*

X
Los aspectos esotéricos del budismo enseñan que la intención de los seres es lo que genera el mundo y hace que lo que es meramente vacua y mágica aparición sea tomado como real, sólido y estable

En el budismo se enseña que el mundo es en realidad vacuidad... y, sin embargo, aparece, se manifiesta como forma: experimentamos diferentes fenómenos, tomamos cuerpos, interactuamos con cosas aparentemente sólidas y nos aferramos a ciertos conceptos. La razón por la cual el mundo ocurre, el misterio de su duración y aparente solidez, según explicó el Buda, tiene que ver fundamentalmente con la intención.

A grandes rasgos lo que mantiene circulando el mundo del samsara es el karma de los seres sensibles. Karma significa acción, pero el Buda Shakyamuni enseñó que sólo los actos que se realizan con una intención (cetana) generan karma. Un acto sin intención es solamente la espontaneidad del vacío, sin fijación y adherencia: no hay un alguien en quien se inscriba la consecuencia, es como el cielo que no registra las huellas de las aves en su vuelo. En el Cetana Sutta, el Buda explica cómo se genera el karma:

Oh monjes, lo que uno intenta, lo que uno planea, y hacia lo que uno tenga tendencia: eso se convierte en la base del mantenimiento de la conciencia. Cuando hay una base hay un soporte para establecer la conciencia. Cuando la conciencia se establece y ha llegado a crecer, hay una producción de existencia futura renovada. Cuando hay una producción de existencia futura renovada, el nacimiento futuro, el envejecimiento y la muerte, la pena, el lamento, el dolor, el displacer y la desesperanza llegan a ser. Tal es el origen de toda esta masa de sufrimiento.

En el texto Shes bya mtha' yas pa'i rgya mtsho, un tratado enciclopédico del budismo tibetano escrito por Jamgon Kongtrul, traducido como The Infinite Ocean of Knowledge, se dice:

Los seres sensibles desconocen la naturaleza pura de la esfera de realidad de la mente. Consecuentemente sus características y disposiciones se empiezan a manifestar. Esto es, la ignorancia actúa como la principal causa y la conceptualización adventicia como el factor que contribuye a activar la propensión a ser. Desear y aferrase causan que los seres formen una conexión con los tres reinos [los tres reinos o mundos de la vida cíclica: el reino del deseo, el reino de la forma y el reino sin forma o inmaterial].

El Buda Shakyamuni enseñó en sus primeras transmisiones que el cuerpo se forma como resultado de la conciencia, la cual a su vez es producto de los sankharas, un término complejo que se traduce como voliciones, disposiciones o formaciones mentales --etimológicamente significa "compuesto" o "aquello que se ha juntado", y que en este sentido podemos relacionar con la intencionalidad o deseo. Es esta cadena de intenciones, deseos o voliciones la que le da su solidez al mundo. Hay que señalar que en el budismo la conciencia es posterior a la cognoscitividad que es inherente a todas las cosas y que se considera indistinta al espacio mismo, que es la fuente de todos los fenómenos. Dice el maestro budista estadounidense Traktung Rinpoche sobre esta capacidad cognitiva inherente que es previa a la conciencia: "la cognoscitividad [awareness] no encuentra locación como conciencia en el espacio sino que el espacio se descubre paradójicamente como estando dentro de esta cognoscitividad nonata e inmortal".  

Ahora intentaremos responder a esa misteriosa pregunta de cómo la mente --o esa cognoscitividad pura que abarca todo el espacio-- llega a tomar forma y presentarse como los diferentes cuerpos que se despliegan en el espacio, desde los soles hasta los seres humanos. 

El espacio base del cual surgen todos los fenómenos en el budismo mahayana se conoce como dharmadatu (chö ying en tibetano), este espacio-esencia todo lo abarca, ya sea nirvana o samsara y es considerado similar a la realidad absoluta, aquello que está más allá de causas y efectos y condiciones, lo que se conoce como dharmakaya, el cuerpo de la realidad o de la verdad, también llamado el "reino de la esencia" e identificado con la vacuidad "sunyata". Aunque nosotros experimentamos un mundo de causas y efectos y de objetos sólidos que aparentan persistir en el tiempo y se separan del espacio básico, el budismo enseña que en realidad nunca nada ha sido otra cosa que el dharmakaya. Dice Longchenpa en su Tesoro del Dharmadhatu:

Dentro del vasto espacio de la presencia espontánea yace la cimiente de la que todo surge.

