*

X

Descubren galaxia fantasma compuesta de 99.99% de materia oscura

Ciencia

Por: Pijamasurf - 08/26/2016

Una nueva muestra del misterio de la materia oscura: vivimos entre galaxias fantasmas

El universo es más misterioso de lo que podemos imaginar y cada día la ciencia descubre nuevos fenómenos cósmicos que desafían nuestro entendimiento de la realidad.

Esta semana se dio a conocer el descubrimiento de la que ha sido llamada una "galaxia fantasma", más o menos de la misma magnitud que la nuestra pero formada de un 99.99% de materia oscura. La galaxia ha sido llamada "Libélula 44" y se encuentra relativamente cerca, a 300 millones de años luz en el cúmulo Coma, pero había pasado desapercibida justamente por lo difícil que es detectarla, ya que no refleja luz ni tiene materia como la conocemos. Aunque esta galaxia sí tiene algunas estrellas normales, tiene un 0.01% menos que la nuestra. Se trata de un inmenso fantasma que sabemos que está ahí por sus efectos gravitacionales. 

Observando el movimiento de las estrellas, un equipo de la Universidad de Yale notó que había ciertas anomalías que sólo podían explicarse por la influencia de materia que no puede ser detectada por medios ordinarios.

Los científicos buscan otras galaxias fantasmas más cercanas para poder tal vez encontrar una hipotética partícula de materia oscura. Lo cierto es que actualmente no entendemos qué es la materia oscura, pese a que forma el 27% de la materia del universo, según cálculos recientes. Las cosas se ponen más extrañas todavía por el hecho que el 68% del universo está hecho de la llamada energía oscura, que va empujando a las galaxias como si fuera una fuerza antigravitacional. La materia normal, compuesta de electrones y protones que conforma la materia sólida, es de alguna manera el verdadero fantasma en este universo donde reinan el vacío y las fuerzas invisibles. 

Científicos confirman existencia de capa oculta de ADN que moldea nuestra evolución

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/26/2016

Confirmación de hipótesis avanza en la explicación de la epigenética y pone el foco en una ontología genética relativa

Lo que somos es resultado de lo que está oculto, sugiere un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Leiden. Desde hace años los científicos creían que la forma en la que se codifican o "doblan" las proteínas dentro de la "escalera torcida" del ADN influye tanto en la expresión de genes como los genes mismos, pero esto ha sido confirmado hasta ahora en una simulación computarizada. La confirmación consolida la importancia que tiene la epigenética o los factores ambientales en la expresión de un organismo, es decir, más que la información con la que venimos, somos cómo esa información se relaciona con el entorno.

Este material "implicado" del ADN se dobla dentro de lo que se llama nucleosoma, un "hilo" de ADN de 2m enrollado en sí mismo. Las características de un organismo que se expresan son solamente aquellas que se encuentran en la primera capa, pero son señales del ambiente las que determinan qué secuencias de letras dentro del código genético se manifiestan.  

El trabajo de los investigadores liderados por Helmut Schiessel mostró que el mecanismo o el algoritmo, por así decirlo, que determina la expresión genética también está escrito en nuestro ADN. Esto significa que podemos evolucionar a través de una mutación que altera las letras de nuestro genoma pero, asimismo, de cambios en las señales mecánicas que arreglan la forma en la que los codones de ADN se enrollan. 

La investigación llegó a esta conclusión haciendo una simulación del genoma y la fisión de la levadura y asignándoles una segunda capa de ADN, incluyendo señales mecánicas de expresión. 

Lo anterior refleja otra vez la importancia de las relaciones y las interacciones en la ontología biológica y en la experiencia, más que de un sustrato de identidad fija e informáticamente determinista.