*

X
Un arrobador vistazo a la intimidad de uno de los escenarios más hermosos a los que tenemos acceso, el bosque.

There is pleasure in the pathless woods.

– Lord Byron

Tal vez, cuando nadie lo observa, el bosque revela cosas tan hermosas que nuestra imaginación aún no alcanza a asir. Pocos espacios remiten con mayor fidelidad al término "santuario" que estos lugares, vigilados por árboles y adornados con ecosistemas seriados, que encabezan musgos, helechos, líquenes y fantasmas. 

Este video documentado por el micólogo Paul Stamets, por cierto un tipo bastante inspirador, nos ofrece un vistazo a la intimidad del bosque. Esquivando el ritmo ordinario del tiempo, gracias a la instalación de cámaras que filmaron de manera ininterrumpida cientos de horas, este timelapse nos revela un fenómeno inédito para la mayoría: el nacimiento y crecimiento de distintas especies de hongos y otras plantas.

El material es parte de un largo y paciente estudio de Stamets, abocado a descubrir y entender el papel de los hongos dentro del bosque, su relación con los árboles, la tierra y el resto de los habitantes. Pero más allá del valor científico de este ejercicio, que sin duda será bastante rico, lo que esta vez nos lleva a compartirlo es la prístina belleza de lo que ocurre ahí adentro, en el bosque: la temporalidad biológica, húmeda, que jadea en silencio y presume un ritmo perfecto. 

El bosque guarda secretos, y quizá los suyos sean los más preciosos de todos.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

 

¿Por qué saber conocer y ocultar tus emociones también puede ser útil?

Salud

Por: pijamasurf - 09/29/2016

Un estudio ha encontrado que los adultos mayores son más propensos a controlar sus expresiones sobre lo que están sintiendo

Si lees la frase “ocultar tus emociones” quizá suene a represión, manipulación o, incluso, pose. Sin embargo, lo anterior podría ser una cualidad en ciertas ocasiones.

Se sabe que más que tus rasgos fisiológicos, lo que realmente refleja tu verdadero yo, tu personalidad al mundo externo, son tus expresiones. Cuando denotas una expresión de algún modo está mostrando al mundo cómo es que piensas y sientes respecto al contexto en general o un estímulo en particular, ya sean imágenes, aromas, una conversación, un encuentro con alguien o cualquier situación.

Lo anterior, sin embargo, podría mostrarnos como personas que vivimos sin conseguir cierta distancia de nosotros mismos. Lo curioso es que parece que con la edad tendemos a disimular las emociones.

Un reciente estudio de la Australian Catholic University comparó muestras de 35 adultos jóvenes y adultos mayores que fueron sometidos a distintas imágenes. Anteriormente se les había pedido que trataran de ocultar sus emociones al ver las imágenes. El resultado fue que los adultos mayores fueron mucho más hábiles para mantener una cara serena, casi sin expresión alguna.

De algún modo lo anterior puede ser un gran aliado para llevar mejores relaciones sociales, por ejemplo. El mantener una expresión que no revele tanto la emoción interna es una manera de tomar distancia de la situación y tener, incluso, mejores consejos para  los demás (o hasta apoyar mejor a nuestros amigos sin involucrarnos tanto en su propia situación, mas sí mantener un interés genuino).

Al parecer, con la edad las personas tendemos a atenuar las emociones, a ver las situaciones de una manera, quizá, más objetiva o distante; ello podría ser un mecanismo que si bien podría ser usado para salirnos con la nuestra, también podría ayudarnos a ser espectadores del mundo desde una mayor y gratificante madurez emocional.