*

X

Estudio explica que Twitter es una caja de resonancia política. ¿Será un medio realmente democrático?

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 08/26/2016

La red social funciona como una caja de resonancias, donde los usuarios sólo escuchan (con distintos matices) el eco de sus propias opiniones.

Las redes sociales son un medio muy interesante para analizar las opiniones y adherencias políticas de sus usuarios, quienes se informan y comparten puntos de vista con personas alrededor del mundo en torno a temas de interés mundial. ¿Pero se trata de medios realmente democráticos, definiendo estos como medios donde todas las voces sean escuchadas y la discusión fluya hacia un mejor entendimiento común de la organización social?

Un nuevo estudio publicado en Politics Analysis parece contradecir la función democrática de las redes sociales, específicamente de Twitter. El autor, Pablo Barberá, de la Universidad del Sur de California, explica que el 85% de los retweets con orientación política provienen de usuarios con posiciones ubicadas en el mismo espectro político. Es decir, que Twitter parece funcionar en su gran mayoría como una caja de resonancia de las opiniones similares, donde en contraste, las opiniones radicalmente distintas a las nuestras nunca pasarán por nuestro TL.

En el estudio, Barberá escribe: "Los individuos son expuestos cada vez mas únicamente a la información que refuerza sus puntos de vista previos, evitando así la confrontación de opiniones. Esto genera un ambiente de caja de resonancia, por llamarlo de alguna forma, que fomenta el extremismo y la polarización política." Según el especialista, las conversaciones en Twitter están dominadas por usuarios claramente identificados con polos extremos de la política, de derechas o izquierdas.

¿Pero no es parte de la responsabilidad de cada ciudadano informarse y contrastar sus propias opiniones con las de aquellos con quienes no están de acuerdo? Por desgracia, este estudio es consistente con una gráfica del ingeniero Gilad Lotan (el genio de la data detrás de compañías como SocialFlow y bitly) que representa las tendencias en el flujo de información en Twitter después del bombardeo de una escuela de Naciones Unidas en Bait Hanoun en 2014. Las redes sociales, o al menos Twitter, parecen radicalizar las tendencias discursivas de los espectros políticos, de modo que los de extrema izquierda nunca se enterarán de qué opinan los de extrema derecha, lo cual está en contra de la noción democrática de que todos tienen derecho a dar su opinión a condición de que todos los demás les presten atención.

 

No es tan improbable como se podría pensar: podríamos ser la simulación informática de una civilización con enorme poder computacional, la evolución lógica del interés de la mente por jugar y recrear la realidad

Elon Musk, el millonario filantrópico y CEO de Tesla, dio de que hablar en su participación en la Code Conference donde explicó un intrigante argumento, conocido como "la hipótesis de la simulación". Musk dijo:

El más fuerte argumento a favor de que nosotros seamos una simulación es el siguiente. Hace 40 años teníamos pong. Algo así como dos rectángulos y un punto. Eso era lo que los juegos eran. Ahora, 40 años después, tenemos simulaciones fotorrealísticas en 3D y esto está mejorando cada año. Pronto tendremos realidad virtual y realidad aumentada.

Si asumes cualquier tipo de proporción de incremento, entonces los juegos se volverán indistinguibles de la realidad, incluso si este ritmo de aumento cae a una proporción de mil veces menos de lo que avanza actualmente. Por ejemplo, imaginemos cómo sería en unos 10 mil años, que no son nada en términos evolutivos.

Así que dado el hecho de que estamos en una clara trayectoria hacia diseñar juegos indistinguibles de la realidad, y esos juegos pueden jugarse en cualquier consola o PC o lo que sea, y debería haber miles de millones de estos aparatos, de aquí podríamos deducir que las probabilidades de que existamos en una realidad base son 1 en miles de millones. ¿Díganme si encuentran algún error a este argumento?

¿Diseñar juegos de realidad virtual suficientemente reales nos convertirá en indistinguibles de los dioses? ¿Crear simulaciones del universo es la consecuencia lógica de la evolución de la exploración de la realidad en su aspecto arquetípicamente lúdico? Cuando le preguntaron a Musk cuál era realmente su opinión sobre esto, dijo lo mismo: "Hay una probabilidad de 1 en miles de millones de que existamos en una realidad base". Con "realidad base" quiere decir la realidad a partir de la cual se generan las demás simulaciones. Es decir, todo lo que no es copia y representación. Y agregó que:

de hecho deberíamos tener esperanzas de que esto sea verdad, ya que si una civilización deja de avanzar, esto debe ser el resultado de alguna calamidad que borra la civilización... o crearemos simulaciones indistinguibles de la realidad o las civilizaciones dejarán de existir. No es muy probable que simplemente entremos en una estasis de millones de años.

Musk toma su argumento de la hipótesis del filósofo de Oxford Nick Bostrom. La idea de Bostrom plantea básicamente que si en el futuro, según suponen muchos científicos y futuristas, es posible que existan grandes cantidades de poder computacional, quizá las generaciones futuras realicen simulaciones detalladas de sus ancestros en sus supercomputadoras. Simulaciones realizadas con dichos recursos permitirían personas simuladas conscientes, que serían suficientemente nítidas y contarían con conocimientos avanzados del funcionamiento de la mente como para simularla. El poder computacional de estas generaciones futuras les permitiría realizar miles y miles de simulaciones, por lo cual se podría suponer que la vasta mayoría de las mentes no pertenecen a la raza original sino a la raza “simulada”.

 

Puedes leer más sobre la fascinante hipótesis de que nuestra realidad es un programa informático aquí