*

X

Gobierno de México paga millones de dólares a empresa israelí para espiar smartphones

Política

Por: pijamasurf - 09/04/2016

El New York Times denuncia que al menos un periodista que investigaba casos de corrupción del gobierno federal fue intervenido

Un reciente artículo del New York Times denuncia que el gobierno mexicano ha empleado desde hace tres años los servicios de una compañía israelí de ciberespionaje. NSO es el nombre de esta empresa que cobra 650 mil dólares por intervenir completamente un teléfono mediante su producto estrella, un software llamado "Pegasus". Esto implica, de acuerdo con la propia compañía, tener acceso a su historial de navegación, correos, SMS, chats, correos y lista de contactos, además de compilar todos los contenidos generados mediante la cámara y micrófono del teléfono. 

Si bien esta modalidad de espionaje debe ser muy popular entre gobiernos alrededor del mundo, el problema es que en este caso también se denuncia que estos servicios fueron utilizados para hackear el teléfono de al menos un periodista: Rafael Cabrera, quien curiosamente participó en la investigación sobre uno de los muchos episodios lúgubres de la administración de Peña Nieto, concretamente, en el que se refiere a la "Casa Blanca", presumiblemente un acto de corrupción que involucra al contratista predilecto del gobierno mexicano, Grupo Higa, y a la propia primera dama, Angélica Rivera. 

Fiel a la disociación de la realidad que caracteriza al gobierno de México, Ricardo Alday, el vocero de la embajada de México en Estados Unidos alegó: "Nuestro sistema de inteligencia está sujeto a la legislación vigente de México y cuenta con autorización legal. No son usados contra periodistas o activistas". 

Obviamente, o el New York Times o el gobierno mexicano están mintiendo. Dejamos a tu consideración determinar quién.

Donald Trump sugiere posible asesinato de Hillary Clinton

Política

Por: pijamasurf - 09/04/2016

Nuevas declaraciones de Trump pueden calificar como una amenaza de muerte

Al parecer Donald Trump ha llegado a su punto más álgido en la campaña presidencial estadounidense, luego de hacer lo que ha sido interpretado como una sutil amenaza de muerte o también como "terrorismo estocástico".

En un acto de campaña en Carolina del Norte, Trump habló sobre el tema del control de las armas y señaló que Hillary pretende revocar el derecho a portar armas que está instituido por la segunda enmienda de la Constitución: "Hillary esencialmente quiere abolir la Segunda Enmienda. Y si logra elegir sus jueces no habrá nada que puedan hacer. Aunque la gente que apoya la Segunda Enmienda… quizá sí haya algo qué hacer, no lo sé. Pero les diré algo. Ese será un día horrible".

Ante estas palabras se desataron una serie de reacciones que incluyeron una severa condena de parte del campamento de Hillary,  quien acusó a Trump de fomentar la violencia. Numerosos medios en Estados Unidos han escrito editoriales reprobando las declaraciones y el New York Times llamó incluso al Partido Republicano a pronunciarse. 

Por su parte, Trump desestimó las declaraciones y mantuvo que aludía a que la gente de la Segunda Enmienda se uniría políticamente para hacer algo al respecto. 

Aunque algunas personas señalan que las declaraciones no fueron hechas en un tono serio es indudable que son al menos irresponsables, siendo que se está refiriendo a personas que tienen armas y que sienten que su derecho es llevarlas a todas partes, un grupo de población altamente manipulable --como lo son la mayoría de los seguidores de Trump-- y que tiene una cierta inclinación a la violencia. Por ello se acusa a Trump de "terrorismo estocástico": esto es definido como el uso de los medios de comunicación para incitar actos de violencia de actores aleatorios, algo así como provocar que un individuo actúe violentamente de manera impredecible.