Vacía en esencia, continua por naturaleza, nunca ha existido como algo en particular y sin embargo surge como todas las cosas.  

Traktung Rinpoche, quien es un maestro dentro del linaje Nyingma, explica en una entrevista:

El Dharmakaya es el campo de potencial puro, que está explotando en energía actualizada y material cada instante. Cada objeto o cosa, incluso su "cosidad", se caracteriza esencialmente por este campo de potencialidad. En otras palabras, cada "cosa" está vacía de características permanentes;  sus características comparten la cualidad de potencial dinámico y están siempre moviéndose hacia la expresión de ese potencial a través de su constante cambio y transformación. 

En otras palabras, lo real de la "cosa" es solamente su dinámica, su proceso, el potencial creativo que se expresa como cambio. Nunca fija, la realidad es perpetuo devenir, su sustancialidad es sólo la reificación de la percepción. El espacio base es aquello que no cambia nunca, absolutamente simple, pero que se despliega como el universo de los fenómenos que no son más que cambio. Continua Traktung Rinpoche:

Todos los mundos y los campos de percepción se desdoblan de esta potencialidad pura, que es, asimismo, la cognoscitividad  pura o la vacuidad. Esta esencia, esta vacuidad, es inefable y no es realmente ninguna cosa. Y, sin embargo, es la matriz dinámica de la que todo esto surge, y de la cual todo esto es una presentación, y a la cual todo esto regresa.

Para quienes gustan de encontrar relaciones entre el budismo y la física cuántica, este campo de potencialidad pura --que es el cuerpo absoluto de la realidad-- se parece al concepto de energía del punto cero. Según físicos como John Wheeler y Richard Feynman, se calcula que existe suficiente energía en la vacuidad de un espacio como el que se encuentra en un foco de luz para hervir todos los océanos del mundo. Esto es porque en el vacío constantemente brotan innumerables fotones virtuales, fruto de fluctuaciones cuánticas, los cuales desaparecen al mismo tiempo que surgen. Este proceso de aparecer y desaparecer, esta insustancial procesión de los fotones de casi infinita energía, nos diría el budismo, es la realidad, es el punto o bindu ubicuo de todo lo que es. "Hay un punto en el que las apariciones surgen y son liberadas, un punto de unión entre la vacuidad y la luminosidad que produce incesantes fenómenos apareciendo mágicamente. El espacio en sí mismo es inseparable de esta potencia", dice Traktung Rinpoche. 

El concepto de vacío en el budismo --el cual es el resultado no de una conjetura filosófica sino de una experiencia no dual-- tiene esta cualidad de luminosidad y darse cuenta, de la misma manera que la vacuidad en el espacio físico tiene la cualidad energética esencial de producir y aniquilar partículas. Los planetas, montañas, palacios, árboles y cuerpos humanos que vemos y experimentamos son sólo aspectos de esta energía incesante que se despliega mágicamente --la solidez de estos objetos no es una propiedad inherente sino una proyección o reificación de nuestra percepción. De nuevo Traktung Rinpoche:

Esta explosión de esencia crea campos de percepción energética. El juego de la causa y el efecto condiciona esta energía para que aparezca como formas. Estas formas son nuestro mundo y ser. El mundo, y todos los mundos, coinciden con la esencia de la cognositividad [awareness], que es nonata e inmortal y está absolutamente libre de las implicaciones de la forma y el límite. El mundo manifiesto no es otra cosa que la esencia, pero esta esencia no está limitada por la forma o las condiciones de los mundos manifiestos. Uno podría decir que el mundo y todos los mundos se sostienen como forma por la intención condicionada y habitual de la conciencia. Nuestro mundo particular se sostiene conjuntamente por la intención de los seres humanos. Los mundos de otros seres se sostienen por la fuerza de su intención condicionada. Las estructuras de la existencia no son "reales" en un sentido último. Son no-realidades públicas, sueños lúdicos esculpidos por la esencia y moldeados como formas. Son la irradiación de la potencialidad pura, momentáneamente esculpidos por la intención y mantenidos en un patrón aparentemente coherente por el karma o los patrones de la conciencia habituada.

