*

X
La eficacia terapéutica de la hipnosis ha sido fascinante y puesta en duda, pero nunca se le había observado con este nivel de detalle.

La imagen del temprano psicoanalista o del mago poniendo bajo estado de trance a un sujeto está presente en el imaginario contemporáneo como una imagen anticuada, incluso algo supersticiosa: de entre los debates que conciernen a la mente y la conciencia, la hipnosis es uno de los que suele dividir tajantemente a los partidarios y defensores de los detractores o escépticos.

Fue por ello que un grupo de investigadores realizaron un estudio (publicado en la revista Cerebral Cortex) con la participación de 545 personas, divididas en dos grupos según su propensión a ser hipnotizadas o al hecho de no poder hipnotizarse en absoluto.

Dentro de una máquina de resonancia magnética, los participantes debían completar una serie de ejercicios mentales para medir la actividad específica de diversas zonas cerebrales, así como variaciones en la circulación sanguínea dentro del mismo. Los ejercicios podían consistir en relajarse simplemente, en pensar en su día con gran detalle, o entrar en estados hipnóticos (cerrar los ojos, respirar intensamente, permitir que el cuerpo “flote”, etc.)

Los ejercicios fueron realizados en órdenes aleatorios por 36 participantes que eran “altamente hipnotizables” y por los 21 que eran los menos hipnotizables, y que servirían como punto de referencia. Los investigadores encontraron tres diferencias fundamentales a nivel cerebral:

Disminución de la actividad en la zona dorsal anterior, que se relaciona con la propriopercepción, con la conciencia de sí mismo.
Aumento de la conectividad entre otros dos componentes cercanos: la corteza dorsolateral prefrontal (encargada en la cognición, la toma de decisiones y la memoria) y la ínsula (que se ocupa del control corporal, la emoción, la empatía y el sentido del tiempo).
Menor conexión entre la corteza dorsolateral prefrontal y un estado llamado “modo de red por defecto”, algo así como el estado de la mente en piloto automático, como cuando pensamos en nosotros en relación a eventos pasados.

Esta investigación ayudará a entender mejor cómo los cambios en el comportamiento y en el cerebro se implican mutuamente, así como para desarrollar tratamientos para aquellos que no son susceptibles a hipnosis, que a mucha gente le sirve para alejarse de hábitos nocivos, para concentrarse o para establecer conexiones analíticas profundas consigo misma.

Rythmia, el primer centro holístico con licencia médica para administrar ayahuasca a sus huéspedes

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/18/2016

Un lujoso hotel en la selva de Costa Rica ofrece medicinas psicodélicas como ayahuasca y San Pedro a sus huéspedes, entre los cuales se cuentan varias celebridades

En la selva de Costa Rica, pero con todas las comodidades de la vida moderna, el centro de retiro y spa holístico Rythmia ofrece un plan integral de relajación y tratamiento para sus huéspedes que incluye medicina de plantas como ayahuasca y San Pedro. Lo que hace a Rythmia un lugar único es que cuenta con una licencia médica otorgada por el gobierno de Costa Rica para administrar a sus clientes --muchos de ellos celebridades y millonarios-- estas medicinas psicodélicas.

Según cuenta el fundador Gerard Powell a Reality Sandwich, para obtener la licencia debieron cumplir con el criterio del gobierno costarricense, construir rampas para minusválidos, una unidad de cuidados intensivos equipada y mantener a doctores 24 horas al día en el hotel. Durante las ceremonias, diversas enfermeras se encuentran siempre cerca de los usuarios para asegurarse de que nada salga mal. Al parecer, para obtener la licencia es necesario tener mucho dinero.

En Perú, por supuesto, existen numerosos centros en los que se ofrecen ceremonias de ayahuasca, algunos incluso certificados por organizaciones internacionales como Safe Ayahuasca Retreat. Sin embargo estos centros, que van desde lujosos hoteles hasta experiencias mucho más discretas en la profundidad de la jungla sin comodidades mayores a una choza o una maloka, no tienen una licencia médica. Dicho eso, ciertamente el boom del turismo de la ayahuasca está haciendo que haya cada vez más opciones, algunas de las cuales están integrando la medicina occidental. 

Existe gran controversia sobre la interacción entre la ayahuasca y las dinámicas de consumo capitalistas --y es que al aprovechar una oportunidad de negocios el capitalismo parece trastornarlo todo, extraer su valor de mercado y triturar el espíritu original. En este caso al menos lo saca de contexto, y en un viaje psicodélico el contexto y las tribulaciones que se deben superar (ese descenso simbólico al inframundo) hacen el alma del viaje. No obstante, Powell explica a Reality Sandwich que si bien está de acuerdo en que parte de lo que enriquece la experiencia de la ayahuasca es viajar a la selva y salir de la zona de confort para encontrarse con esta medicina en su hábitat natural y con las personas que han cultivado una relación mágica con ella, lo que está ocurriendo es que muchas personas están probando la ayahuasca en "sus sofás en Hollywood" (claramente su target son celebridades y millonarios, como WILL I AM de Black Eyed Peas, quien da un favorable testimonio sobre este centro en su página). Por ello ofrece un punto intermedio, un lugar con chamanes calificados, en medio de la selva de Costa Rica, con un plan integral de sanación que incluye yoga, masajes, detox y demás herramientas de tratamiento y cuenta además con todas las comodidades, desde comida gourmet hasta reconocidos naturópatas.

Sobre el boom del turismo psicodélico, el chamán ayahuasquero Víctor Cauper Gonzáles dijo recientemente: "Ahora es una industria: los occidentales se dieron cuenta de que hay dinero de por medio. Muchos centros de retiro son administrados por occidentales, de una manera similar a la minería ilegal. Llegan y roban nuestra antigua sabiduría y la venden para obtener ganancias".

Rythmia se vende como un lugar "para despertar a través de la inteligencia de la naturaleza", "una vacación de transformación" y un "Life Advancement Center"; ciertamente tiene una sofisticada estrategia de marketing que seguramente atraerá al jet set en búsqueda de no quedarse fuera de la jugada, de todo el "hype" de la ayahuasca. Podemos ver en esto una mercantilización o una glamurizada corrupción de los valores de la ayahuasca, pero también una señal del enorme potencial de sanación e integración que ofrecen este tipo de medicinas en una sociedad que no puede liberarse de su programa económico hipercapitalista, pero que sí puede buscar experiencias transformadoras dentro del sistema.