*

X
Ver a unas tiernas abuelitas británicas consumir marihuana por primera vez es una experiencia enriquecedora para el estado de ánimo de la humanidad

En la última década, el consumo de marihuana literalmente invadió la cultura pop alrededor del mundo. Programas de televisión, innumerables declaraciones de personalidades y figuras a favor de su consumo, miles de notas en la Red sobre sus beneficios medicinales y largas sesiones parlamentarias en torno a ella, han hecho de esta planta un ingrediente constante en el imaginario colectivo. 

Hace poco la televisión británica estrenó su show A Granny's Guide to the Modern World, en el cual tres adorables abuelitas fuman marihuana por primera vez en un coffee shop en Ámsterdam. En pantalla podemos ver cómo ellas se familiarizan no sólo con la hierba y su milenaria capacidad de inducir estados alterados de percepción y conciencia sino también con la parafernalia propia de su consumo, incluidos los bongs, e incluso con los efectos que produce al ser ingerida comiéndola vía unos suculentos "space cakes".

Se trata de un show divertido que confirma la consolidación de la cannabis en la cultura popular y el cual disfrutarás aún más si acompañas tu sesión con un buen... estado de ánimo. 

La dimetiltriptamina o DMT es un compuesto psicodélico poderoso que se encuentra en la naturaleza y en el cuerpo humano.

El DMT o dimetiltriptamina es un compuesto psicodélico de la familia de las triptaminas. Esto quiere decir que la estructura del DMT es análoga a la de sustancias como la serotonina y la melatonina, mientras que sus funciones son semejantes a las de otras triptaminas psicodélicas como la psilocibina. El DMT actúa como enteógeno y esta capacidad de provocar estados alterados de conciencia es la razón por la cual las tribus amazónicas lo han consumido ceremonialmente desde tiempos inmemoriables, bajo la forma de ayahuasca.  

Algunas plantas a partir de las cuales puede sintetizarse DMT son la anandera spp, también conocida como "yopo" o "cohoba" en Sudamérica, la mimosa tenuiflora, la acacia spp y la psychotria viridis, entre otras, aunque actualmente ya puede ser fabricado en un laboratorio y presentarse en forma de cristales. 

La presencia de DMT en varias especies de plantas y animales resulta sorprendente y se debe a que es un constituyente natural del sistema nervioso central. Hoy en día los científicos intentan descubrir qué funciones tiene la dimetiltriptamina que se encuentra endógenamente en el cuerpo humano, ya que los restos de esta sustancia en la orina y células cerebrales de las personas indican que es elaborada naturalmente por nuestro organismo. Esta es la razón por la cual el investigador J. C. Callaway sugirió la posibilidad de que el DMT esté relacionado con las "alucinaciones oníricas", es decir los sueños que tenemos mientras dormimos. 

Por otro lado, hay quienes como Rick Strassman han señalado que el DMT podría estar vinculado con las experiencias cercanas a la muerte. Strassman especula además que esta sustancia es sintetizada en la glándula pineal, que ha sido considerada por varias tradiciones místicas como "el tercer ojo", pues está relacionada con la capacidad de experimentar visiones trascendentales. 

Los efectos del DMT son poderosos y casi instantáneos. Puede llevar a quien lo toma de un estado de "normalidad" a un estado alterado de conciencia en cuestión de segundos, lo cual para algunos puede resultar desorientador o atemorizante. A diferencia del LSD el DMT no tiene un componente de euforia, y el LSD es un alucinógeno más potente. Por otro lado, la duración de un viaje de DMT es mucho más corta pero sumamente intensa, si bien la experiencia puede durar literalmente unos cuantos minutos. Quienes han probado DMT con frecuencia reportan sensaciones de expansión mental sumamente emocionales y visiones vívidas y elaboradas difíciles de poner en palabras, además de comunicaciones con otros seres o experiencias de unidad cósmica, lo cual ha hecho a la dimetiltriptamina portadora del mote de "molécula espiritual".