*

X

Esta imagen explica la capacidad sobrehumana de Michael Phelps (FOTO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/16/2016

Un cuerpo que va más allá de lo humano ha sido clave para forjar la leyenda de Michael Phelps

Sin duda, hoy en día muchos de nosotros identificamos el nombre de Michael Phelps no por los actuales Juegos Olímpicos de Río 2016 sino más bien por los que se celebraron hace 8 años en Beijing, durante los cuales Phelps se convirtió en el campeón indiscutible de la natación al conseguir ocho medallas de oro (siete en pruebas individuales) y superar de esa manera al legendario Mark Spitz, quien en Munich 1972 había conseguido siete.

Ese tiempo que tardó en caer el récord de Spitz sugiere que seres humanos así, con semejante capacidad para cierto deporte, tienen literalmente mucho de extraordinario y surgen sólo de vez en vez, para asombro del resto.

Esta hipótesis podría tener una elocuente comprobación en esta fotografía recién publicada por la agencia Associated Press, en la cual se observa con detalle la singularidad del cuerpo de Phelps. 

Destaca de inmediato la flexibilidad de sus miembros y también el alcance de éstos, y en un segundo vistazo podemos apreciar el tamaño de sus manos, que cabe calificar de desproporcionadas si las comparamos con el resto del cuerpo. 

Según han reportado distintos medios (entre ellos la revista especializada Scientific American) la apertura de brazos de Phelps tiene una longitud aproximada de 2m, mientras que el tamaño de sus pulmones es del doble de un ser humano promedio. Junto con su altura y la medida de sus pies, estos son los factores anatómicos sin los que no sería el gran atleta en que se convirtió.

 

También en Pijama Surf: 

¿Así se verán las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Río en algunos años? (FOTOS)

Actualmente para dar positivo en marihuana un atleta olímpico tendría que ser un consumidor "dedicado"

Ser transgénero es una superstición, según profesor de leyes de Princeton

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/16/2016

"Transgénero" se refiere a la incompatibilidad entre la identidad de género (cómo se siente la persona o cómo se ve a sí mismx) y el sexo asignado biológicamente. No se trata de una enfermedad, sino una lucha por la otredad radical

Robert P. George es profesor McCormick de jurisprudencia en la Universidad de Princeton. Hace poco, George hizo una fuerte declaración contra el movimiento transgénero, en respuesta a una iniciativa de la presidencia de Barack Obama para asegurar la protección de estudiantes transgénero o "confundidos" respecto a su propia identidad. La carta puede consultarse aquí. El desafortunado tweet del profesor de leyes es este:

["Hay algunas creencias supersticiosas tan absurdas como la idea de que una mujer puede estar atrapada en un cuerpo de hombre & viceversa. Sólo en la Era del Sentimiento..."]

 

["Con el edicto de los baños de Obama, el derecho de los padres para dirigir la crianza y educación de los niños está en mayor peligro que nunca. ¡Becas!"]

George también preside la Comisión Estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional; en un tuit posterior recalcó que rechaza el comunicado del presidente porque "pone en grave peligro el derecho de los padres a dirigir la crianza y educación de los niños", como si ayudarlos a pasar por la adolescencia (sin importar su identificación de género y sus afectos psicosexuales) fuera tarea sencilla.

Esta declaración se suma a la reciente del Colegio Estadounidense de Pediatras en el sentido de que no se debe fomentar en los niños un cuestionamiento de su sexualidad biológica, pues:

la creencia de una persona de que él o ella es algo que no es, puede ser, cuando mucho, signo de confusión mental. Cuando un niño biológico de otro modo sano cree que es una niña, o una niña biológica de otro modo sana cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo que subyace en la mente y no en el cuerpo, y se le debería tratar como tal.

Brasil está planeando legislar para impedir que los profesores incluyan nociones de género y sexualidad en sus clases; de no acatar la medida (si esta fuese aprobada), los docentes enfrentarían penas de entre 6 meses y 2 años de prisión. Cabe recordar que la educación también puede luchar contra los estereotipos de género, como una escuela en Suecia donde no existe "él" ni "ella" sino género neutro. En México, la historia de Axan y su lucha contra los estereotipos de género avivó una intensa discusión acerca del papel de los padres y los educadores en la crianza y reproducción de discursos de inclusión, una cuestión que no se beneficia de la cerrazón de quienes hacen las leyes.

Lo cierto es que criminalizar la otredad desde el discurso legal o el discurso médico es una estrategia centenaria para dividir las subjetividades normadas de las "anómalas". Reconocer al otro para reconocer lo común en todos será una política necesaria cuando los discursos de exclusión amenacen las libertades individuales.