*

X

Ante la indiferencia del gobierno, este hombre inspiró a su comunidad para salvar el río de todos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/31/2016

Sant Balbir Singh Seechewal unió los esfuerzos de la comunidad a través de la práctica de kar sewa, una tradición del sijismo

Hace 16 años en la India, un hombre del distrito de Punjabi llamado Sant Balbir Singh Seechewal decidió tomar en sus manos la tarea de limpiar las aguas del Kali Bein, un río contaminado. Primero Seechewal intentó convencer a los organismos gubernamentales involucrados para que las aguas negras del drenaje no fueran vertidas en el río, pero los dirigentes de las poblaciones junto al río llevaban cientos de años contaminándolo, así que hicieron caso omiso a la petición. 

Esto quizá hubiera descorazonado a más de uno, pero frente a la ineficiencia del gobierno para atender la cuestión Seechewal decidió tomar el asunto en sus manos y limpiar el río él mismo. Su historia pasó de boca en boca y él eligió apelar a una tradición del sijismo llamada kar sewa, que consiste en hacer un servicio voluntario y gratuito para el beneficio de otros, de tal manera que logró reunir a un equipo cuyo propósito era restaurar el flujo del río y limpiarlo y difundir entre las poblaciones al lado del lugar el mensaje de por qué era importante que lo limpiaran.  

La campaña emprendida con este propósito consiguió reunir fondos para equipo y los esfuerzos de más de dos docenas de villas, cuyos habitantes retomaron métodos tradicionales para el tratamiento de aguas negras. Luego los agricultores se registraron para tener acceso al agua tratada, lo cual se tradujo en prosperidad para los campos de cultivo de la zona. Por su parte el gobierno no pudo ignorar el cambio radical que los esfuerzos de Eco Baba y la comunidad habían obtenido, así que se vio forzado a finalmente atender la solicitud de dejar de desechar aguas contaminadas en Kali Bein.

Una vez que el lecho del río fue limpiado los manantiales naturales revivieron y éste comenzó a llenarse, de forma tal que de acuerdo con el India Times no sólo se purificó el río sino que asimismo se llevó vida a partes que habían estado secas durante varios años. Por otro lado el equipo de voluntarios también dirigió esfuerzos para plantar árboles en la ribera, dotando de belleza adicional a una zona que antes era el vivo ejemplo del deterioro ambiental.

En palabras de Seechewal:

Las personas habían tomado el río ilegalmente y fue difícil liberarlo de sus garras. Pero con la gracia de Dios esto se hizo. Resolver la situación de Kali Bein fue una increíble experiencia. Además de que podemos crear una revolución tratando el agua contaminada y usándola para la irrigación. El agua contaminada se ha vuelto un gran problema no sólo en India, sino en el mundo entero. Sin embargo esta agua puede traer prosperidad si la usamos para irrigar.

No obstante, las contribuciones sociales de Sant Seechewal no terminan ahí, ya que igualmente se ha involucrado en temas de educación creando escuelas, centros de educación técnica y superior, así como iniciativas para erradicar la ignorancia, la superstición y el maltrato a las mujeres que rigen la vida de los más pobres habitantes de la India. Este es un ejemplo de cómo el esfuerzo, la determinación y la bondad de una sola persona pueden inspirar a otros, quienes al organizarse pueden lograr cambios sustanciales tanto en su entorno ambiental como en su comunidad. 

Científicos analizan 10 patrones alimenticios para encontrar el más sustentable globalmente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/31/2016

La humanidad debe alimentarse con recursos limitados, ¿cómo aprovecharlos de la manera más inteligente?

Imagen: Alton Barnes

En la intersección de agricultura y filosofía, nuestras elecciones alimenticias están muchas veces determinadas por presupuestos ideológicos o éticos acerca de la procedencia de la comida.

Las dietas que privilegian únicamente los productos de origen vegetal, las variantes ovolactovegetarianas, las que prefieren ingredientes crudos o de procedencia orgánica, y muchos otros patrones alimenticios, dan cuenta de nuestras elecciones sociales e individuales, pero no necesariamente son las mejores opciones bajo los mismos criterios.

Un estudio analizó simulaciones biofísicas para comparar 10 patrones de alimentación, demostrando que disminuir la dieta basada en carne de animales podría incrementar el número de personas que se pueden alimentar de las tierras de cultivo existentes. Sin embargo, también descubrieron que a largo plazo, eliminar completamente los productos de origen animal no maximizaría el uso sustentable de la tierra.

Los investigadores pusieron a prueba la dieta vegana, dos variantes vegetarianas (lactovegetariana y ovolactovegetariana), además de cuatro omnívoras, una baja en azúcares y grasas, y otra similar a la dieta de un estadunidense promedio (comida procesada, productos animales y vegetales de producción industrial, etcétera).

La persona promedio necesita 2.5 acres de tierra cultivable cada año para cumplir sus necesidades alimenticias. Si se elige la opción vegetariana esa cantidad de tierra disminuye drásticamente, necesitando sólo 1/2 acre; este modelo permitiría alimentar a más personas únicamente a base de vegetales, pero cuando se aplica el modelo a escala global, la opción vegana desaprovecha muchos materiales que también produce la tierra y que han servido históricamente para alimentar ganado.

Si toda la tierra cultivable del mundo fuera de cultivos perennes, probablemente nuestras necesidades alimenticias a nivel global se verían satisfechas sin dificultad; no obstante, no todas las tierras producen la misma cantidad de alimento durante todo el año, y las áreas destinadas a pastoreo de ganado pueden aprovecharse también para cultivar otros alimentos.

¿En resumen? La mejor opción alimenticia en términos de sustentabilidad parece ser una dieta mayormente vegetariana pero que incluya productos de origen animal en pequeñas porciones.