Es la intención de la conciencia, según esta glosa del budismo tántrico, la que le otorga al mundo las cualidades que asociamos con la realidad: la solidez, la separación, la distinción entre el sujeto y los objetos de percepción, la durabilidad, etc. La intención actúa como una especie de esmalte que le da dimensionalidad al vacío, adhiriendo su energía mental como el vapor que enturbia un espejo. Esto ocurre simplemente porque la mente participa en esta potencialidad pura --que es de hecho su esencia primordial-- que es energía infinitamente creativa: luz, que es siempre energía a la vez que cognoscitividad. Todo siempre está apareciendo y desapareciendo y, siendo de naturaleza ilimitada, le es posible a la mente confundir sus propias apariciones y percibirlas como reales y sustanciales. Viene a colación una frase de Borges:

"El más grande hechicero (escribe Novalis)  sería el que se embrujara él mismo al punto de tomar sus propias fantasmagorías por apariciones autónomas". ¿No sería esta la verdad de nosotros? Yo conjeturo que así es. Nosotros (la indivisa divinidad que opera en nosotros) hemos soñado el mundo. Lo hemos soñado resistente , misterioso, visible, ubicuo en el espacio y firme en el tiempo; pero hemos consentido en su arquitectura tenues y eternos intersticios de sinrazón para saber que es falso.

La realidad persiste como una aparición autónoma hasta que se mantiene la ignorancia, de la misma manera que las imágenes de un sueño nos alteran sólo mientras no sabemos que estamos soñando o de la misma manera que un objeto ilusorio conjurado por un mago se percibe como algo real mientras ignoramos que es un acto de magia. Una vez que descubrimos que se trata de un truco, las condiciones necesarias para que el objeto sea percibido desaparecen y con ellas el objeto. Tradicionalmente en el budismo se utilizan ocho metáforas para sugerir que el mundo no tiene existencia inherente, éstas son: que el mundo es como un sueño; un truco de magia; una ilusión óptica; un espejismo; el reflejo de la luna en el agua; un eco; una ciudad de ghandharvas [seres fantásticos del cielo]; una aparición fantasmagórica. Se menciona a veces también entre estas metáforas a una burbuja y a un arco iris; como un arco iris que si no existen ciertas condiciones de sol y agua y un sujeto que lo percibe no existe, así todas las cosas dependen de ciertas condiciones coemergentes y sin ellas el mundo se desvanece.

No es casualidad que exista en Occidente toda una tradición que equipara a la magia con la intención y la voluntad. Aleister Crowley lo expresó en el nombre de su escuela Thelema y en una de sus definiciones de la magia: "todo acto intencional es un acto mágico". Y no podría ser de otra forma si somos, como escribió Shakespeare, "such stuff as dreams are made on" (somos la misma sustancia que los sueños, ¡pero los sueños no tienen sustancia!). El mago reconoce que los objetos, al igual que los dioses y los demonios, son formaciones mentales. El riesgo yace en que la intención y la voluntad se mueven peligrosamente cerca del deseo de poder y de la gratificación del ego que se afirma a través de la voluntad de poder --hay una tenue línea entre el camino de la sabiduría por sí misma y el camino de la magia para operar cambio. Así fácilmente el mago pierde noción de que todas sus apariciones, todos sus objetos de poder y sus objetos de deseo son ilusiones y se teje a sí mismo en su propio laberinto, el  cual no es más que la reificación de su ego. El poder busca perpetuar su propio ser y olvida que, como escribió también Shakespeare, "los suntuosos palacios,  los templos solemnes y el mundo mismo", todo se "disolverá" como "un insustancial desfile", sin dejar rastro. 

