*

X

El DMT, la ayahuasca y otros psicodélicos podrían terminar con la pesadilla de las migrañas

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/24/2016

El dolor causado por migrañas podría aliviarse --e incluso prevenirse-- a través de sustancias clasificadas actualmente como ilegales

Quienes sufren de migrañas, en especial en su variedad de cluster, han experimentado con toda clase de medicamentos y remedios, a pesar de que muchos sólo ofrecen un alivio paliativo, sin que exista una cura completa ni un método de prevención. Muchos factores parecen influir en la aparición de estos dolores de cabeza extremos, como la genética y el estrés, pero desde 2006 se investiga la posibilidad de que la solución preventiva y correctiva pueda estar en los psicodélicos, especialmente en el DMT y la ayahuasca.

Desde 1996, el doctor Ethan Russo ha reportado diversos avances en el tratamiento psicodélico de las migrañas (cuyo nombre técnico es "tratamiento etnobotánico"), con alentadores resultados. Desde un punto de vista químico, el DMT funciona como un agonista receptor de serotonina, lo que significa que actúa sobre los mismos receptores de la serotonina en el cerebro, generando una sensación de bienestar que puede disminuir el dolor crónico. Por desgracia, la condición de ilegalidad de la sustancia y el bajo interés de la comunidad médica a finales de los 90 impidieron continuar con los experimentos. Sin embargo, un estudio pionero de 2006 reveló que tanto la psilocibina ("hongos mágicos") como el LSD sirvieron para tratar con efectividad los dolores de cabeza de los integrantes de un grupo de pacientes con migraña de cluster.

Ante las trabas legales para que los científicos puedan investigar la efectividad de los psicodélicos para el tratamiento de migrañas y otras enfermedades, los pacientes se han organizado y reunido en foros como DMT Nexus o Mycotopia para compartir sus experiencias. Para muchos, el DMT y la ayahuasca son la mejor opción. En el foro de Shroomery, un paciente preocupado por el uso de analgésicos de prescripción reportó que 20mg de DMT redujeron su migraña en 95% a los 10 minutos de fumarla. 

De los medicamentos para tratar migraña a base de sumatriptán (como Imitrex y Alsuma, por sus marcas comerciales) es interesante rescatar que su composición está basada en triptaminas similares al DMT, 5-MeO-DMT, así como alcaloides como la bufotenina, presente en las ranas "mágicas". Un agonista receptor de serotonina constriñe los vasos sanguíneos en el cerebro, impidiendo que el dolor se manifieste; esta vasoconstricción ha sido comprobada como la prueba más esperanzadora de que el dolor de las migrañas puede aliviarse. 

A diferencia de muchos medicamentos de prescripción, el DMT, la ayahuasca o el LSD no tienen efectos secundarios ni producen adicción. Los pacientes de migrañas de cluster saben que cuando el dolor ataca la persona queda virtualmente paralizada durante varias horas; el DMT podría reducir esta parálisis dolorosa a unos pocos minutos, aunque por otra parte, la ayahuasca dura entre 2 y 12 horas, lo que podría ser más de lo que muchos quisieran. Otro factor, por desgracia, es el estatus ilegal de muchas de estas sustancias, lo que coloca a muchos pacientes en la posición de buscarlas en el mercado negro. Esperemos que las últimas investigaciones en torno a los psicodélicos adquieran relevancia para que el estatus legal de estos medicamentos cambie en un futuro próximo, pues la contención de la migraña es sólo una de las muchas aplicaciones médicas.

 

(Con información de PsychTimes)

Te podría interesar:

Los videos de Ben Ridgway tienen que ser los más psicodélicos que has visto

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/24/2016

Los videos de Ridgway son artefactos para explorar el espacio interno y captan la la esencia de los viajes psicodélicos en imágenes

Ben Ridgeway es un animador digital de lo que el llama "Inner Space Art", se especializa en generar imágenes hipnagógicas y psicodélicas muy estimulantes. Sus videos pueden considerarse artefactos para establecer exploraciones de los mundos internos. 

 

En su último video Ridgeway muestra un flujo similar a las arquetípicas secuencias iniciales de un viaje de DMT, que marcan el cruce del umbral hacia la fortaleza de las entidades que Terence Mckenna describió como "self-transforming machine elves" (elfos mecánico autotransformativos) o lo que los usuarios de DMT Nexus llaman "El Crisantemo", la bóveda cósmica de la geografía triptamínica que marca la entrada al reino, la explosión pura de la conciencia enteógena. Los fractales marcan el camino -como migajas en el bosque del hiperespacio-- hacia el núcleo enjoyado del dios en la máquina. No hay duda que el trabajo de Ridgeway capta la esencia de lo que podemos llamar el "approach" del estado, ese comienzo hipnótico que lleva hacia el insondable corazón del estado psicodélico, y que en este caso nos lleva por una caleidoscópica cuadrilla como por dentro de una máquina tragamonedas, un casino cósmico, lenta y deliciosamente... La experiencia se agudiza si vemos el video en pantalla completa y dejamos de pensar, sólo nos dejamos absorber por la posibilidad del trance.

 Anteriormente habíamos reseñado otra obra maestra de Ridgeway, Cosmic Flower Unfolding,: 

En menos de 2 minutos podemos entrar al corazón de la materia submarina, en donde cobra vida la información de seres que evocan anémonas, dinoflagelados, medusas, moléculas de sal, algas y flores eléctricas y son también mandalas, glifos, arabescos y partículas de un superorganismo que nos recuerda a una especie de fauno marino o una ondina psicodélica cuyo rostro está compuesto de flores azules transparentes y cuyo cuerpo es un portal como la boca abierta del océano. 

El flujo emergente de la animación parece estar sincronizado con un patrón de olas, como la respiració de un mar cibernético o un silencio enteógeno que nos permite escuchar la palpitación de la vida misma, el universo vegetal y mineral con sus secretos. La animación, al final, no es sólo una bella estampa decorativa o una distracción más; cumple la función de revelarnos y hacernos adentrar en la noción de que la materia está hecha de un código, que contiene joyas secretas, y las formas geométricas son un puente de conciencia a la integración de la unidad entre todas las cosas.