*

X

Sri Nisargadatta: vendedor de puros, padre, esposo y maestro iluminado

Filosofía

Por: pijamasurf - 08/10/2016

Sus padres lo nombraron Maruti y vivió como un hombre común hasta que un día conoció a su gurú y su vida cambió para siempre

Sri Nisargadatta fue un maestro espiritual poco común; su fecha de nacimiento no es del todo conocida, pero investigaciones realizadas con sus familiares indican que llegó a este mundo un día de marzo de 1897. La fecha coincidió con un festival hindú dedicado a Hanuman Yanti, el dios mono que también es conocido como Maruti, y este es el nombre que sus padres eligieron para él. Su padre llevaba por nombre Shivrapant y era un hombre pobre que a veces trabajaba como sirviente doméstico en Bombay, en la India. Posteriormente se ganó la vida como agricultor en una pequeña villa de nombre Kandalgon, de tal forma que Maruti casi no tuvo ninguna educación formal.

Después de su cumpleaños número 18 su padre murió dejándolo a cargo de su viuda, cuatro hijos y dos hijas. La pequeña granja no era suficiente para alimentarlos a todos y tanto Maruti como su hermano mayor dejaron la villa para ir a Bombay en busca de trabajo. Tras intentar vender ropa para niños y tabaco, Maruti prefirió esto último y empezó a vender puros hechos a mano. El negocio le permitió salir adelante económicamente y decidió casarse y tuvo un hijo y tres hijas. Hasta aquí su vida había sido la un hombre totalmente común, pero eso estaba apunto de cambiar.

Uno de sus amigos era devoto de Sri Siddharameshwar Maharaj, un maestro espiritual perteneciente a una secta del hinduismo llamada Navnath Sampradaya. Una tarde su amigo decidió llevarlo a conocer a su gurú y esto lo transformó todo para Maruti, quien dejó testimonió de lo que sucedió a continuación en su libro I am that o Yo soy eso:

Cuando conocí a mi gurú, él me dijo: “Tú no eres lo que crees que eres. Encuentra lo quieres. Observa ese sentimiento de “yo soy” y encuentra tu verdadero ser”. Él dijo “regresa a ese estado de ser puro en el que el “yo soy” aún está en un estado de pureza antes de ser contaminado con “Yo soy esto” o “yo soy aquello”. Tu carga es la de las identificaciones erróneas del ser. Abandónalas todas”.

Mi gurú me dijo: “Confía en mí cuando te digo: tú eres divino. Tómalo como una verdad absoluta. Tu gozo es divino, tu sufrimiento también es divino. Todo viene de Dios. Recuerda siempre. Tú eres Dios, sólo tu voluntad se hace”.

Yo lo obedecí porque confiaba en él. Hice lo que me dijo, todo mi tiempo libre lo pasaba observándome en silencio y ¡qué rápido hizo eso una diferencia. Mi maestro me dijo que me enfocara en el sentimiento de “yo soy” con tenacidad y no lo dejara ni por un momento. Mi gurú me dijo que atendiera este sentimiento de “yo soy” y no prestara atención a nada más. Yo sólo obedecí y no seguí ningún tipo particular de respiración, meditación o estudio de las escrituras. Sin importar lo que pasara, yo desviaba mi atención de ello y me concentraba en el sentimiento de “yo soy”, puede parecer simple, incluso burdo.

Mi única razón para hacerlo era que mi gurú me había dicho que lo hiciera. Sin embargo, ¡funcionó! La obediencia disuelve poderosamente todos los deseos y los miedos. Yo hice lo mejor para seguir sus consejos y en poco tiempo reconocí en mi interior la verdad de su enseñanza. Lo único que hice fue recordar constantemente su instrucción, su rostro, sus palabras. Esto llevó a la mente a cesar, en la quietud de la mente me vi a mí mismo como soy: ilimitado.

