*

X

Este Frankenstein es el rostro perfecto de una mujer, según un cirujano plástico

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/31/2016

Con 10 años de labor y cirugías estéticas en más de mil mujeres, este médico elaboró el rostro perfecto de una mujer

Como sabemos, la cirugía plástica es ahora una especialidad que mayormente se dedica a lo que justamente ha pasado a denominarse la “cirugía estética”, esto es, una forma de emplear la ciencia médica en el “embellecimiento” de ciertos aspectos del cuerpo humano. 

Narices que se corrigen, arrugas que se borran, senos que se aumentan y un amplio etcétera que salvo algunas excepciones (como la corrección de cicatrices de una quemadura severa, por ejemplo), en general responden a estándares precisos de belleza, a cuerpos que tienen que ser como cierto cuerpo específico e ideal.

Prueba de ello es este “rostro perfecto” que el cirujano Julian De Silva, adscrito al Centro de Cosmética Facial Avanzada y Cirugía Plástica del Reino Unido, armó a partir de las peticiones más recurrentes que le han hecho más de mil mujeres en los 10 años que lleva ejerciendo su profesión.

Previsiblemente, nombres como Miley Cyrus, Penélope Cruz y la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, se mezclan en este “monstruo bello”, pues aunque todas ellas podrían parecer disímiles, al menos en lo que respecta a los cánones occidentales de belleza son bastante parecidas entre sí.

¿Qué te parece? ¿Es tan perfecta como se asegura? No dejes de compartimos tu opinión en los comentarios.

Joven dejó sus lentes en el piso de una galería y los visitantes creyeron que era una obra de arte

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/31/2016

Una broma que evidencia la relación de equívoco que campea en el arte moderno

El arte contemporáneo es, en cierta forma, un gran equívoco. Al menos si se le considera desde la vertiente heredada por Marcel Duchamp, probablemente uno de los artistas con el mejor humor en la historia y también uno de los más inteligentes, gracias a lo cual fue capaz de hacer de un mingitorio una “obra maestra”. ¿Qué equívoco evidenció Duchamp con su pieza? Entre otros, que en la modernidad el arte se despojó poco a poco de su aura sublime para poder participar de la rueda del mercado. Con su gesto, Duchamp también señaló eso: que el arte es ya un objeto de consumo.

Por estos días circula en Internet un episodio sumamente elocuente sobre el hecho de que la relación entre el arte y el espectador es sobre todo una relación de consumo. En el Museo de Arte Moderno de San Francisco, un joven de 17 años tuvo la ocurrencia de dejar un par de lentes sobre el piso de una de las salas para saber cómo reaccionarían otros visitantes. TJ Khayatan hizo esto luego de recorrer junto con otros amigos el museo y ver piezas como un animal disecado sobre una sábana que, como sucede con frecuencia, les suscitaron la pregunta de si eso era arte y por qué se le considera como tal.

Previsiblemente, ante las gafas, la gente en el museo hizo lo que ahora se hace siempre: comenzar a tomar fotografías con sus smartphones, reaccionando como se cree que se debe reaccionar, asumiendo el papel de visitante de un museo de arte moderno en la era de la selfie. ¿Esto es arte? Qué importa, mientras puedas compartir la imagen con el filtro más adecuado de Instagram.

En cierta forma, este incidente es parecido a otro célebre ocurrido en 2001. Una mañana, Emmanuel Asare llegó a la galería Eyestorm de Londres a realizar sus labores habituales de limpieza. Y vaya que ese día el lugar amaneció revuelto: colillas de cigarro, ceniceros llenos, botellas de bebidas alcohólicas y, en general, muchos de los residuos imaginables de una celebración más o menos desenfrenada. Asare procedió según su sentido común y su obligación: tomó varias bolsas de plástico negras y comenzó a recoger la basura. Sólo que, extrañamente, la basura no era basura. Cada uno de esos elementos era una pieza de la instalación montada por Damien Hirst en la galería. Hirst, el renombrado; Hirst, el ganador del premio Turner; Hirst, el polémico; Hirst, el hacedor de piezas que se pueden confundir con un montón de basura.

¿Eso es arte? A quién le importa, mientras pueda consumirse.