Para concluir, habría que puntualizar que el hecho de que el mundo sea sólo una aparición insustancial sostenida por la intención no significa que el mundo sea un error, o algo a lo que uno debe radicalmente resistirse y renunciar. En el texto que mencionamos anteriormente, uno de los más importantes de la cosmología del budismo tibetano, traducido al inglés como The Infinite Ocean of Knowledge, se explica que los mundos que habitamos son en realidad Tierras Puras o campos búdicos sostenidos por la mente de budas y bodhisattvas, quienes manifiestan estos mundos para el beneficio de los seres. Los traductores del texto de Jamgon Kongtrul escriben en la introducción:

Los infinitos sistemas de mundos llegan a existir no sólo por las acciones evolutivas, sino por la interconexión entre budas y seres sensibles... Según esta visión el universo es entonces la agencia y el terreno para el despertar y no la prisión de la que debemos escapar. Es el patio de juego de los milagrosos poderes de los seres iluminados, el anfiteatro en el que los bodhisattvas practican sus habilidades para ayudar a otros a que superen esta confusión.

Así "el universo siempre permanece puro, pero para efectuar la madurez de los seres espirituales, aparece como imperfecto". El mundo está constituido más que de átomos sólidos, de las intenciones de seres iluminados que establecen un teatro de reflejos mágicos sobre el cual se efectúa el juego del despertar, lo cual es simplemente el reconocimiento de la pureza original, de la identidad entre la mente y los fenómenos que se despliegan, cuya esencia es "luz clara". Pero incluso estos maravillosos mundos generado por las intenciones de budas y bodhisattvas serán aniquilados y reducidos a su esencia que es la vacuidad.

Asimismo tampoco podemos decir que la intención es algo negativo. Existe el anhelo de la liberación y la pasión de la compasión; la intención así también puede generar karma positivo. El karma positivo generado por nobles intenciones puede colocar al individuo en situaciones propicias y benéficas y permitirle acercarse a la experiencia de la mente pura original, a la sabiduría que es la experiencia de la vacuidad desde la cual no existe el karma --y es también un deseo ardiente lo que hace que el amante encuentre a su amada (lo que en la literatura mística es una metáfora del alma o de Dios) y es un deseo puro y ardiente lo que hace que se manifieste el gurú, sin el cual la experiencia vivencial de la sabiduría será muy difícil. Thinley Norbu Rinpoche en su libro Magic Dance cita al Buda Shakyamuni: "Ya que circunstancias propicias pueden surgir de buenas intenciones, lo que sea por lo cual recemos, eso aparecerá". 

Y así, finalmente, no será necesario renunciar al ilusionismo mágico de los fenómenos que siempre aparecen, sino que al contrario se podrán disfrutar como manifestaciones insustanciales de la infinita energía creativa de la mente que además de ser luminosidad y darse cuenta tiene la característica de ser dicha pura. Esto es lo que Traktung Rinpoche llama "wisdom-bliss", sabiduría trascendente-inmanente. Aunque en muchos sentidos el hinduismo y el budismo se contradicen, es interesante notar que el hinduismo también incluye a la dicha o al gozo como una de las tres cualidades esenciales del universo, como se expresa en la fórmula sat-chit-ananda [ser-conciencia-dicha]. En otras tradiciones también encontramos la dicha en el origen, en identidad con la energía creativa que es juego y espontaneidad, un mostrarse y un ocultarse como la luna y la marea. "Yo era un tesoro oculto que quería ser conocido; por eso creé el mundo", dice un hadiz islámico. Notar esto de manera intelectual, sin embargo, es sólo el principio, ahora queda abandonar todos los conceptos a través de los cuales se sostiene  el mundo y nuestra persona para experimentar la vacuidad y poder disfrutar del infinito juego mágico de la luz. 

 

Twitter del autor: @alepholo

El secreto místico de la máxima "Conócete a ti mismo" es que al hacerlo reconocerás a Dios

Si haces tu perspectiva aquella de la sabiduría, descubrirás que el mundo es Dios.

