*

X

La increíble historia del "hombre de hielo" y su resistencia al frío

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/05/2016

Sus extraordinarias habilidades le han dado fama internacional, pero el "Hombre de hielo" busca que sus habilidades ayuden a entender mejor el funcionamiento del sistema inmune y de la mente humana

Wim Hof nunca fue un tipo normal: nació en 1959 en una pequeña ciudad de Holanda, y desde niño le gustaba caminar sin zapatos por la nieve. Años después Hof, mejor conocido como "The Iceman" o "El hombre de hielo" mantiene algunos de los récords mundiales de resistencia física (26, para ser más exactos) más extremos de todos los tiempos, siendo capaz de mantenerse sumergido en hielo hasta el cuello por más de 1 hora, además de correr maratones en desiertos sin apenas tomar agua.

Pero su éxito y proyección internacional no se deben solamente a una buena genética: desde 2011 Hof ha incursionado en la enseñanza de aprendices a partir de la publicación de su libro Becoming the Iceman, en coautoría con Justin Rosales, uno de sus estudiantes. El pdf puede revisarse aquí gratuitamente. 

The Iceman no es una atracción de circo: se trata de un hombre que se ha dedicado a conocer e investigar su resistencia física y que se ha sometido a lo que parecen ser análisis rigurosos de la comunidad científica. Hof no afirma tener "poderes" especiales para hacer todas estas cosas sino simplemente pide tener una actitud abierta al papel que juega la mente, y en especial la respiración, en la asimilación de energía y en el desgaste sufrido por la misma.

Su método de respiración está basado en técnicas conocidas por los yoguis como "fuego interno". Básicamente consta de una inspiración grande y una expiración que no termina de sacar el aire por completo del cuerpo. Esto genera una reacción de sobreoxigenación luego de algunos minutos, lo cual sirve tanto para mantener la mente despejada como para influir en la forma en que el cuerpo realiza el gasto calórico. Una exigencia interesante de su método es someterse a periódicos baños de agua fría, los cuales, a decir de sus materiales disponibles en línea, ayudan al sistema inmune a hacerse más fuerte y al cuerpo a no perder calor al temblar literalmente de frío. En términos aún más concretos, si quisieras imitar la oxigenación consciente de Hof, podrías realizar esto:

1) Toma una gran bocanada de aire, con fuerza. Relájate un momento, y luego saca el aire por la nariz en respiraciones cortas y rápidas.

2) Toma aire nuevamente y déjalo dentro por unos 10 segundos. Luego vuelve a sacarlo en “powerbreaths”  o exhalaciones vigorosas.

3) Puedes sentir cierto mareo y ver luces brillantes. ¡No temas! Es sólo que tu cerebro está respirando 

Con Hof la barrera entre la mente y el cuerpo deja de existir pues, aunque su explicación es más científica que metafísica, la conexión entre la respiración y la resistencia física recae en el control de las propias preconcepciones acerca del frío, el dolor y otras cosas que la gente aprende a temer desde pequeños. En los cursos que dicta en las montañas de Polonia, la edad no es un factor: Hof imparte talleres donde invita a sus estudiantes a someterse a temperaturas gélidas con mínimo equipo. Estas técnicas incluso le han permitido ascender dos de las montañas más altas del mundo, el Kilimanjaro en África y el Everest, en Asia, con muy poco equipo de seguridad.

Su apertura a ser investigado por la comunidad científica le otorga un voto extra de buena fe, en tanto que un charlatán tal vez no aceptaría gustoso a un montón de científicos echando una ojeada en su sistema circulatorio y nervioso mientras se encuentra sumergido en agua casi congelada. Si no te gusta el frío, probablemente te quede admirar el trabajo de Hof desde la distancia.

