*

X

Maine Coons: la perezosa elegancia de los gatos domesticados más grandes del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/13/2016

Fotógrafo capta la perezosa majestuosidad de los maine coons, enormes gatos con un mítico origen

Por momentos parecen ser panteras o linces o incluso elegantes aristócratas, y no es de extrañar que estos gatos acaparen la mayoría de los premios en los concursos de belleza entre aficionados y conocedores.

Los Maine Coons son los gatos domésticos más grandes del mundo y son llamados así por ser nativos del estado de Maine, aunque evidentemente fueron introducidos a este estado de otra parte, se cree que tal vez de Francia (¡por su elegancia!).

El fotógrafo Robert Sijka ha hecho justicia poética a estos felinos con estos retratos sobre un fondo negro en los cuales los gatos aparecen en toda su majestuosidad. Se les considera amorosos y perezosos, pero también excelentes cazadores. Sijka explica que sus dos pasiones son los gatos y la fotografía, algo que se nota claramente.

 

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-21-57ad8edfdf87e__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-33-57ad8ef5a723b__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-64-57ad8f2c0277c__880

maine-coon-cat-photography-robert-sijka-65-57ad8f2e15bd3__880

 

Ve más imágenes de estos gatos en Bored Panda

Abejas entrenadas producen miel a partir de plantas de cannabis

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/13/2016

El compuesto no afecta a las abejas, quienes no poseen receptores endocannabinoides y procesan la resina de la cannabis como cualquier otro néctar

Un apicultor francés tuvo la maravillosa idea de unir dos de sus más grandes intereses --las abejas y la cannabis-- para crear algo que llama "cannabimiel" ("cannahoney") que, como su nombre indica, es una miel producida a partir del néctar de plantas de cannabis. Con el pseudónimo Nicolas Trainerbees el hombre ha generado gran revuelo en las redes sociales, aunque su objetivo desde un principio ha sido el activismo a favor de la cannabis medicinal y la legalización en su país.

Nicolas afirma que ha usado cannabis desde los 10 años de edad, lo que lo ayudó a controlar su hiperactividad. Cuando el sistema educativo lo escupió (en sus propias palabras) se dedicó de tiempo completo a trabajar con abejas, y lleva 20 años haciéndolo. Asegura que puede entrenarlas para producir miel a partir de cualquier planta, pues "todo lo que pasa por las abejas mejora", así que hace unos años decidió darles a probar plantas de cannabis que él mismo cultiva.

foto 7_4_blog_cdn

"He entrenado abejas para hacer muchas cosas, como recolectar azúcar de frutas en lugar de flores". Nicolas tiene una gran afición por las tarántulas, los reptiles y las abejas. Pero no se queda con el crédito de la cannabimiel, y dice que sencillamente desarrolló "una técnica donde las abejas recolectan la resina y la usan en el panal".

Algunas personas lo han atacado porque consideran que este proceso daña a las abejas, pero Nicolas explica que "las abejas que producen la cannabimiel no son afectadas por los cannabinoides porque ni siquiera tienen un sistema endocannabinoide", por lo cual simplemente no pueden procesar la cannabis igual que los humanos.

Las barreras legales de la legislación francesa respecto a la cannabis obligan a Nicolas a trabajar en el anonimato, pero su proyecto a futuro es irse a vivir a España u otro país con leyes un poco más flexibles con respecto a la experimentación medicinal con cannabis, pues cree firmemente que la miel de cannabis debe poder llegar a personas que se podrían beneficiar de ella en el mercado de los comestibles derivados de esta planta.