Ramana Maharshi

En todas las tradiciones religiosas en su aspecto místico encontramos la idea de que el autoconocimiento lleva al conocimiento de Dios o del Ser que existe más allá del tiempo --trascendente a la vez que inmanente-- y cuya naturaleza es la esencia de todos los seres y fenómenos de la existencia. Este conocerse a sí mismo no implica una exaltación de la individualidad o un viaje de poder del ego, sino más bien una eliminación de todo lo inesencial, de todo lo que está sujeto a las circunstancias, condiciones y conceptos. Este proceso de inquisición y purificación se basa en la noción fundamental del monismo y del advaita (no dualidad) de que siempre existe unidad dentro de la diversidad y que la expresión diversa del Uno es una extensión de la unidad esencial en la que no se pierde la naturaleza, como un rayo de luz solar que no pierde su esencia solar al separarse del Sol (el efecto debe de ser igual a su causa). La diversidad es considerada en distintas tradiciones como una ilusión o una especie de sueño del cual se debe despertar o, también, como una manifestación de la gloria y la belleza creativa de la unidad que tiene la facultad de expresarse de todas las formas posibles y la cual se entiende al disfrutarse en el goce cumpliendo el significado del misterio: ese perpetuo ocultarse y desocultarse, como la luna, la marea o el rostro de una mujer detrás de un velo. Dice el cabalista David Chaim Smith:

El mensaje central de la alegoría edénica es que cuando la percepción no oscurece a la Divinidad, todo es dicha. De hecho, la palabra Edén significa DICHA.  

Sin duda una de las expresiones más contundentes y místicamente poderosas de esta noción de la unidad gnóstica entre Dios y el individuo es la que  hace el místico sufí Ibn Arabi en su Tratado de la unidad:

Por eso ha dicho el Profeta: "Quien se conoce a sí mismo conoce a su Señor" y: "Yo conozco a mi Señor por mi Señor". El profeta de Allah ha querido mostrarte que tú no eres tú, sino Él: Él y no tú...

Quiero que entiendas que tú no eres, que tú no posees cualidad alguna, que no existes y que no existirás jamás, ni por ti mismo, ni por Él, ni en Él, no con Él. Tú no puedes dejar de ser porque no eres. Tú eres Él, y Él es tú, sin mediación alguna y sin causa. Sólo si logras reconocer en tu existencia la cualidad de la nada podrás conocer a Allah.

Ibn Arabi agrega a esto que los que dicen que el conocimiento de la divinidad surge de la extinción de la existencia se equivocan ya que no se puede extinguir lo que no existe. "Si te conoces a ti mismo y  alcanzas a comprender que no existes y que, por lo tanto no puedes dejar de existir, sólo entonces conoces a Allah". Tenemos aquí una visión de gnosis no dual radical que nos remite a tradiciones no duales como el budismo vajrayana y el shivaísmo de Cachemira (las dos grandes tradiciones tántricas). En la primera, la realidad es la vacuidad que es energía potencial infinita e impersonal que tiene una cualidad mental de cognición, la cual se manifiesta de todas las formas posibles; en la segunda el mundo es el juego a través del cual la divinidad, que es pura conciencia, se disfruta a sí misma, en toda su maravillosa potencia creativa.

downloadEn el budismo existe la doctrina del tathagatagarbha o de la naturaleza búdica esencial. En lo que es llamado el tercer giro de la rueda del Dharma, el Buda enseñó que todos los seres íntimamente son budas, son la mente despierta, el núcleo indestructible de la iluminación. No es necesario emprender una gran hazaña para conseguir el despertar, sólo descubrir nuestra esencia, es decir conocernos a nosotros mismos. "El término budeidad no es más que una etiqueta para referirse al simple reconocimiento de la más pura esencia del ser", dice el gran maestro del dzogchen Longchen Rabjam.

