

Marlow es un viejo marinero que relata la historia de su viaje al Congo ("el corazón de las tinieblas") y encuentra las tinieblas también dentro de sí. Sin duda, una de las mejores novellas de todos los tiempos.

 

3. Autobiografía de Rojo, Anne Carson

The-Autobiography-of-Red-The-Dragon-Book-Cover

Anne Carson es un orfebre de las palabras. De leer sus libros surge una voluptuosidad literaria como en pocos casos. Esta novela está escrita en verso y es una actualización del mito clásico de Heracles y Gerión desde la perspectiva del monstruo.

 

4. Inglaterra, Inglaterra, Julian Barnes

21427884

Pocas novelas tan inteligentes y divertidas como esta de Barnes, que describe una imitación de Inglaterra en un parque de diversiones.

 

5. Memorias del subsuelo, Dostoievski

Portada-de-Memorias-del-subsuelo-de-Fiódor-Dosto

Si no tienes tiempo de agarrar un gigante libro ruso, esta novela es una gran alternativa. Es considerada por muchos como la primera novela existencialista, situada en San Petersburgo.

 

6. Cándido, Voltaire

candido

Este es otro gran clásico que no lleva mucho tiempo leer. La sátira de Voltaire es divertida y toca temas relevantes acerca del imperfecto mundo en que vivimos.  

 

7. Estudio en escarlata, Arthur Conan Doyle

Estudio+en+escarlata

Esta es la primera novela de la serie de Sherlock Holmes, donde Doyle nos presenta al personaje resolviendo un caso estimulante.

 

8. Las ciudades invisibles, Italo Calvino

ciudadesinvisibles1

El libro describe una serie de ciudades que el personaje icónico de Marco Polo va relatando a Kublai Khan, emperador de los tártaros. Cada ciudad es un alucinante viaje a una capital fantástica e improbable.  

 

9. Estas ruinas que ves, Jorge Ibargüengoitia

9789682710032

La inteligente satanización de la provincia mexicana al puro estilo Ibargüengoitia. Difícil dejar de leer.

 

10. El extranjero, Albert Camus

Camus23

El personaje de la obra es un ser indiferente a la realidad, por resultarle absurda e inabordable. El progreso tecnológico lo ha privado de la participación en las decisiones colectivas y lo ha convertido en "extranjero" dentro de lo que debería ser su propio entorno.

 

11. La vida de Sebastian Knight, Vladimir Nabokov

a+verdadeira+vida+de+sebastian+knight

Con el particular humor literario de Nabokov, el libro trata de la biografía ficticia de un escritor, relatada por su hermanastro.