*

X

El inquietante mapa de los países con el aire más contaminado del mundo

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 09/28/2016

90% del mundo respira aire debajo del límite de calidad fijado por la OMS

La OMS ha dado a conocer un mapa en el que muestra los niveles de contaminación del aire en los diferentes países del mundo. El mapa es preocupante ya que revela que 92% de la población mundial vive en sitios donde no se alcanzan los niveles mínimos fijados para mantener la salud. 

El mapa está basado en un nuevo reporte, el más preciso hasta la fecha, que toma en cuenta mediciones hechas por satélites, transporte aéreo y monitoreo de estaciones terrestres en más de 103 países, en zonas rurales y urbanas El modelo empleado mide la cantidad de las partículas más pequeñas contaminadas, de menos de 2,5 micrómetros de diámetro, que pueden entrar en el torrente sanguíneo y llegar al cerebro.

Las cifras oficiales muestran que unas 3 millones de personas mueren cada año debido a la contaminación del aire exterior. Si se suma la contaminación interna, que incluye fuegos de cocina o gases, se cree que una de cada nueve muertes estaría vinculada con la contaminación del aire. Esto puede sonar sorpresivo, pero quizás habría que recordar que la vida misma es descrita tradicionalmente como un aliento o hálito vital y que la palabra "respiración" tiene la misma raíz que la palabra "espíritu".

Las zonas rojas son las más contaminadas, pero las áreas amarillas y naranjas tampoco cumplen con los parámetros de la OMS. Es claro que los países ricos, como regla general, respiran mejor que los países más pobres, algo que puede constatarse en la gráfica. Por otro lado, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán, Afganistán y Egipto son los países que presentan más muertes asociadas a la contaminación.

Científicos analizan 10 patrones alimenticios para encontrar el más sustentable globalmente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/28/2016

La humanidad debe alimentarse con recursos limitados, ¿cómo aprovecharlos de la manera más inteligente?

Imagen: Alton Barnes

En la intersección de agricultura y filosofía, nuestras elecciones alimenticias están muchas veces determinadas por presupuestos ideológicos o éticos acerca de la procedencia de la comida.

Las dietas que privilegian únicamente los productos de origen vegetal, las variantes ovolactovegetarianas, las que prefieren ingredientes crudos o de procedencia orgánica, y muchos otros patrones alimenticios, dan cuenta de nuestras elecciones sociales e individuales, pero no necesariamente son las mejores opciones bajo los mismos criterios.

Un estudio analizó simulaciones biofísicas para comparar 10 patrones de alimentación, demostrando que disminuir la dieta basada en carne de animales podría incrementar el número de personas que se pueden alimentar de las tierras de cultivo existentes. Sin embargo, también descubrieron que a largo plazo, eliminar completamente los productos de origen animal no maximizaría el uso sustentable de la tierra.

Los investigadores pusieron a prueba la dieta vegana, dos variantes vegetarianas (lactovegetariana y ovolactovegetariana), además de cuatro omnívoras, una baja en azúcares y grasas, y otra similar a la dieta de un estadunidense promedio (comida procesada, productos animales y vegetales de producción industrial, etcétera).

La persona promedio necesita 2.5 acres de tierra cultivable cada año para cumplir sus necesidades alimenticias. Si se elige la opción vegetariana esa cantidad de tierra disminuye drásticamente, necesitando sólo 1/2 acre; este modelo permitiría alimentar a más personas únicamente a base de vegetales, pero cuando se aplica el modelo a escala global, la opción vegana desaprovecha muchos materiales que también produce la tierra y que han servido históricamente para alimentar ganado.

Si toda la tierra cultivable del mundo fuera de cultivos perennes, probablemente nuestras necesidades alimenticias a nivel global se verían satisfechas sin dificultad; no obstante, no todas las tierras producen la misma cantidad de alimento durante todo el año, y las áreas destinadas a pastoreo de ganado pueden aprovecharse también para cultivar otros alimentos.

¿En resumen? La mejor opción alimenticia en términos de sustentabilidad parece ser una dieta mayormente vegetariana pero que incluya productos de origen animal en pequeñas porciones.