*

X

Este lugar en el desierto de Nuevo Mexico evoca las ruinas de un mundo extraterrestre

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 08/21/2016

El "badland" de Bisti/De-Na-Zin, Nuevo Mexico, es uno de los lugares de apariencia más "alienígena" en el planeta, con extrañas y hermosas formaciones rocosas

Quizás sea porque nuestra imaginación está cohabitada por la fantasía de la ciencia ficción, pero existen numerosos lugares en la Tierra que sugieren ser parte de una geografía extraterrestre. Uno de esos lugares donde percibimos una presencia extraña, una diferente organización geológica o incluso la sugestión de un diseño no humano son los "badlands" o tierras baldías de Bisti/De-Na-Zin en Nuevo Mexico, un desolado sitio de increíbles formaciones geológicas que insinúan un paisaje de otro mundo también, algo que igualmente ocurre con su nombre, el cual sin embargo es navajo y significa "entre las formaciones de adobe" (Bisti) y "grullas" De-Na-Zin (se han encontrado petroglifos de grullas en el área).

Bisti/De-Na-Zin  es una extensión de 45 mil acres que colinda con parcelas de tierra de la cultura originaria navajo. Este terreno baldío se caracteriza por su aridez y su riqueza litológica, piedras que han tomado llamativas formas por la acción de la erosión del viento y el agua. Los badlands tienen una composición mixta, generalmente de "cañonescárcavasbarrancos, canales, chimeneas de hadas (columnas de roca con formas en sus picos)", diferentes manifestaciones geológicas que además llegan a tomar ciertos colores ocres, negros, azules oscuros y demás tonos característicos del carbón. 

Curiosamente, en este lugar se filmó la película de 1977 Sorcerer.

 

 

 

 

Te podría interesar:
El cielo tiene preciosos regalos para quienes dedican unos momentos a observarlo; aquí una muestra

Kagaya1

 

Con frecuencia el cielo tiene obsequios para aquellos que dedican algo de tiempo a observarlo –una práctica cada vez más rara. Esto hemos podido comprobarlo desde tiempos inmemorables, ya que estos regalos de estética celestial han sido registrados a lo largo de la historia. 

La anterior reflexión la retomamos luego del que el fotógrafo y artista digital Yutaka Kagaya tuvo la oportunidad de capturar un extraño fenómeno en el cielo, gracias no sólo a que estaba en el momento y lugar oportunos sino porque además gusta de mirar la bóveda celeste. En la imagen podemos ver nubes iridiscentes estratificadas en una especie de ondas, mientras un avión las atraviesa y se lleva consigo una brisa de ese psicodélico lienzo. 

Kagaya2

Y si quieres más dosis de nubosa psicodelia, te invitamos a ver esta galería de nubes tornasoles coloreadas por brillantes arcoíris.