Douglas Rushkoff sobre la evolución de los modelos tecnoeconómicos

En su libro Throwing Rocks at the Google Bus, Douglas Rushkoff hace una enérgica crítica a la economía digital actual, y en general a una sociedad programada para considerar que el crecimiento económico (ingresar más dinero) es igual a la prosperidad. Algo que es la herencia de un modelo económico diseñado por la aristocracia para monopolizar los bienes y asegurarse el incremento de ganancias por sobre clases que buscaban movilidad. 

Rushkoff llama a reprogramar las corporaciones y la forma en la que utilizamos el dinero, creando monedas locales y otras alternativas. Dentro de esta visión explora lo que llama distribucionismo digital, un modelo de circulación de par a par. A continuación presentaremos este modelo conforme a lo expuesto por Rushkoff, quien considera que podría ser una especie de renacimiento cíclico dentro del flujo de la historia y lo compara entonces con la época del Renacimiento, tiempo en el que se creó la individualidad.

 -Lo que en el Renacimiento fue la perspectiva, hoy es el holograma y el fractal.

 -En cada fragmento está la totalidad de la imagen en menor cantidad. 

 -Cada bit de información está relacionado con todos los otros bits.

 -"El énfasis renacentista en un individuo objetivo, singular que observa el mundo en el mundo distribuido recupera la relatividad y el holismo". 

 -Somos sistemas, nodos y lo importante es la red y el proceso.

 -"En la técnica de perspectiva se necesitaba que una persona se coloque a un cierto ángulo, lo cual remarca la existencia de una única y correcta perspectiva".

 -"El monopolio de la perspectiva única se distribuye a través de la imagen holográfica”.

 -“Recuperamos el valor comunal, incluso tribal, de claridad a través de la colaboración".

 -Renacimiento: un sistema de patronzago vertical de las artes, fondeado por la aristocracia

 -Distribucionismo digital: Arte de todas partes, fondeado por las multitudes (crowdfunding).  

 -Renacimiento: una ciencia atomista, disección, categorías y repetibilidad.

 -Digital: ciencia de creación colaborativa (citizen science, crowd intelligence), innovación, diseño.

 -Renacimiento: libros, imprenta y el lector individual que los interpreta (y ya no una élite monástica).

 -Digital: inteligencia en redes y conectividad (y paradójicamente la necesidad de curadores y filtros en la información).

 -Renacimiento y era industrial prefiguran el declive de los bienes hechos a mano en lugar de los hechos a máquina y promovidos por corporaciones. Ahora hay un regreso a productos orgánicos artesanales e ítems únicos. El branding es hecho por las personas directamente. El énfasis se mueve hacia la generación de valor que circule entre la comunidad, P2P, y no en la extracción de valor de la naturaleza y de entornos virtuales para "hacer más dinero sólo por tener dinero".

Con estas ideas Rushkoff actualiza en cierta forma las ideas de la "aldea global" y los espacios tribales que McLuhan observó en los medios electrónicos como reconfiguración del ambiente humano. Esto queda patente también en el cosmos de analogías y correspondencias interactivas que surge del Internet: "Los teóricos de sistema conciben el mundo como un nido de procesos holísticos e interdependientes, un cosmos caracterizado por patrones y flujo en lugar de forma y materia y una realidad hecha de pedazos aislados", escribe Erik Davis en Techgnosis. Hay que mencionar que esta no es la única realidad posible de la Web, ya que de hecho vivimos la tendencia monopólica de la economía exacerbada en nuevas plataformas que engullen a todas las pequeñas, como Facebook, que es en cierta forma el medio de comunicación más grande de la historia de la humanidad. Sin embargo, dentro del sistema en sí del Internet --el medio como mensaje-- sí se contiene un programa rizomático de interdependencia que puede favorecer un espíritu comunitario de relaciones liberadores, que idealmente nos puede llevar a crear conexiones fuera del mundo virtual, más allá de las jerarquías de poder y de la instrumentación del ser humano y sus relaciones como un mero engrane en la gran máquina automática y automatizadora de la economía neoliberal digital de crecimiento infinito.

 

Twitter del autor: @alepholo