De la misma manera que Ibn Arabi, el budismo mahayana enseña que la sabiduría más alta es el conocimiento de la vacuidad --la vacuidad y la sabiduría son en el budismo lo mismo, por eso se habla de que el vacío o sunyata es radiante: la luz es una cualidad de cognoscitividad. Asimismo el cuerpo de Buda o cuerpo de la realidad absoluta, el dharmakaya es igual a la vacuidad, una infinita potencialidad de la cual todas las cosas emergen (en esto coincidiendo con nociones de la física moderna como la energía del punto cero y la totalidad implicada de David Bohm). Al igual que Ibn Arabi, maestros budistas enseñan que en realidad toda la gran procesión del samsara nunca ha existido, esta es la esencia del camino medio madhyamika, que está más allá del ser y del no-ser, del eternalismo y el nihilismo. Longchen Rabjam escribe en The Precious Treasury of the Way of Abiding (traducción de Richard Barron):

 Al igual que las ilusiones ópticas, al manifestarse de cualquier forma, están vacías por naturaleza y no tienen sustancia,

así todos los fenómenos --el mundo de las apariciones y las posibilidades-- incluso al manifestarse

no se alejan de la mente despierta y no tienen sustancia.

Y en The Precious Treasury of the Basic Space of Phenomena:

Vacía en esencia, continua por naturaleza, nunca ha existido como algo en particular y sin embargo surge como todas las cosas... 

La mente en sí misma es una vasta extensión, el reino del espacio inmutable.

Su indeterminado despliegue es el vasto espacio de la expresión mágica de su propia capacidad de respuesta.

Todas las cosas son sólo adornos del espacio absoluto.

Internas o externas, la proliferación y resolución de todas las cosas es la energía dinámica de la mente despierta.

[...]No importa cómo parezcan o suenen las cosas, dentro del inmenso reino del espacio absoluto no se desvían en lo más mínimo de su identidad espontánea como dharmakaya, la mente despierta.

Esta "mente despierta", la cual es igual a Buda, es también nuestra mente y todos los fenómenos, aquello que no cambia pero que se manifiesta como cambio perpetuo. Por ello se utiliza la metáfora de que la mente es como el espacio, el cual es el terreno en el que suceden todas las cosas pero en sí mismo no se altera por las apariciones fenoménicas. La budeidad entonces es solamente un reconocimiento de este espacio base de toda la existencia. Un reconocimiento que es posible a partir de descubrir que el individuo no tiene existencia inherente, lo cual lo sitúa en un estado de apertura ilimitada e inefable.

La otra gran tradición mística no dual es el shivaísmo de Cachemira, donde el universo es concebido como el extático juego de escondidillas de la Conciencia (Shiva) consigo misma. Javier Rouzaut, en su introducción al monumental Tantraloka de Abhinavagupta, escribe:

Porque esta Conciencia [Shiva] es soberanamente libre, puede negarse a sí misma, esconderse ante ella misma, oscurecer su esencia luminosa con la ayuda de su mâya-shakti (energía de ilusión), dividirse entre sujeto y objeto, “yo” (aham) y “esto” (idam), aparecer bajo la forma de un mundo múltiple y cambiante, en el cual ella jugará a perderse (siendo el juego la expresión misma de la libertad) y del cual aspirará mas tarde a liberarse, ella a la que nada podría encadenar.

El universo entero con toda su multiplicidad de reinos, fenómenos y seres surge como la expresión natural, gozosa y espontánea de la conciencia de hacerse conocida. El gran maestro Abhinavagupta explica que todo el mundo de las apariencias, el cambio y el ciclo de muerte y renacimiento no es una mera ilusión, es más bien la expresión espontánea del placer de ser de Shiva:

Shiva, el ser puro e independiente que siempre vibra en la mente, es el Parashakti [la manifestación suprema de la conciencia en su aspecto de energía] que surge como alegría en las diferentes experiencias sensoriales. Así la experiencia de este mundo externo aparece como su Ser. No se de dónde viene esta palabra "samsara". 

