*

X

Estudio muestra que chihuahuas son más agresivos que pitbulls

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 09/21/2016

Sobre las razas de perros más agresivas y las más tranquilas

Los perros también son víctimas de los estereotipos. Generalmente consideramos que los pitbull terriers son el epítome de una bestia feroz y, sin embargo, como muestra este estudio, estos canes son mucho más tranquilos que los chihuahua, los cuales son pequeños torbellinos de agresividad. Los pitbulls son más chill, los chihuahua son más neuróticos.  

El sitio Dognition, que recaba data del comportamiento e inteligencia de los perros, recientemente reveló un sondeo en el que midió la agresividad de los perros en distintas situaciones: agresividad con personas nuevas o conocidas, niños, perros conocidos o nuevos, pequeños, grandes, etcétera. En total más de 4 mil dueños de perros contestaron.

Curiosamente, entre las 35 razas más comunes, los chihuahuas fueron los más agresivos, especialmente con perros más grandes que ellos, que nunca habían visto, algo que es una provocación un tanto peligrosa. El estudio enfatiza que los chihuahuas solamente fueron calificados como moderadamente agresivos por sus dueños, pero resaltaron que esto es así en comparación con los demás perros.

Notable es el caso de los pitbull terriers americanos, otra raza muy popular que consistentemente fue evaluada como una de las menos agresivas, lo que coincide con el ranking del American Temperament Test Society.

Los prejuicios que viven los pitbulls hacen que estos perros estén incluidos en casi todas las legislaciones específicas a la raza que existen en 900 ciudades del mundo en las que se han implementado medidas que van desde tener que utilizar una mordaza hasta la eutanasia. En algunos casos se incluyen a los chihuahua en estas legislaciones, pero como apunta la gente de Dognitiion, los pitbull terriers no faltan. 

En Estados Unidos, alrededor de 25 personas mueren cada año por mordidas de perros y hasta 300 mil visitan al médico por una mordida, lo cual es evidentemente un problema, pero no por ello los pitbull terriers americanos deberían de ser condenados al por mayor. 

Como apunta el creador del sitio Dognition, este prejuicio se acentúa incluso más debido a que suelen confundir numerosas razas con los pitbulls. Esta información puede ser importante para romper con estos prejuicios e incluso para que los dueños de los pitbull terriers no proyecten la agresividad que creen que sus perros tienen en ellos. 

 

 

Por qué los gatos se sienten atraídos por las personas a las que no les gustan los gatos

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 09/21/2016

Un enigma de seducción y manipulación... Y una serie de técnicas para conseguir la elusiva atención de los gatos

Los amantes de los gatos, para su desdén, han observado que estos fascinantes y elusivos felinos tienden a verse atraídos por las personas a las que no les gustan los gatos. La revista Slate resuelve este enigma deconstruyendo el comportamiento de los "cat haters" para que "nosotros, los amantes de los gatos podamos aprender una cosa o dos".

El artículo de Slate explica que cuando una persona a la que no le gustan los gatos está en una habitación con un gato, trata de evitar mirarlo a la vez que nota su ubicación en el espacio y cuando el gato se le acerca la persona lo acaricia pero sólo una vez, generalmente, luego se aleja y espera que el gato se retire. Esto, hacerse el difícil, paradójicamente suele hacer a una persona más atractiva para la mente de un gato.

De aquí se desprende una técnica de seducción gatuna, que es dejar que se acerque, ofrecer la mano, dejar que se frote contra tu mano y que te huela y luego quitarla; probablemente luego el gato frotará su cola contra tus piernas. 

Otra técnica, que puedes implementar después de esto es lo que llaman "caricia intermitente". Acaricias al gato de la cabeza a la cola, como si la cola midiera unos 10 o 15 centímetros más. Haces esto una vez y esto detonará en el gato la expectativa de que será acariciado otra vez. Pero tú no lo haces. Unos minutos después vuelves a hacerlo.

La última técnica es la siguiente. Espera a que el gato esté en la habitación frente a ti. Mira al gato suavemente hasta que te mire y en ese momento parpadea larga y lentamente. Debes hacer este movimiento de tal forma que el gato perciba que no es un parpadeo normal, pero tampoco como si fueras a quedarte dormido. Si el gato cree que eres su amigo, te regresará un parpadeo largo, lo cual es algo que saben hacer muy bien así que puedes tomar nota para el ritmo de tus siguientes parpadeos. La interpretación que hace el artículo es que para un predador como el gato esto significa que uno confía tanto en él que puede cerrar los ojos ante su presencia –una presencia que podría ser letal–. Esto, en el lenguaje sutil de los gatos, es una forma de manifestar el amor que se tiene.

Uno podrá decir, ¿para qué todos estos juegos manipuladores de seducción, por qué no simplemente el amor sincero y frontal? Y, sin embargo, nosotros también solemos ser como los gatos y nos atraen más las personas elusivas, que se muestran sólo un poco, que nos permiten conocer sólo una parte de su ser, que no se dejan poseer y que se reservan, como si fueran un tesoro misterioso. Quién sabe, quizás aprendimos esta forma de seducción de los gatos.