*

X
La eficacia terapéutica de la hipnosis ha sido fascinante y puesta en duda, pero nunca se le había observado con este nivel de detalle.

La imagen del temprano psicoanalista o del mago poniendo bajo estado de trance a un sujeto está presente en el imaginario contemporáneo como una imagen anticuada, incluso algo supersticiosa: de entre los debates que conciernen a la mente y la conciencia, la hipnosis es uno de los que suele dividir tajantemente a los partidarios y defensores de los detractores o escépticos.

Fue por ello que un grupo de investigadores realizaron un estudio (publicado en la revista Cerebral Cortex) con la participación de 545 personas, divididas en dos grupos según su propensión a ser hipnotizadas o al hecho de no poder hipnotizarse en absoluto.

Dentro de una máquina de resonancia magnética, los participantes debían completar una serie de ejercicios mentales para medir la actividad específica de diversas zonas cerebrales, así como variaciones en la circulación sanguínea dentro del mismo. Los ejercicios podían consistir en relajarse simplemente, en pensar en su día con gran detalle, o entrar en estados hipnóticos (cerrar los ojos, respirar intensamente, permitir que el cuerpo “flote”, etc.)

Los ejercicios fueron realizados en órdenes aleatorios por 36 participantes que eran “altamente hipnotizables” y por los 21 que eran los menos hipnotizables, y que servirían como punto de referencia. Los investigadores encontraron tres diferencias fundamentales a nivel cerebral:

Disminución de la actividad en la zona dorsal anterior, que se relaciona con la propriopercepción, con la conciencia de sí mismo.
Aumento de la conectividad entre otros dos componentes cercanos: la corteza dorsolateral prefrontal (encargada en la cognición, la toma de decisiones y la memoria) y la ínsula (que se ocupa del control corporal, la emoción, la empatía y el sentido del tiempo).
Menor conexión entre la corteza dorsolateral prefrontal y un estado llamado “modo de red por defecto”, algo así como el estado de la mente en piloto automático, como cuando pensamos en nosotros en relación a eventos pasados.

Esta investigación ayudará a entender mejor cómo los cambios en el comportamiento y en el cerebro se implican mutuamente, así como para desarrollar tratamientos para aquellos que no son susceptibles a hipnosis, que a mucha gente le sirve para alejarse de hábitos nocivos, para concentrarse o para establecer conexiones analíticas profundas consigo misma.

Artista transfiere la "vibración" química de la ayahuasca a sonidos y textiles (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/18/2016

Tanya Harris intenta mostrar que nada es sólido; todo está vibrando, ya sea color, sonido o formas geométricas

Después de pasar 1 mes en un retiro de ayahuasca en Perú, la artista Tanya Harris se ha dedicado a exponer el proceso creativo de los indígenas shipibo con la ayahuasca. Harris documenta cómo al ingerir ayahuasca este brebaje inspira una canción (icaro) a las mujeres que tejen las famosas telas con patrones geométricos --el textil es la representación visual de esa canción. Lo que une el proceso, considera Harris (quien estudia cimática), es la vibración. 

En su video llamado Sound Vibrates Matter, la artista muestra cómo una sustancia blanca polvorienta produce formas geométricas cuando se coloca en una bocina, haciendo visible el sonido en patrones simétricos. "Revela un fenómeno notable: la responsividad inherente de la materia al sonido que inspira un reconocimiento profundo de que somos parte de una compleja e intrincada matriz vibracional", dice. 

Harris documentó otra forma en la cual una vibración se convierte en geometría: las canciones textiles de los shipibo. Estando en la selva amazónica con una mujer chamán llamada Sulmira, la artista aprendió que para los shipibo las plantas tienen un particular espíritu y cuando ingieren las diferentes plantas medicinales éstas suelen inspirarles una canción, los icaros, que son usados en las ceremonias de ayahuasca para sanar. Estas mismas canciones son transferidas a los profusos patrones geométricos de sus telas. 

22b9e51255d50cdca39f727f6e17cb7f

 Esto no es un textil es una canción. La planta marosa cantada en colores y formas.

"Durante una de mis últimas ceremonias, recibí una intuición de la ayahuasca de que debía pedirle a Sulmira que dejara que grabara una canción particular y también que diera la traducción geométrica textil de la misma canción". El insight de Harris es que "nada es realmente sólido, todo está vibrando"; así, la vibración molecular de la ayahuasca en el cuerpo acaba transformándose en diferentes formas de percibir y comunicar esa vibración.