En el shivaísmo de Cachemira para alcanzar el conocimiento de la realidad como solamente Conciencia, como el juego no dual de la divinidad, es necesario desplazar o relajar el centro de conocimiento del cerebro hacia el corazón. Esto es el corazón espiritual que es descrito como una vacuidad en la que se reconoce a la divinidad. La esencia de la sotierología, trascendencia o iluminación del ser es una doctrina de reconocimiento (pratyabhijñâ), que se logra al reconocer que todo es Shiva, la conciencia absoluta, e identificarse con Shiva como goce absoluto, libre de todo límite:

Para encontrar este Corazón Universal –lo cual es una manera de hablar ya que en verdad no hay nada que adquirir, nosotros somos ya ese corazón–, se habla, según las escuelas, de reconocimiento (pratyabhijñâ) o de impulso (udyama), dos maneras bastante cercanas de subrayar el carácter puramente intuitivo, inmediato y dinámico de esta búsqueda. Según la primera concepción, basta para recobrar su verdadera naturaleza, con reconocerla en el corazón a través de una toma de conciencia fulgurante que no deja ningún lugar a la alternativa y a la duda, iluminación no progresiva, no programada, posible en cada instante en la percepción de un objeto cualquiera (uno «está ahí» o «no está ahí», no se puede estar a medias). 

Si bien es otra forma de "vacuidad", el shivaísmo de Cachemira, como el budismo, también encuentra la sabiduría en la vacuidad y se sirve de la energía de las emociones y las formas que, como explica el Sutra del Corazón del mahayana, finalmente no son más que vacuidad (y la vacuidad es forma), para reconocer en el surgimiento de todas las cosas su esencia: la Conciencia (Shiva) en su radiante despliegue:

En el instante preciso de su surgimiento, toda emoción o pasión, toda tendencia psíquica es pura, única, indiferenciada; está totalmente penetrada por la conciencia, la dualidad no existe en ese momento. El error y el peligro nacen cuando el «yo», al principio uno con la experiencia, se separa de ella (lo cual ocurre muy rápido), se piensa y se coloca como sujeto, agente, experimentador...

El silencio, el vacío, la desposesión, reemplazan al tumulto y, no teniendo nada a lo que agarrarse, el ser puede encontrase cara a cara con su verdadera naturaleza. Es ahí, más que nunca, que él debe sumergirse en la vacuidad de su corazón y realizar ese vacío no como una nada, no como un refugio consolador o provisional, sino como su esencia original e intemporal.

En el caso del hinduismo su texto más popular, el Bhagavad Gita, hace alusión a la misma idea, si bien lo expresa desde la identidad que designan los Upanishad entre el alma individual y la deidad (Atman es Brahman) y no desde la perspectiva de la vacuidad o ausencia de naturaleza inherente. En medio de una cruenta batalla Krishna le explica a Arjuna cómo nadie muere, los diversos cuerpos que cumplen los diversos actos, que encajan la espada o la reciben no son más que un único Ser inmortal que es la naturaleza de todos los seres:

Si crees que ese Ser puede matar

o crees que este ser puede ser matado

no entiendes bien

los caminos sutiles de la realidad.  

Nunca nació; habiendo sido,

nunca no será.

Nonato, primordial,

no muere cuando el cuerpo fallece.

 

Sabiendo que es eterno, nonato,

más allá de la destrucción,

¿cómo podrías tú matar?

¿Y a quién matarías, Arjuna?

 

De la misma manera que te deshaces de ropa usada

y te pones nuevas vestiduras

el Ser descarta sus cuerpos usados

y se reviste con otros nuevos.

En las tradiciones más cercanas a la cultura occidental esta misma noción aparece recurrentemente entre místicos. La famosa frase del oráculo de Delfos, "Conócete a ti mismo" (gnōthi seauton), ha sido reinterpretada como "Conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los dioses" por el filósofo Édouard Schuré, quien mantiene que los pitagóricos inscribían esta frase en sus habitaciones. Más allá de que no se encuentra una fuente fidedigna de esta aseveración, el sentido de la frase es consistente con la tradición pitagórico-platónica. En su Teología platónica Marsilio Ficino dice que Platón:

considera que el alma del hombre es como un espejo en el que la imagen del divino semblante se refleja prontamente; y en su entusiasta búsqueda por Dios, mientras que rastrea cada huella, en todas partes se vuelca hacia la forma del alma. Porque sabe que este es el significado más importante de las famosas palabras del oráculo: "Conócete a ti mismo", esto es: "Si quieres ser capaz de reconocer a Dios, debes primero aprender a conocerte a ti mismo".