Yo sólo seguí el consejo de mi gurú de concentrarme en el sentimiento de “yo soy”. Solíamos sentarnos horas juntos, con nada más que el “yo soy” en mi mente y pronto la paz, el gozo y un amor que todo lo abarca se volvieron mi estado normal. En ello todo desaparecía: yo, mi gurú, la vida que habas vivido, el mundo a mi alrededor. Sólo permanecía la calma y un inconmensurable silencio.

Después de esa experiencia, Maruti quedó atrás y Sri Nisargadatta emergió; aunque siguió atendiendo su tienda, ganar dinero dejó de ser su enfoque principal. Tras la muerte de su maestro, decidió dejar Bombay en 1937 para volverse un peregrino mendicante y viajar durante 8 meses por la India. Después de este período y mientras se dirigía de vuela a su hogar se dio cuenta de que los conflictos habían abandonado su conciencia para dar paso al gozo, de tal manera que pasó el resto de sus días en Bombay, donde daba dos discursos al día y recibía visitantes que buscaban su instrucción. Sri Nisargadatta, antes Maruti, dejó el plano terrenal a la edad de 84 años, el 8 de septiembre de 1981.

Profesores de filosofía califican entre los más sexys, según estas gráficas

Filosofía

Por: pijamasurf - 08/10/2016

Sean hombres o mujeres, los profesores de humanidades se encuentran entre los mejor calificados por su atractivo, de acuerdo con la opinión de los propios estudiantes

La figura del profesor sin duda es simbólicamente poderosa. Desde tiempos ancestrales se trata de una figura tutelar que guía al alumno, le enseña, le muestra el camino, y esto en un sentido normal pero también con cierto cariz esotérico. Ya sea una ecuación o una doctrina secreta, en cualquiera de los casos el maestro siempre nos devela algo que ignorábamos y que por su medio entra a nuestro campo de conocimiento.

Quizá por eso, no es extraño que entre el maestro y el alumno surja una relación que, por usar un término psicoanalítico, podemos caracterizar como “de transferencia”. El alumno admira a su maestro, lo adora, le supone un saber del que él cree carecer, no se atreve a cuestionarlo… hasta que sí. Como ha sucedido en múltiples ocasiones a lo largo de la historia, llega el momento en que la relación de transferencia termina, la venda cae, y entonces el alumno ve al maestro como en realidad es: un ser humano con limitaciones y defectos, anclado a su época, falible. Y no muchas relaciones soportan esa transición.

¿Será por eso que, según estas gráficas, los maestros de filosofía, artes y otras disciplinas humanísticas afines califican sistemáticamente como los más sexys, atractivos y adorables, tanto hombres como mujeres?

Las visualizaciones fueron realizadas por Ben Schmidt para su sitio personal a partir de los datos de RateMyProfessors.com, un sitio con más de 14 millones de evaluaciones realizadas libre y anónimamente por alumnos de todo Estados Unidos. Schmidt tomó esa información y le aplicó un algoritmo que pudiera arrojar el cruce entre disciplina de enseñanza y los calificativos más usados por los estudiantes, desde algunos previsibles como “interesante” o “aburrido”, hasta otros quizá más inesperados respecto de su personalidad.

Cabe mencionar que Schmidt es profesor asistente de historia en la Northeastern University e integrante del NuLab for Texts, Maps and Networks de esa misma institución, especializado este último en humanidades digitales y ciencias sociales computacionales.

Ahora compartimos algunas gráficas pero, para los más curiosos, recomendamos navegar un poco por las gráficas y jugar con los términos de búsqueda. Quizá los resultados sean un tanto sorpresivos.

Captura de pantalla 2016-06-07 a las 11.52.37

Captura de pantalla 2016-06-07 a las 11.52.52

Captura de pantalla 2016-06-07 a las 11.53.11

Captura de pantalla 2016-06-07 a las 11.54.08

Captura de pantalla 2016-06-07 a las 11.54.31

También en Pijama Surf: Por qué los filósofos no son buenos para tener parejas