Antes que Ficino en esa cadena áurea de filósofos platónicos nos encontramos con Porfirio quien escribió sobre este tema en un texto del cual sólo tenemos fragmentos y el cual nos brinda la otra parte de la ecuación, la parte de "el universo" en la frase supuestamente pitágorica mencionada anteriormente:

Otros filósofos, que admiten que el hombre es un microcosmos, dicen que el precepto de Apolo manda sin duda conocerse a sí mismo, pero que, siendo el hombre un microcosmos, el mandato de conocerse a sí mismo equivale a entregarse al estudio de la filosofía. Si queremos entregarnos al estudio de la filosofía sin extraviarnos, apliquémonos a conocernos a nosotros mismos y llegaremos a la recta filosofía elevándonos desde la contemplación de nosotros mismos a la contemplación del universo.

Otro filósofo con ascendencia platónica, el norteamericano Ralph Waldo Emerson escribe en su poema "Gnothi Seauton" ("Know Thyself"):

Give up to thy soul-

Let it have its way-

It is, I tell thee, God himself,

The selfsame One that rules the Whole.

 

(Entrega tu alma-

deja que obtenga lo que quiere-

Es, te digo, Dios mismo,

el Uno autosemejante que rige la Totalidad).

Para no dejar de lado a la tradición más cercana al pensamiento occidental, tres grandes místicos cristianos que completan nuestro tema del autoconocimiento como reconocimiento de la divinidad y de vaciarse (kenosis) de lo condicionado (cualquier cosa como un "yo" o un "tú") para así depurar la percepción y dejarse poseer por lo divino en ese silencio o en esa vacuidad íntima. (Ese es también el significado del término "éxtasis" (ékstasis), que significa salirse de uno mismo o hacerse a un lado, esto para que surja desde dentro sin obstrucciones lo divino. "El éxtasis no es personal; el éxtasis no es tuyo ni mío, de la misma manera que el amor no es tuyo ni mío", escribió Krishnamurti). Recordemos primero la frase del Evangelio de San Juan: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre", es decir, el que conoce al hombre en la clara expresión de su potencial conoce a Dios. 

Angelus Silesius escribió en El peregrino querubínico

Dios es una pura Nada, que ignora el aquí y ahora / Cuanto más le sigues para agarrarle, más se te deshace.

El ojo con el cual veo a Dios es el mismo ojo con el que Él me ve a mí.

Soy el otro yo de Dios, Él puede en mí apercibir lo que desde la eternidad fue irradiado en su propia imagen.

Meister Eckhart, el místico alemán, en sus Consejos sobre el discernimiento

Si renuncio a mi voluntad, y no quiero nada para mí mismo, entonces Dios deberá quererlo para mí, y si me falla en esto, se estará fallando a sí mismo... ¿Qué es lo que Dios quiere para mí que yo no quiero para mí? Cuando me vacío de yo, él necesariamente debe querer para mí todo lo que él quiere para sí...

Entre más vacío es un espíritu más poderosa es la oración y más glorioso, digno, provechoso y perfecto es el trabajo. Un espíritu vacío puede hacer lo que sea. ¿Qué es un espíritu vacío? Un espíritu vacío es uno que no se confunde con nada, no se apega a nada, no adhiere su valor a ninguna forma fija de actuar y no tiene ninguna consideración por su propio beneficio puesto que se ha hundido profundamente en la más querida voluntad de Dios y ha abandonado la suya.

Y por último, para recalcar que no es el yo individual el que accede a la divinidad sino que la divinidad se impone a la falsa construcción perceptual del yo que se considera real, amo y señor, las palabras de la mística francesa Marguerite Porete, quien fue quemada en la hoguera por herejía y quien nos recuerda que "el espíritu no siente alegría, es alegría". No hay nadie ahí para sentir alegría y sin embargo la alegría existe, es la existencia misma. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Lee también: La muerte del yo, la vía regia del espíritu